La nueva burbuja inmobiliaria (de momento) solo es del alquiler

La venta de casas se dispara, ¿vamos a otra burbuja de la construcción? El sector no se pone de acuerdo sobre el futuro

Apartamentos en alquiler en San Bartolomé de Tirajana.
Apartamentos en alquiler en San Bartolomé de Tirajana.

Solo hay que dar una vuelta por algunos de los barrios de las islas. Vuelve a haber grúas en los solares que habían quedado a la espera de la economía dejara de darnos disgustos. El mercado inmobiliario se reactiva. Y las cifras lo corroboran: en enero y febrero de este año la compraventa de viviendas subió por encima del 30% con respecto a 2017, muy por encima del 16% de alza en toda España.

Plácido González, presidente de la Asociación Canaria de Empresas de Gestión Inmobiliaria (ACEGI), explica la recuperación con un argumento sencillo: “La gente ve que el alquiler se dispara en toda España y prefiere comprar. Si pagas entre 500 y 700 euros por alquilar un piso de dos o tres habitaciones, por menos de 600 pagas una hipoteca a tipo fijo de un piso de 80 metros cuadrados.”

El presidente de la patronal de las inmobiliarias da la que parece ser una de las claves de que se reactive la compraventa, el alquiler, y sobre todo el alquiler vacacional para turistas.
José Saavedra, gerente de la inmobiliaria Venportucasa, esxplica desde su oficina en uno de los barrios más cotizados para este tipo de alquileres de la capital grancanaria que “sin duda está afectando, porque muchos inversores, tanto profesionales como no, se han lanzado a la compra de pisos y apartamentos para destinar a este mercado vacacional ante la expectativa de altas rentabilidades. Y eso , evidentemente, incrementa el número de operaciones”.

Lo que es más difícil es saber si llegaremos a una nueva burbuja del ladrillo o no. “La burbuja no fue nunca inmobiliaria. Fue financiera. La banca convirtió a la vivienda en un activo financiero ante la bajada de los tipos de interés y la pérdida de depositantes e infló su precio” afirma María de la Salud Gil, la presidenta de la Asociación de Empresarios Constructores y Promotores de Las Palmas (AECP). “Hoy corremos el mismo peligro si no somos capaces de actuar con urgencia para hacer posible una política de vivienda a precio tasado”.
Plácido González, de la ACEGI, sí reconoce que se está dando “una burbuja en el alquiler, que tanto recomendaban los políticos. Pero, en su opinión, “comprar aún sigue siendo una buena inversión, un plan de pensiones con buena rentabilidad”.
Desde su inmobiliaria, Saavedra lo que destaca es que “cuesta encontrar propietarios a los que no se les haya ido la cabeza pensando que hemos vuelto al año 2005 o 2006” y a los precios de aquélla época. “Pero ese es nuestro trabajo: explicarles la realidad del mercado”.
Y es que, aunque han surgido muchas inmobiliarias nuevas, la patronal reconoce que muchas solo duran unos meses “porque sigue siendo difícil conseguir financiación para comprar y porque quieren seguir haciendo lo mismo de siempre”.
Las que se han mantenido en los años más difíciles, se han modernizado: “Fuimos los primeros en trabajar con realidad virtual, desde hace ya dos años, y seguimos incorporando cada año nuevas herramientas tecnológicas como la firma digital, valoraciones online, conexión con el catastro, etc. Ahora, además, ya no somos simplemente agentes, sino asesores, y ayudamos al cliente a tomar la mejor decisión”, relata José Saavedra.
El aumento de la demanda está tirando de la vivienda de segunda mano, pero también empieza a dejar sus efectos en la obra nueva. Aunque menos de lo que quisieran constructores y promotores. “Sólo una de cada cuatro son de nueva producción”, lamenta Salud Gil. “Sin embargo, es cierto que la nueva producción se está reactivando y está contribuyendo a que se dé una dinamización del sector”.
De hecho, señala que están previstos “crecimientos en los próximos dos años superiores al 2%”. Gil reclama más obra pública para reactivar la edificación “Hay que promover la construcción de viviendas para las familias, los jóvenes y las personas dependientes. El actual marco del Plan Estatal de Vivienda lo permite y el Gobierno de Canarias tiene la oportunidad de ejercer sus competencias de manera inteligente y efectiva”.

Las claves de una recuperación

La nueva burbuja inmobiliaria (de momento) solo es del alquiler

Extranjeros. Han sido en parte responsables del aumento de las compraventas, con un aumento por encima del 20 %. Para ellos las propiedades en Canarias son una inversión que, cuando no usan, mantienen alquiladas, según ACEGI. 

Comprador. El perfil es variado. El 76% tiene más de 34 años y buscan su primera vivienda o una inversión. Otro comprador son los mayores de 60 años que cambian su residencia habitual por un piso más pequeño.

Rehabilitación. Importante en las infraestructuras turísticas, pero aún no en la de edificios residenciales. La AECP pide una acción pública “más contundente” a través del Plan Canario de Vivienda.

Normas