“Hablar de Softonic y ‘malware’ ya es una cosa del pasado”

“Sufrimos un problema serio de credibilidad, pero ya lo hemos superado, y hemos vuelto a dar beneficios”

“Queremos diversificar, de ahí Softonic Solutions para aprovechar el saber colectivo de nuestra comunidad”

“Hablar de Softonic y ‘malware’ ya es una cosa del pasado”

Softonic parece resurgir de sus cenizas, y la mano de su consejero delegado desde 2015, Scott Arpajian, parece tener mucho que ver en ello. La empresa, una de las más veteranas de internet en España (nació en 1998 como una plataforma para descarga de software para ordenadores), ha vuelto a dar beneficios en 2017, tras sufrir una dura crisis que puso a la compañía contra las cuerdas. La firma llegó a estar valorada en 300 millones de euros en 2013, pero se vio envuelta en una tormenta perfecta. Su negocio, basado en un modelo freemium, introducía soluciones publicitarias que llevaban a la instalación de software malicioso, lo que le provocó una grave crisis de confianza entre sus usuarios y sus anunciantes. Además, un cambio en el algoritmo de Google en 2014 les penalizó su posicionamiento, y la puntilla la puso el móvil, que tomaba fuerza frente al PC. ¿El resultado? Sus ingresos se desplomaron (de 52,7 millones en 2013 a 16,9 millones en 2016), sumaron pérdidas de 29 millones entre 2014 y 2015, y sus empleados bajaron de 450 a poco más de 100 en la actualidad. En el último ejercicio, Softonic, impulsada por Grupo Intercom, ingresó 16,3 millones y alcanzó un beneficio operativo de 3,1 millones, frente a los 600.000 euros de pérdida de 2016. Arpajian explica cómo lo han conseguido y del futuro de la compañía.

Es la primera vez en varios años que presentan beneficios ¿Cómo lo han logrado?

Ha sido gracias a un conjunto de medidas. La primera, que tuvo un gran impacto para recuperar la confianza de los usuarios y los anunciantes, fue suprimir el Downloader, que en ciertas ocasiones instalaba en el ordenador del usuario añadidos o barras de herramientas, generando un problema de credibilidad. Después, contar con un equipo muy especializado y apostar por políticas de conciliación y bienestar laboral, que nos ha ayudado a lograr una gran cohesión interna, lo cual es fundamental para alcanzar los objetivos. También hemos optimizado procesos y tomado ciertas decisiones a la hora de reorientar algunas áreas del negocio. Pero, más allá de estas decisiones tácticas, teníamos claro que la única forma de darle un giro a la empresa era reconectando con misión inicial de Softonic: ayudar a los usuarios a solucionar problemas.

¿De dónde proceden hoy los ingresos de Softonic?

Nuestro modelo de negocio se basa en la publicidad; en una combinación de anunciantes que buscan llegar a nuestra audiencia, y anunciantes por resultados que necesitan acercar sus soluciones a nuestros usuarios. Pero somos conscientes de que Softonic es un buen marketplace, al tener más de 113 millones de usuarios al mes que acuden a nosotros con problemas que quieren solucionar y rápido, así que tiene sentido evolucionar hacia un modelo de generación de leads en el que aportamos muchísimo valor. Somos una empresa con más de 20 años de trayectoria, con una web traducida a más de 10 idiomas y una audiencia global. No existen hoy muchas empresas tecnológicas que reúnan estas tres características que nos permiten posicionarnos sistemáticamente como uno de los primeros resultados en las páginas de resultados de Google. Desde esta posición resulta más fácil diversificar las vías de monetización y aprovechar tanto el modelo tradicional como sus alternativas: afiliación, generación de leads, ecommerce u otras estrategias.

Nuestro futuro pasa por diversificar el negocio y tener nuevas vías de monetización como la afiliación, la generación de ‘leads’ y el ‘ecommerce’

¿La mejora en los números ha ido en paralelo al incremento en la confianza?

No es fácil reparar la reputación después de una crisis, y la única forma de hacerlo es trabajar para ganarse la confianza. Era necesario hacer examen de conciencia e identificar qué es lo que no había funcionado. Somos conscientes de que los “añadidos” no deseados en las descargas a través de nuestra web supusieron un problema para los usuarios y eso dañó nuestra marca. Por eso, en su día creamos el programa Clean and Safe, un proyecto que supone un control estricto del catálogo mediante un proceso de análisis automático y manual con el que garantizamos que las descargas son totalmente seguras y sin sorpresas. Además, dotar al usuario de la capacidad de decidir qué contenido y cuándo se instala en su equipo, ha sido una de las claves que ha ayudado a que la percepción de la compañía vaya cambiando. No es algo fácil ni que suceda de la noche a la mañana, pero es importante ir dando pasos en firme en la buena dirección. Ya no se habla de malware y Softonic como algo del presente, sino como algo del pasado

¿Esperáis que las cifras sigan creciendo en 2018? ¿Cuáles son vuestras expectativas?

Sí lo esperamos. Este año cumpliremos 21 años y esperamos cumplir como mínimo otros 21, y para ello contamos con un equipo profesional, una audiencia de 1.000 millones en todo el mundo, estabilidad y lecciones aprendidas. Y tenemos claro que nuestro futuro pasa por la diversificación.

“Hablar de Softonic y ‘malware’ ya es una cosa del pasado”

¿Qué proyectos tienen en mente?

En Softonic creemos en tender puentes entre la tecnología y el usuario de forma que ésta se convierta en una herramienta que le ayude en todo lo que necesite. Ahora estamos en pleno desarrollo de un nuevo producto que, aunque todavía está en fase beta, está logrando grandes resultados. Se trata de Softonic Solutions, una herramienta que nace de una reflexión sencilla, y es que la gente viene a Softonic en busca de soluciones, ya sea porque necesitan editar fotos o audio o hablar con un familiar que vive a 10.000 kilómetros. El mejor recurso para solucionar esta necesidad puede ser un programa o una aplicación, pero en muchas ocasiones la mejor herramienta puede tener forma de un tutorial, un curso, un libro… ¿Y cómo puede un usuario identificar cuál es la mejor opción? Preguntando directamente a otros usuarios y aprovechando el saber colectivo de la comunidad. Escuchando al usuario, dándole voz y una plataforma donde hacerla oír, Softonic evoluciona y pasa de ser un proveedor de descargas a un proveedor de soluciones de cualquier tipo. Tenemos aún mucho trabajo por delante, pero el potencial está claramente ahí, aunque seguiremos apostando por la descarga de software, que es algo que está en nuestro ADN.

¿Y cómo encaja el móvil en la estrategia de la compañía?

Creemos en el móvil como medio; sería una locura no hacerlo. Desde mi llegada, hemos experimentado con el desarrollo de aplicaciones, y creamos un equipo dedicado a ello. Algunas aplicaciones triunfaron y otras no. Pensamos que, por nuestra presencia global y tamaño, podríamos ser un actor importante en este mundo, pero no tuvimos en cuenta las necesidades de los usuarios; creamos aquellas apps que nos resultaban interesantes a nosotros. Intentamos algo en un campo que no era nuestro fuerte. Pero, tras este experimento, seguimos convencidos de que el móvil es la forma de enfocar el futuro. Por ello, en vez de experimentar, con Softonic Solutions hemos vuelto a nuestras raíces, a solucionar problemas de los usuarios, y es un producto mobile first. Estoy convencido de que estamos yendo por el buen camino.

¿Qué importancia tiene el mercado español en el negocio de Softonic?

España es el quinto país en visitas, con un 3,63% del tráfico. Aunque no se encuentra entre los países que mayor tráfico genera (12,3 millones sobre los 340,6 millones que llevamos en lo que va de año), España sí que es un mercado muy importante para nosotros. No solo porque Softonic se creó aquí, si no porque el mercado de habla hispana es uno de los más relevantes para nosotros, y España es el pilar de este mercado.

Normas