Comienzan las demandas por la ampliación de capital de Popular de 2012

Vallverdú Abogados considera que desde ese año la entidad no reflejaba la imagen fiel de la empresa

Otros bufetes también estudian ampliar sus litigios a la primera ampliación de capital del banco

Un hombre pasa por delante de un rótulo antiguo de Banco Popular
Un hombre pasa por delante de un rótulo antiguo de Banco Popular REUTERS

Nuevos escollos para Banco Popular, y puede que para su dueño actual, Banco Santander. El despacho Vallverdú Abogados, ha iniciado la presentación de demandas de afectados de Banco Popular que hayan suscrito acciones y obligaciones convertibles desde el año 2012 en adelante. 

Ese año fue el primero en el que Popular llevó a cabo su primera ampliación de capital por 2.500 millones de euros, a la que se siguió otra de unos 500 millones en diciembre de 2013, suscrita íntegramente por inversores mexicanos encabezados por Antonio Del Valle. La tercera ampliación se realizó en 2016.

Varios despachos de abogados han confirmado que estudian ampliar sus demandas a accionistas que acudieron a la primera ampliación de capital de Popular en 2012. Entienden que los saneamientos del banco no eran los correctos ya desde que se aprobó la primera ampliación de capital, y se mantuvo como un banco zombi. Sus sospechas se vieron reforzadas, según explican desde un destacado despacho de abogados, tras la confesión que hizo el pasado 10 de abril en la comisión que investiga la crisis financiera en el Congreso, el gobernador del Banco de España, Luis María Linde. 

Vallverdú Abogados, especializado en derecho bancario, financiero y tributario, explica que ha puesto en marcha ya varias acciones de este tipo, y tal como afirma Rubén Cueto, socio director, “de momento podemos acreditar que desde el año 2012 el Banco Popular no reflejaba la imagen fiel de la empresa y no descartamos que esta situación no se viniera dando ya desde el año 2009. Estamos trabajando en ello.”.  

Normas