El combate de Deutsche empieza por mostrar los activos heredados

Deutsche Bank confesó en marzo de 2017 que tenía alrededor de 60.000 millones de euros en activos no rentables

Deshacerse de esos molestos activos a largo plazo parece una solución obvia para el nuevo CEO, Christian Sewing

El nuevo de Deutsche Bank, Christian Sewing.
El nuevo de Deutsche Bank, Christian Sewing. REUTERS

En boxeo, los púgiles se ponen guantes para evitar ser noqueados. Deutsche Bank, aturdido después de muchas rondas de malos rendimientos, puede librarse por tratar simplemente de esquivar más golpes. Sin embargo, cuando se trata de informar sobre la problemática de los activos heredados, jugar limpio sería un eficaz contragolpe para quienes acusan al prestamista alemán de opacidad.

En marzo de 2017, Deutsche Bank confesó que tenía alrededor de 60.000 millones de euros en activos no rentables, incluidos swaps de ratios de interés, swaps de incumplimiento crediticio y derivados de acciones. Estos elementos dejaron cautivos entre 4.000 y 5.000 millones de euros de capital.

Desde entonces, su cartera se ha reducido a menos de 50.000 millones de euros, pero le llevará una década limpiarse por completo. Deshacerse de esos molestos activos a largo plazo parece una solución obvia para el nuevo CEO, Christian Sewing. El problema es que cualquier comprador exigiría grandes descuentos, lo que obligaría a Deutsche a reconocer pérdidas de miles de millones de euros.

El golpe que ello supondría para el capital de la entidad no sería práctico. Además, los activos no se consideran tóxicos, por lo que no tiene sentido establecer “bancos malos” separados para aislar los préstamos con problemas. Los inversores pueden centrarse en ellos en lugar de en el resto del banco, pero una mayor transparencia ayudaría a olvidar la sensación de que el Deutsche tiene algo que ocultar.

Por otra parte, explotar los activos daría a los inversores una idea más exacta del banco. A pesar de los problemas del Deutsche, hay algunos signos alentadores: su negocio de renta fija ingresó seis dólares por cada 100 de activos ponderados por riesgo en 2017, en comparación con la media de cuatro dólares de sus pares estadounidenses.

Sewing ha sido lo suficientemente atrevido con sus golpes de mano hasta el momento: recortó los negocios en EE UU, con más pérdidas de empleo incluidas. La separación de los molestos activos heredados representaría un buen contraata que para conseguir que el Deutsche siga levantándose de la lona.

Normas