Transporte aéreo

Iberia busca aliados para aguantar el desafío de volar a Asia

La aerolínea intenta crear una red en China con compañías locales

Barajas se fija como reto ser el ‘hub’ de conexión entre los mercados asiáticos y Latinoamérica

Iberia busca aliados para aguantar el desafío de volar a Asia pulsa en la foto

El operador aeroportuario Aena quiere hacer de Barajas el principal nexo de unión entre Asia y Latinoamérica. Incluso intenta que la infraestructura madrileña sirva de puente entre China y la costa este de Estados Unidos.

Se trata de la principal vía de desarrollo del hub español, tras los niveles de madurez que muestran ya otros mercados. Y en ese reto, Iberia no quiere perder comba como la principal opción para vuelos de larga distancia. Ya lo es desde hace décadas en el corredor del Atlántico Sur pese a la creciente competencia con Air Europa, Air France, Latam o Avianca, que apostaron en plena crisis económica por aumentar producción entre Europa y el Sur de América, y ante el auge de compañías de bajo coste como Norwegian y Level. Pero la mirada a Oriente en el actual contexto de mercado se antoja aún más complicada.

Tras la apuesta en junio de 2016 por China, con tres frecuencias entre Madrid y Sanghái, y la vuelta al destino japonés de Tokio, la aerolínea que preside Luis Gallego ha reforzado sus operaciones en el segundo de esos puntos (pasará de tres a cinco frecuencias semanales en el mes de octubre), donde se ha apoyado en la experiencia de su compañero de holding British Airways y en la alianza con la local JAL. Pero reconoce dificultades para rentabilizar sus aviones en la capital económica china.

La compañía va a reforzar este año sus vuelos a Tokio, pero tiene problemas para rentabilizar las operaciones desde Shanghái

En plena ofensiva comercial, con un incremento de producción del 8% previsto para este año (medido en asientos ofertados por kilómetro operado), Iberia no quiere permitirse dar marcha atrás en un mercado que ha sido calificado de estratégico por Aena y en el que se fija toda Europa. “Necesitamos más capilaridad en China”, reconoció la semana pasada el presidente Gallego tras la apertura de una nueva ruta a Estados Unidos. De este modo, tiene lanzados ya a sus equipos para negociar alianzas con aerolíneas locales.

Se trata de facilitar las conexiones desde Shanghái con otros destinos chinos y, al mismo tiempo, alimentar los vuelos a España con clientes de cualquier punto del país asiático.

Sobre esta estrategia de Iberia pesa el recuerdo del abandono de la ruta a Tokio en 1998, tras 12 años de operación. Air Europa, por su parte, también intentó llegar a Asia, concretamente a China, cediendo en el empeño en 2006 ante la sangría económica que suponía esa ruta. Ni el coste de los derechos de vuelo sobre determinados países de la antigua Unión Soviética ni el gasto en combustible compensaban. Con todo, Air Europa vuelve a plantearse ahora el salto a China en alianza con Fliggy, plataforma de viajes de Alibaba.

Así fue el tirón de El Prat en el largo radio

15 nuevas rutas de largo radio en El Prat. La actividad de las aerolíneas de largo radio y bajo coste fomentó un imortante aumento de producción el año pasado desde El Prat. Desde el aeropuerto catalán se abrieron 15 nuevos destinos: ocho de ellas a Norteamérica, cuatro con Asia y tres con Latinoamérica.

Aerolíneas protagonistas. Level inauguró cuatro vuelos de largo radio, con destino a Buenos Aires, Los Ángeles, La Habana y Oakland. Norwegian se estreno hacia Nueva York, Los Ángeles, Fort Lauderdale y Oakland. Cathay Pacific empezó a vender billetes a Hong Kong. Korean Air arrancó su actividad entre El Prat y Seúl. Air China conectó el aeropuerto catalán con Shanghái. Mahan Air ofrece vuelos a Teherán. American Airlines conectó Barcelona con Chicago. Sata comenzó a volar a Boston. Y Plus Ultra inauguró vuelos a La Habana.

Barajas mantuvo el foco en América. Ninguna de las nuevas rutas desde Barajas se dirigieron el pasado ejercicio a Asia. Air Europa abrió San Pedro de Sula, Recife y Boston como nuevos destinos. Plus Ultra arrancó operaciones hacia Santiago de Chile. Evelop empezó a operar a Jamaica. Estelar Latinoamerica empezó a ofrecer conexión con Caracas. Y Wamos lanzó aviones a Varadero.

Desde Iberia se apuesta por aguantar a la vista de que el negocio del largo radio requiere un tiempo de maduración que supera los dos años. Un periodo en el que se asienta la estrategia comercial, tomando posiciones en los canales de venta, se promociona el destino, y se negocian alianzas con alimentadores locales.

Entretanto, las mayores compañías chinas presionan, como lo demuestra que el mismo día que Iberia comenzaba a volar a Shanghái desde Madrid también lo hiciera China Eastern. El último hito en este sentido ha sido el de la inauguración el 23 de marzo del vuelo directo entre la capital española y la china Shenzhen, con tres frecuencias semanales operadas por un Boeing B787-800. Con ello, Barajas conecta con nueve destinos asiáticos: Beijing, Chengdú, Delhi, Hanghzou, Hong-Kong, Seúl, Shanghái, Tokio y la citada Shenzhen.

Los presidentes de Iberia y Aena, Luis Gallego y Jaime García Legaz, respectivamente.
Los presidentes de Iberia y Aena, Luis Gallego y Jaime García Legaz, respectivamente.

La buena noticia para Iberia es que ahora cuenta con fortaleza para soportar el alza del petróleo, con un barril de Brent en los 75 dólares. La empresa ha pasado de perder más de un millón de euros diarios en 2012 a un beneficio de explotación de más de un millón al día al cierre de 2017. “Le hemos dado una vuelta de más de 700 millones al balance”, argumentan desde la dirección. Pero IAG demanda a su segunda aerolínea por volumen de negocio tres puntos porcentuales más de rendimiento del capital, hasta alcanzar el 15%.

“Cuando haces una dieta cuestan menos los ocho primeros kilos que los dos últimos”, explica el primer ejecutivo de la aerolínea al referirse a este último objetivo, marcado para antes de 2022. Y abriur rutas penaliza la rentabilidad.

Reto compartido

Pero el crecimiento hacia y desde Asia no es solo una asignatura para Iberia, que compite en su propio hub con Air China, Beijing Capital Airlines, China Eastern o Hainan Airlines. Aena es la otra gran implicada en la labor de convencer al cliente chino de que España es un país atractivo para hacer turismo y, sobre todo, de que Madrid es la mejor opción como escala en el vuelo a América Latina. Esto es hacer virtud de la situación periférica de este país.

Madrid-Barajas es el principal ‘hub’ europeo hacia Suramérica, con una cuota de mercado del 25%

En esa tarea, el presidente del operador público, Jaime García Legaz, ha reconocido que aeropuertos del centro de Europa, especialmente el de Fráncfort (Alemania), además de Londres-Heathrow y París-Charles de Gaulle, tienen mucho recorrido realizado como polos de atracción del viajero asiático. Disponen de zonas enfocadas a ellos, oferta gastronómica adaptada o señalización en los principales idiomas de Asia. Deberes para Madrid-Barajas, cuya directora, Elena Mayoral, suele apuntar que el refuerzo de de la conectividad con Asia supone un importante impacto en el turismo y en la economía, favoreciendo los intercambios comerciales y las inversiones.

El mayor aeropuerto de la red de Aena atendió el año pasado a 53,4 millones de pasajeros, lo que fija un nuevo techo tras un alza del 5,9%. Su cuota de mercado en los vuelos entre Europa y Latinoamérica es del 25%, liderando ese corredor desde esta parte del Atlántico. Entre distintas aerolíneas se operan 30 destinos a países latinoamericanos con 300 frecuencias semanales.

Respecto a la otra parte del mundo, Barajas ofrece las citadas nueve conexiones con India, China, Japón, Hong Kong y Corea del Sur. Una oferta que se ve claramente superada, a día de hoy, por los más de 40 destinos que se operan desde el aeropuerto de Fráncfort a India, Thailandia, China, Taiwan, Mongolia, Vietnam, Japón, Corea del Sur o Singapur.

Con una base menor de pasajeros, Asia fue el destino de mayor crecimiento en oferta de asientos el año pasado, con un 77% al alza respecto al volumen de 2016 en Madrid. La oportunidad está ahí. Aena e Iberia, entre un ramillete de aerolíneas tradicionales (legacy en el argot del sector aéreo), buscan subirse a la ola.

La aerolínea intensifica la difusión cultural para ‘vender’ Madrid

Una comandante de Iberia junto a la menina.
Una comandante de Iberia junto a la menina.

El estreno de Iberia en la ciudad californiana de San Francisco, la semana pasada, se celebró con una fiesta en la que se degustó jamón ibérico de bellota, hubo una cata de aceite de oliva, y se podían pedir cervezas y cava españoles. En otras ocasiones, las estrellas han sido la guitarra flamenca o las tapas, como guiño de la compañía en su papel de embajadora de la cultura española en el medio centenar de países a los que vuela.

El último paso en este sentido es el proyecto Talento a bordo, que aglutina el mecenazgo y promoción de certámenes de moda como la Mercedes Benz Fashion Week Madrid; de festivales de cine y teatro como el de Almagro; la colaboración con museos como El Prado, Reina Sofía, Thyssen-Bornemisza o Guggenheim, y el patrocinio del Teatro Real, Liceu u Orquesta Juvenil de Madrid. Además del apoyo de la marca, estas y otras manifestaciones culturales viajan en las revistas y sistemas de entretenimiento a bordo.

La compañía del holding IAG también va a buscar entre diseñadores locales para la próxima renovación de sus uniformes. Y en estas semanas participa en la exhibición de arte urbano Meninas Madrid gallery, en la que exponen artistas consagrados y nuevos valores.

La aerolínea tendrá tres meninas, la primera de ellas instalada frente al Ayuntamiento madrileño. Se trata de una mujer comandante en cuyo vestido se recrea el skyline de la capital, conectado con Europa, América y Asia.

La segunda figura será un homenaje a Madrid como punto de conexiones y se exhibirá en la entrada al parque de El Retiro de la calle Alfonso II. Y la tercera menina, dedicada a la T4, estará plantada en la calle Recoletos.

Normas