Competencia

Bruselas ultima otra sanción millonaria contra Google por Android

Vestager intenta quebrar el monopolio de la empresa en 'smartphones'

La sanción podría llegar hasta los 9.000 millones, pero la Comisión nunca ha apurado su margen sancionador

Bruselas ultima otra sanción millonaria contra Google por Android
Bruselas / Madrid

La Comisión Europea ultima una sanción millonaria contra Google por presuntas prácticas anticompetitivas en el mercado de sistemas operativos para móviles. El castigo se añadirá a los 2.400 millones de multa que la comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager, impuso a la compañía en junio de 2017 por abusar de su dominio en el mercado de búsquedas por internet.

La segunda sacudida se espera aun mayor y con más repercusiones para el modelo de negocio de la poderosa multinacional. En varios países de la UE, el 90% de los smartphones funcionan con el sistema operativo Android de Google. Y Vestager parece disponer ya de pruebas suficientes para dictaminar que la compañía ha abusado de ese dominio del mercado y lo ha aprovechado para imponer condiciones leoninas a los fabricantes de teléfonos y en detrimento de la oferta que llega a los consumidores europeos.

La investigación de la Comisión contra Google se inició en abril de 2015 y un año después se concretó en un pliego de cargos en el que Vestager enumeró sus sospechas. La comisaria acusó a Google de obligar a preinstalar su buscador y su navegador (Chrome) a los fabricantes de móvil que desean utilizar Android. La compañía, según la CE, también exige que los fabricantes se comprometan a no modificar el sistema operativo (que es abierto) si quieren utilizar las aplicaciones desarrolladas por Google. Bruselas, por último, acusa a la firma de conceder incentivos financieros a los fabricantes de teléfonos y de tabletas, así como a los operadores de telefonía, para que se comprometan a utilizar exclusivamente sus productos.

Vestager anunció el pasado mes de marzo que la investigación “avanza” y parece a punto de rematarla. El diario Financial Times apunta este miércoles que el expediente se cerrará en cuestión de semanas y se saldará con una cuantiosa multa, todavía por determinar. Bruselas puede imponer sanciones de hasta el 10% de la facturación anual de una compañía, lo que en el caso de Google podría llevar a una multa de hasta 9.000 millones de euros. La CE, sin embargo, nunca ha apurado su margen sancionador, por lo que cabe esperar una multa millonaria pero no de tal envergadura.

Normas