El dibujo irrumpe en el mercado del arte

El número de transacciones se ha duplicado en la última década

Es una forma de poder adquirir obras de los grandes artistas de la historia

drawing room
'The Bridge' de Navid Azimi Sajadi (2017) Cortesía de A01 Gallery (Nápoles, Italia)

Los beneficios del dibujo en subastas se han multiplicado por seis en la última década, pasando de 500 millones de dólares, en 2005, a 3.000 millones de dólares, en 2015, según Artprice. Además, el número de transacciones se ha duplicado, lo que muestra que no solo se demanda más dibujo, sino que su precio también ha aumentado: mientras que en 2005 el precio medio de un dibujo en subastas era de 23.000 dólares, ahora esta cifra ronda los 45.000 dólares.

Actualmente, el dibujo representa el 24% del mercado del arte, un esplendor que bebe de diferentes causas según la época de los artistas, tal y como relata la directora de la feria Drawing Room, Mónica Álvarez Careaga. Este salón especializado en dibujo inaugura su tercera edición el próximo 21 de febrero y su rápido crecimiento es un ejemplo del interés que despierta esta técnica. Han pasado de acoger a 20 galerías en 2016 a representar a 36 en esta nueva edición que se celebrará por primera vez en el Círculo de Bellas Artes de Madrid.

No es una casualidad. El dibujo contemporáneo es cada vez más popular porque “en los últimos cinco o seis años, los artistas vivos están produciendo mucho dibujo, algo que también sucedió hace 10 con la fotografía”, señala Álvarez Careaga, quien cree que habría que analizar por qué ahora que los artistas tienen muchos medios técnicos a su disposición, se vuelven al dibujo. “Puede que sea precisamente por eso, hay mucha tecnología, pero eso no hace que el dibujo, que es la forma más primitiva de arte, pierda su interés”, reflexiona la directora de Drawing Room.

Nº102 de Ángeles Agrela (2017)
Nº102 de Ángeles Agrela (2017) Cortesía de Galería Yusto/Giner (Marbella)

Por otro lado, en el caso de los grandes maestros, como Leonardo, Rafael o Miguel Ángel, se produce el efecto contrario. “Como hay muy poca pintura de estos artistas en el mercado, porque sus obras están en los museos, los compradores recurren a sus dibujos”, desarrolla la experta mientras señala que una obra de este tipo de Rafael alcanzó los 36,6 millones de euros.

La irrupción de los millonarios chinos también es un factor importante en esta tendencia. Es algo que casa muy bien con su cultura, ya que como explica Álvarez Careaga, “lo que nosotros llamamos pintura china en realidad es el concepto del dibujo, porque es tinta sobre papel”. Así, los compradores chinos representan el 70% del mercado del dibujo. Sus artistas también son de los más cotizados: “Una obra de 1946 de Qi Bai Shi se vendió por 65 millones y medio de dólares, mientras que un Picasso de los años 30, se ha vendido hace poco por 12 millones y medio de dólares”, compara la experta. En cuanto a los artistas contemporáneos, también destaca William Kentridge, reconocido con el premio Princesa de Asturias de las Artes 2017.

“El perfil del comprador de dibujo contemporáneo es el mismo que el del comerciante de arte en general”, asegura Álvarez Careaga y puntualiza que, aunque es muy escaso, también hay coleccionistas que solo compran dibujo porque admiran la delicadeza del soporte papel. En este sentido, una de las colecciones más importantes de Europa es la de la familia Guerlain.

Para la experta, el comprador medio sería un hombre entre los 40 y los 50 años, un profesional de éxito al que gusta ocupar su tiempo libre con actividades culturales. Un retrato que está cambiando, pues cada vez hay más mujeres, apunta la directora de Drawing Room. También señala que el hecho de que el dibujo tenga un precio más asequible está abriendo el mercado a coleccionistas más jóvenes y conecta mejor con el comprador español, que suele gastar menos dinero. Según un informe de la fundación Arte y Mecenazgo de la Caixa, el precio medio de las obras de arte que se venden España ronda los 3.500 euros, “con lo que se trata de personas acomodadas, pero no necesariamente muy ricas”, puntualiza Álvarez Careaga.

Normas