Más de la mitad de las carteras no sobrevive

Los ‘hedge funds’ son los que ofrecen un peor ratio: el 80% de los que se lanzan, desaparecen

Sala de tesorería de un gran banco.
Sala de tesorería de un gran banco.

En Morningstar hay datos de más de 200.000 fondos de todo el mundo (cada fondo puede tener a su vez diferentes clases por comisiones o divisas, pero aquí vamos a hablar de fondos). De esos 200.000, quedan vivos menos de 100.000. Más del 50% no ha sobrevivido. Comentándolo con un amigo que trabaja para una gran gestora internacional, sorprendido por el dato, me preguntó: ¿cuál es la vida media de un fondo? Averiguar la vida media de los fondos, siendo puristas, no es fácil, ya que hay fondos que cambian de política de inversión, –en mi opinión eso es como lanzar un fondo nuevo–, pero en los datos no desaparece el anterior.

A mí no me resulta extrano que la mitad de los fondos desaparezcan, sin embargo, sí me llama más la atención que casi el 40% de los fondos vivos tienen menos de cinco años de historia.

Si nos remontamos 40 años atrás, en mayo de 1978, solo se habían creado 3.500 fondos, de estos solo quedaban vivos 2.600, había sobrevivido el 75%, según datos de Morningstar Direct. Desde entonces, la industria de fondos ha crecido muchísimo no solo en número de productos, sino en volumen gestionado. Solo en los últimos 10 años se ha multiplicado por tres, pasando de casi 13 billones de dólares a más de 32 millones. Es una industria tan grande que no es una sorpresa que haya más de 4.000 gestoras y se hayan lanzado el número de fondos comentado al inicio.

¿Hay diferencias por categorías? ¿Algún tipo de fondos sobrevive más que otro? Los hedge funds son los que tienen peor ratio de supervivencia con menos de un 20% e incluso lo más llamativo es que en los últimos 10 años el patrimonio invertido en fondos de fondos hedge funds ha caído un 45%, lo que contrasta con el crecimiento de los fondos en general.

En el caso de los fondos de renta variable lanzados y comercializados en cualquier parte del mundo han sobrevivido el 60%.

En España, los fondos más vendidos son los mixtos y en concreto los mixtos conservadores. Aunque a nivel mundial no es una categoría muy importante, los fondos mixtos conservadores que se venden en Europa –suma de los que invierten globalmente y con sesgo europeo– tienen un ratio de supervivencia del 56% y los domiciliados en España (con ISIN español) del 45%.

El que un fondo desaparezca, no significa que el inversor pierda su dinero. Normalmente se liquida porque no ha cumplido las expectativas de rentabilidad de los inversores, que habrán ido sacando su dinero y dejando un patrimonio insuficiente que a la gestora ya no le resultará interesante mantener. Incluso, nunca llegó a conseguir ese importe.

Analizando estos datos, es normal que muchos selectores de fondos exijan, solo para empezar a analizar, un histórico mínimo de varios años y un determinado nivel patrimonial. A mí no me parece que eso sea necesario en fondos direccionales con estrategias sencillas y que muestren sus posiciones con claridad, o en temáticas nuevas donde antes no había oportunidad.

Sí lo veo en fondos de gestión alternativa (herederos de los hedge funds, aunque regulados y por tanto con mayor seguridad) o en fondos mixtos flexibles, que pueden usar estrategias parecidas a las de la gestión alternativa.

En ese tipo de fondos en vez de tres años, que es lo habitual, exigiría muchos más y una sistemática clara que se pueda comprobar con la historia. Prefiero los que tienen controles de riesgo y vocación de mantener una baja volatilidad. Y aun así no invertiría más de un 50% de mi patrimonio en fondos que aspiran a ganar en cualquier entorno de mercado; particularmente no invertiría mucho más de un 5% en estos.

Pongo el nivel en el 50% porque actualmente el mercado, sobre todo el de renta fija, no ofrece una gran oportunidad. En un entorno con rentabilidades más normalizadas, destinar más del 30% en este tipo de fondos me parecería una barbaridad. Sé que se pondrán de moda cuando el mercado vuelva a caer, y volverá a haber años negativos, pero acuérdense de la apuesta que ganó Warren Buffett contra los hedge funds y eso que peor año no pudo escoger para empezar (2008).

Justo cuando caen los mercados es cuando hay que comprar fondos sencillos, que son los que más sobrevivirán. Eso sí, ni siquiera invirtiendo en Bolsa debe olvidar diversificar. Para construir una cartera adecuada de fondos, mi consejo es que acuda a un profesional. A corto plazo puede que usted elija fondos que ganen mucho más, pero si elije un buen asesor, a medio y largo plazo los datos muestran que al profesional le va mejor que al inversor particular.

 Marta Díaz-Bajo es Directora de Análisis de Fondos de atl Capital

Normas