Cajamar y Abanca compiten por la compra de Caixa Geral en España

La entidad lusa tiene unos recursos propios de 514 millones

El Gobierno portugués aprobó ayer las condiciones para su venta en un mes

Fachada de la sede de Caixa Geral en Madrid
Fachada de la sede de Caixa Geral en Madrid

El proceso de venta de Caixa Geral en España dio ayer un paso más, por lo que se espera que la operación se concrete en las próximas semanas, tras haberse iniciado su proyecto de subasta el pasado mes de marzo de la mano del banco de inversión Société Générale.

El Gobierno portugués, dueño de Caixa Geral y por lo tanto de su filial española, aprobó ayer los pliegos de las ventas directas de las acciones de las instituciones financieras Mercantile Bank Holdings Limited, y de Banco Caixa Geral, propiedad de la Caja General de Depósitos (CGD) en Sudáfrica y España, respectivamente.

Estas ventas se producen como condición impuesta por Bruselas tras haber concedido ayudas públicas a la entidad lusa. La Comisión Europea, así, fijó a Caixa Geral un plan de venta de activos entre los que se encuentran sus filiales extranjeras, entre los que se encuentra el banco que tiene en España.

De momento, parece que cuatro bancos y tres fondos de inversión han mostrado su interés por Caixa Geral en España, aunque entre ellos destacan Grupo Cajamar, que ya han presentado oferta no vinculante, lo mismo que Abanca. Liberbank también estuvo interesado inicialmente en esta filial, pero no llegó a presentar oferta aunque fuese no vinculante. Bankinter, que ya adquirió el negocio de Barclays y sus 84 oficinas en Portugal en 2016, también recibió el cuaderno de venta de Caixa Geral, pero no llegó a analizarlo y lo desechó inmediatamente al no encajar en su negocio.

El francés Crédit Mutuel también analizó los números de Caixa Geral España, pero su apuesta por Evo Banco (también en venta) parece que ha enfriado cualquier posible interés por este banco con oficinas, sobre todo, en Galicia y Extremadura.

Abanca y Cajamar compiten con Lone Star (dueño de Novo Banco, que también adquirió en subasta al Estado luso) y otros fondos internacionales, como Cerberus o J.C. Flowers. Aunque, inicialmente, y según fuentes financieras, los dos bancos españoles parecen contar con más posibilidades que los fondos, “pero todo es cuestión de precio”, recalca esta misma fuente.

Ambas entidades tienen como objetivo dentro de sus planes estratégicos crecer con compras o con la apertura de más oficinas, pese a que la tendencia actual del mercado es la contraria.

Abanca, de hecho, compró el año pasado la financiera de consumo de Banco Popular y se ha impuesto en la puja por Deutsche Bank Portugal el pasado mes de marzo, y se hizo así con el negocio minorista del grupo alemán en el país luso. La entidad propiedad de Juan Carlos Escotet también está interesada en crecer con compras en Estados Unidos.

Grupo Cajamar, por su parte, tiene entre sus planes de 2018 a 2020 extender su mercado a Galicia y Extremadura, zonas que coinciden con el núcleo de Caixa Geral España. Si no consigue hacerse con este banco, que cuenta con ficha bancaria en España, esta cooperativa de crédito, cuya principal actividad es la financiación a pymes agroalimentarias, tiene la intención de abrir oficinas en estas comunidades autónomas.

Banco Caixa Geral tiene en el mercado español un total de 524 empleados y una red de 110 oficinas, distribuida principalmente en Cáceres, Badajoz, Pontevedra y Madrid.

Con datos al cierre del primer trimestre, el banco luso tiene en España un balance de 5.177 millones de euros y un volumen total de negocio gestionado de 7.598 millones, con una inversión gestionada por importe de 3.573 millones y unos recursos gestionados de 4.024 millones.

Sus fondos propios se sitúan en 514 millones de euros, cifra que sirve de referencia para su venta, ya que el que más se aproxime a esta cantidad será, previsiblemente, el que se adjudique el banco. Aunque expertos del sector aseguran que las ofertas serán bastante más bajas de 500 millones de euros.

Uno de los factores más atractivos de Caixa Geral es su ratio de morosidad, situado en el 3,07% a 31 de diciembre de 2017, muy por debajo de la media del sector en España. La entidad portuguesa ha conseguido reducirlo por tercer año consecutivo, hasta lograr uno de los indicadores de impagos más bajo del sistema financiero nacional.

Con la aprobación de la resolución de venta de esta entidad, el Gobierno luso concluye otro paso importante en la aplicación del calendario de los compromisos asumidos en el marco del plan estratégico de la CGD, subyacente al plan de recapitalización garantizado por el Estado.

Fuentes conocedoras del proceso de venta de esta firma bancaria aseguran que el objetivo es que en una o dos semanas se presenten las ofertas vinculantes y poco después, también en junio, se resuelva la subasta y se comunique la oferta ganadora, si al final convencen al Gobierno portugués. 

Otras claves de la operación

Condiciones. Ayer, el Ejecutivo luso dio luz verde al pliego de condiciones para la venta de la filial en Sudáfrica, Mercantile Bank Holdings Limited. La venta de Banco Caixa Geral está incluida en el plan estratégico de la CGD, bajo la recapitalización de la entidad que el Estado ejecutó en 2017, según recuerda el comunicado del Consejo de Ministros, que no detalla las condiciones recogidas en el pliego.

Siguiente paso. Será la selección de los interesados que pasarán a la próxima fase del proceso de venta.

Beneficios. Banco Caixa Geral anunció la semana pasada un beneficio neto de 26,38 millones de euros en 2017, un 3,8% más que un año antes, gracias a la mejora de los resultados de operaciones financieras ya que el margen de intereses cayó.

Normas