El encanto de Elon Musk falla de forma alarmante

El CEO de Tesla se mostró irritable ante los inversores en la presentación de resultados

El encanto en piloto automático de Elon Musk sufrió un preocupante fallo el pasado miércoles. El CEO de Tesla se mostró irritable durante más o menos los primeros 35 minutos de la presentación de resultados del primer trimestre del fabricante de vehículos eléctricos. Pero luego sorprendió a los oyentes ­-y a los accionistas- al cortar a los analistas por hacer preguntas “aburridas y sin sentido”.

Muchos ejecutivos de compañías se sienten así. Tener que explicar y justificar los resultados cada tres meses es centrarse demasiado en el corto plazo y disminuye la importancia de la planificación estratégica a largo plazo. Sin embargo, Musk no está en condiciones de ser exigente con respecto a qué preguntas recibir. Las pérdidas de 710 millones de dólares de Tesla en el último trimestre fueron las mayores de su historia

Musk tiene un historial de no alcanzar objetivos de producción inexistentes, fundir efectivo y recaudar capital incluso después de decir que no es necesario. Por lo tanto, para un analista es totalmente apropiado preguntarle cuál es la probabilidad de que cambie el gasto de capital, por ejemplo. Musk está intentando no gastar más de la cuenta, recortando gastos de capital en un 12% y tratando de duplicar la producción del Model 3 y comenzando a trabajar en nuevos modelos de automóviles y de camiones, y todo mientras pierde dinero.

Cómo planea conseguir estos objetivos conservando efectivo y, si es necesario, recaudando más, influye en que los inversores se sientan cómodos invirtiendo su propio dinero y el de otras personas en Tesla. Musk parece pensar que los inversores y analistas simplemente deberían confiar en su opinión. En respuesta a un analista que sugirió la idea de que “es mejor recaudar capital cuando no es necesario”, respondió: “No estoy de acuerdo… concretamente no quiero”.

Olvidarse de esas preocupaciones no ayudará a la causa de Musk. Los accionistas ya han mostrado su desaprobación, laminando casi 4.000 millones de dólares del valor de Tesla el jueves por la mañana, y los precios de los bonos de la compañía también sufrieron. Dado que puede, de hecho, necesitar recaudar capital en algún momento, es un alto precio a pagar por evitar algunas preguntas aburridas.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Daniel Domínguez, es responsabilidad de CincoDías.

Normas