Aena cumple tres años en Bolsa con una subida fulgurante

El gestor aeroportuario se revaloriza un xx% al calor de los datos récord de tráfico aéreo

Las acciones tienen un potencial a 12 meses del xx%.

Aena pulsa en la foto

Un inversor que hubiera acudido a la OPV de Aena hace exactamente tres años invirtiendo 1.000 euros tendría ahora 2.820 euros, siempre y cuando no se hubiera desprendido de sus títulos. Y es que en este período, las acciones de Aena han registrado un ascenso meteórico, no sin algún que otro altibajo por el camino. Y es que aunque la compañía está actualmente a 164 euros no son los niveles más altos vistos a los que ha llegado a cotizar la acción, que estuvo cerca de tocar los 180 euros el mes pasado.

“El balance es muy positivo tanto en el comportamiento del valor en Bolsa como a nivel de resultados. La compañía se ha beneficiado del buen comportamiento del tráfico aéreo en España y ha sido capaz de seguir mejorando márgenes, cuando ya estaban muy ajustados”, explica Elena Fernández, analista de Intermoney Valores. Y es que soplan aires favorables para el gestor aeroportuario en un momento en el que la liberalización del sector aéreo ha llevado al boom de las aerolíneas low cost, que le hacen la competencia a las compañías de bandera poniendo al alcance de muchos bolsillos la posibilidad de viajar en avión. Gracias a estos cambios en el sector del transporte aéreo, las cifras de pasajeros encadenan récords. Antonio Salas, analista de XTB, explica que “en el año 2017 se incrementaron las cifras de pasajeros en los aeropuertos españoles superando los 250 millones. Esto llevó a España a colocarse como el segundo país más visitado del mundo por detrás de Francia”.

Los analistas esperan que estos datos se reflejen en las cuentas anuales que Aena presentará el próximo 28 de febrero. El consenso de analistas de FactSet espera que la compañía presente un beneficio neto de 1.208 millones de euros, lo que supondría una mejora del 4% respecto a los 1.164 millones que ganó en 2016.

“La tendencia creciente del número de pasajeros permitirá que los ingresos continúen creciendo, mientras que los márgenes son sólidos y proporcionan elevada visibilidad a pesar de la reducción de un 2,2% en las tarifas en 2018”, explican desde el departamento de análisis de Bankinter que tiene a la compañía en su cartera recomendada de valores españoles. En la agenda de la compañía de cara a este ejercicio está la presentación de “un nuevo Plan Estratégico en los próximos meses, en el que podría plantear un aumento del dividendo o un desarrollo de su negocio inmobiliario”, añade Bankinter.

En cuanto a la composición accionarial, por el momento, parece que se mantendrá el actual accionariado de la compañía con el 51% del capital en manos del Estado a través de Enaire. El pasado octubre hubo un cambio el la presidencia de la compañía. Jaime García Legaz sustituyó a José Manuel Vargas como presidente y consejero delegado de Aena. Vargas era partidario de aumentar la presencia privada en la compañía para tener mayor autonomía en la gestión pero se encontró con la oposición del Gobierno, que considera mucho más eficaz para su actividad seguir con la mayoría pública.

“Vargas lideró con éxito Aena consiguiendo mejorar los márgenes de la compañía desde su llegada en 2012, sacando a Bolsa la compañía en 2015 y poniendo en marcha un nuevo reglamento marco a partir de 2017”, explica Goldman Sachs en un informe.

Entre los retos a los que se enfrenta el nuevo presidente está a corto plazo “el plan de desarrollo inmobiliario de los terrenos que rodean los aeropuertos de Barajas y El Prat”, recuerda Elena Fernández, analista de Intermoney Valores.

De cara a 2018, los expertos destacan además que la compañía no solo va a registrar buenos datos de viajeros internacionales sino que también mejorará a nivel nacional animada por las mejoras en la economía española. “Otro punto relevante que puede suponer una mejora de los rendimientos de la aeroportuaria española puede venir de su proceso de expansión internacional, el cual todavía está por madurar”, explica Antonio Salas, de XTB. En cuanto a los riesgos el analista advierte del efecto que puede tener “un incremento de la incertidumbre en Cataluña, lo que podría afectar de manera directa a uno de los principales aeropuertos españoles como El Prat”.

El valor cuenta con buenas recomendaciones por parte del consenso de los analistas de Reuters. De hecho, en el último mes hay cuatro casas de análisis internacionales que han revisado al alza las valoraciones que tienen para la compañía: JPMorgan ha mejorado su precio objetivo hasta 161 euros; Barclays lo ha elevado a 185 euros; Deutsche Bank lo ha subido a 170 euros y uno de los más positivos del consenso, UBS cree que el valor podría tocar los 195 euros en los próximos 12 meses.

 

Las claves

Semana de recortes. La cotización del gestor aeroportuario no ha podido mantenerse ajena a la corrección y la volatilidad que han sufrido los mercados bursátiles esta semana. En cinco jornadas, la acción de Aena ha pasado de XX euros del lunes a XXayer al cierre. Juan José Fernández-Figares, director de análisis de Link Securities, explica que “tras las fuertes alzas que ha experimentado. El valor presentaba unos multiplicadores bursátiles muy exigentes, lo cual, en fases correctivas como la actual, suele pesar mucho”.

Tráfico aéreo. En los nueve primeros meses del año pasado -últimos datos disponibles hasta la publicación de las cuentas anuales el próximo 28 de febrero- se produjo un aumento de pasajeros de todas las regiones geográficas en general. Por países, España, Reino Unido, Alemania, Italia y Francia concentran el 70% del tráfico total.

Dividendos. La política de dividendos de Aena consiste en el reparto del 50% del beneficio neto de cada ejercicio. Según las previsiones de consenso de Reuters, la compañía repartirá 3,83 euros brutos por acción con cargo a las cuentas de 2017 y 5,8 euros con cargo a las de 2018.

Normas