Abertis afronta un coste de 100 millones para devolver autopistas a Fomento

Su fondo de reversión cubrirá especialmente el final de plazo de Acesa y Aumar

El grupo entrega su primera autopista en Brasil

Tramo de la AP-7, gestionada por Abertis a través de la concesionaria Aumar.
Tramo de la AP-7, gestionada por Abertis a través de la concesionaria Aumar.

Llega el fin de plazo para distintas concesiones de Abertis en España y Sudamérica pese al notable esfuerzo de la compañía por prorrogar su presencia al frente de los mismas. El último intento en el mercado local se ha canalizado a través del lobby de concesionarias y constructoras Seopan, que reclama un plazo extra para los titulares de las autopistas de próximo vencimiento, comenzado por la AP-1 de Itínere, mientras se alcanza un pacto político en el Congreso sobre el modelo de explotación de la red viaria de alta capacidad. Una entente poco menos que imposible ante los argumentos contrarios al actual sistema de peajes que se han generalizado entre la oposición.

Sobre el plan del sector privado, el ministro Íñigo de la Serna se mantiene inamovible en que no habrá extensiones de plazo para las actuales concesiones. Y la factura que acecha a Abertis para la devolución en buen estado de revista de dos de sus principales infraestructuras en España es millonaria.

La empresa adquirida por Atlantia y ACS ha de entregar al Estado en 2019 la concesionaria Aumar (468 kilómetros de la AP-7 entre Salou y Amposta y de la AP-4 Sevilla-Cádiz) y en agosto de 2021 hará lo propio con Acesa (479 kilómetros de la AP7 en el tramo La Junquera-Salou, AP-7 Montmeló-El Papiol y AP2 Lleida-Penedés). Para ello ha creado un colchón dotado con 136 millones para la actualización y reparación de autopistas. De este fondo de reversión, 100 millones son para Aumar y Acesa.

El ministro De la Serna se mantiene inamovible en su posición de no prorrogar las autopistas de próximo vencimiento

Tras estos dos activos que irán a manos de Fomento, en 2021 saldrá de la cesta de Abertis la catalana Invicat (66 kilómetros de la C32 Montgat-Blanes y C33 Barcelona-Montmeló), esta última titularidad de la Generalitat.

Además del gasto en reformas, Abertis dejará de consolidar 248 millones de ebitda al año procedentes de Aumar, los 411 millones que entrega Acesa, y 100 millones más procedentes de Invicat. El impacto anual en las cuentas es de 759 millones anuales a nivel de ebitda (según datos de 2017) de los 1.112 millones que el grupo captó el pasado ejercicio en España.

De forma adicional al fondo de reversión, Abertis guarda otros 150 millones para hacer frente a reparaciones de calado que puedan surgir de situaciones de emergencia.

Vencimiento en Brasil

En el exterior, la filial brasileña Arteris acaba de entregar las llaves de la autopista de peaje Vianorte, con 236 kilómetros en el Estado de Sao Paulo, tras 20 años de explotación. Fue el miércoles de la semana pasada y, en su balance ante la Agencia de Transportes do Estado de Sao Paulo (Artesp), la empresa ha calculado en 1.240 millones de reales (290 millones de euros) las inversiones acometidas desde marzo de 1998. El ebitda aportado por esta autopista en 2017 alcanzó los 61 millones de euros, de los 429 millones que consolida Abertis por su presencia en Brasil. La pérdida de una de las cinco autopistas estatales de Sao Paulo fue compensado el año pasado con la adjudicación por 30 años de Rodovias dos Calçados, que suma 403 kilómetros a los 317 que Arteris ya gestionaba en Autovías, otra de sus concesionarias. La inversión prevista en esta última alcanza los 5.000 millones de reales (unos 1.165 millones de euros).

En Argentina, por último, la concesionaria tiene firmados acuerdos para ampliar en 12 años la explotación de GCO, a cambio de inversiones por 250 millones de dólares, y en 10 años la concesión de Ausol, donde la española invertirá 430 millones de dólares. La primer vence en este 2018 y la segunda lo hace en 2020.

La compañía que ahora preside Marcelino Fernández Verdes, número dos de ACS, cosecha en el mercado argentino 33 millones de ebitda anual a través de GCO y otros 38 millones de resultado bruto de explotación en Ausol.

Normas