Aerolíneas

Iberia y la Comunidad de Madrid se alían en la ruta a Tokio

La aerolínea reabre la ruta a Tokio tras 18 años sin vuelos directos desde Barajas

La Comunidad patrocina uno de los aviones A330-200 que volarán a la capital nipona

Aena destaca las posibilidades de Barajas como 'hub' entre Asia y América Latina

Iberia
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, durante el acto de presentación, esta mañana, de la ruta de Iberia que enlazará Barajas con Tokio (Japón). Detrás de ella, un Airbus A330/200 vinilado con una imagen de la puerta de Alcalá. Escuchan el discurso, el embajador de Japón en España, Masashi Mizukami, el campeón del mundo de patinaje artístico y embajador turístico de Madrid, Javier Fernández, el presidente de Iberia, Luis Gallego, y el de Aena, José Manuel Vargas.

Iberia ha dado a conocer esta mañana una alianza con la Comunidad de Madrid en busca de visitantes en Japón. La aerolínea estrena mañana martes la ruta Madrid-Tokio, que supone su vuelta al país asiático después de 18 años sin vuelos directos. De hecho, ninguna compañía aérea opera desde entonces sin escalas entre las capitales de España y Japón.

España recibió el año pasado 600.000 turistas japonenes y 500.000 pasajeros volaron desde aeropuertos españoles hacia el país asiático, según datos aportados por el presidente de Aena. La presidente de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, ha valorado durante la presentación de la ruta que el reto es seguir atrayendo turismo de calidad a Madrid y, por extensión, a toda España. Además de las localidades madrileñas de mayor atractivo, como San Lorenzo de El Escorial, Aranjuez o Alcalá de Henares, Cifuentes ha citado la cercanía de Córdoba, Segovia, Salamanca o Ávila como fortalezas para Madrid.

Iberia vuelve a Japón después de 18 años sin vuelos directos

"Esta es una oportunidad para estrechar lazos comerciales, turísticos y culturales entre España y Asia", ha subrayado en el turno de discursos el presidente de Aena, José Manuel Vargas. Tras el salto de Iberia a la ciudad china de Shanghái, el pasado mes de junio en competencia con aerolíneas chinas, y la reapertura de esta ruta a Tokio, Vargas confía en que el aeropuerto de Madrid-Barajas pueda desempeñar un papel determinante como nexo entre Asia y América Latina.

Antes que el presidente de Aena, el primer ejecutivo de Iberia, Luis Gallego, ha expresado su agradecimiento a la plantilla de Iberia "por hacer posible la puesta en marcha de la ruta Madrid-Tokio antes de lo previsto". Gallego ha recordado hitos de los dos últimos años como los regresos a Montevideo, La Habana, San Juan o Johanesburgo, entre otros destinos, y asegura que su empresa vuelve a llamar a la puerta de Japón "con la misma alma que hace 18 años, pero con una oferta renovada, más viva y atractiva". Iberia operará en código compartido con Japan Airlines y tiene un acuerdo de negocio con Britis Airways y la aerolínea japonesa. La aerolínea prepara esta ruta desde el punto de vista comercial desde noviembre del año pasado.

La compañía del grupo IAG afronta el vuelo Madrid-Tokio, quizás el de mayor distancia entre sus operaciones de largo radio, con tres frecuencias semanales cubiertas por el avión de dos motores A330/200. Como ya sucediera con la ruta Madrid-Shanghai, se han contratado tripulantes de cabina de pasajeros japoneses, se han adaptado los menús y contenidos de ocio a bordo, y se ofrece conexión wifi durante el vuelo como reclamo.

España recibió el año pasado 600.000 turistas japonenes y 500.000 pasajeros volaron desde aeropuertos españoles hacia el país asiático

El avión ha sido vinilado con una imagen de la puerta de Alcalá, una bailaora de flamenco, la bandera nacional, y el lema "Madrid: corazón de España".

  • Pugna con Barcelona

"Para atraer turismo hace falta conectividad y Madrid es puente de entrada en España", ha subrayado la presidenta Cifuentes, "en un mundo globalizado debemos competir como país, no como región".

Madrid tiene una cuota del 25% en la cifra de turistas japoneses, por más del 40% que entran en España por Barcelona. La Comunidad de Madrid calcula que esos 150.000 turistas gastaron el año pasado 250 millones en su visita y tiene el reto de incrementar su peso como polo de atracción a este "viajero de calidad".

La Comunidad de Madrid debe un 6% de su PIB al turismo, en el que trabajan 380.000 personas.

Normas