Una prima de riesgo por debajo de los 70 puntos básicos; ¿qué necesitaría España?

El endeudamiento y el déficit impiden su caída a niveles de 2009

Los inversores extranjeros incrementan la tenencia de deuda española que alcanza el 42,2%

Prima de riesgo Ampliar foto

La periferia de Europa ha dejado de ser el agujero negro que amenazaba con hacer caer el euro para vivir ahora un momento dulce. Uno de los testigos de este buen comportamiento es el mercado de deuda y más concretamente las primas de riesgo.

España es el país que mejor ejemplifica esta tendencia. El diferencial entre la deuda española a diez años y la alemana se sitúa desde la semana pasada por debajo de los 80 puntos básicos frente a los 110,8 en los que comenzó el año. José María Valle, analista de política monetaria y renta fija de Ahorro Corporación, señala que la prima de riesgo “ha corrido mucho en el inicio de ejercicio. Su comportamiento es muy dependiente del rating y de la evolución de los acontecimientos en Cataluña”, añade. Según Villa, el mercado descuenta que el pico de tensión vinculado al proceso independentista ya ha pasado y como prueba de esto apunta a la tenencia de deuda por parte de los inversores extranjeros, que alcanza el 42,2% del total de la deuda en circulación. “España es el único país de los cuatro grandes (Alemania, Francia, España e Italia) en el que los inversores no residentes han aumentado su tenencia”, afirma el experto. “Esto está motivado por la aceleración del crecimiento y la tendencia alcista de rating. En la medida en que no rebrote la crisis secesionista la prima de riesgo se mantendrá contenida en los niveles actuales”, puntualiza Villa.

Con vistas a los próximos 11 meses, desde Ahorro Corporación esperan que el diferencial se mantenga en los niveles actuales a cierre de 2018. En el mejor de los supuestos, Villa indica que la prima de riesgo podría caer a los 45 puntos básicos, niveles previos al estallido de la crisis de deuda en la eurozona en 2009. Por contra, el peor de los escenarios pasaría por un nuevo repunte de las tensiones independentistas que la elevarían a los 132 puntos básicos que marcó el 4 de octubre. No obstante, el analista descarta estos dos escenarios y prevé que aunque aumenten las rentabilidades, el diferencial entre España y Alemania permanecerá estable.

Rosa Duce, economista jefe de Deutsche Bank España, se muestra más cauta y señala que el comportamiento registrado por la prima de riesgo española en las últimas semanas no es una sorpresa. La experta sostiene que lo que no tenía sentido era ver un diferencial en los 100 puntos básicos. Pese a este recorte, Duce no espera ver una prima de riesgo en los niveles de antes de la crisis de deuda porque España sigue siendo un país muy apalancado. Según datos del tercer trimestre, la deuda sobre PIB se sitúo en el 98,7% (1.136.170 millones de euros).

En la misma línea se mueve David Ardura, director de gestión de Gesconsult, que no descarta un estrechamiento del riesgo país en los próximos meses. Este movimiento vendría motivado por la buena evolución de la economía y un alza de las rentabilidades de la deuda que perjudicarían a los países core como Alemania, cuyos costes de financiación están en niveles extremadamente bajos.“Todo va a depender de la velocidad con que suban los tipos”, afirma. El gestor prevé que las rentabilidades de la deuda se aceleren en el corto plazo, pues el mercado empieza a poner en precio una retirada de los estímulos más rápida de lo esperado. No obstante, Ardura considera que seguirá habiendo diferencial entre España y la locomotora de Europa, algo que se mantendrá mientras exista déficit que haya que financiar.

Portugal adelanta a Italia

El riesgo país de Portugal se sitúa en los 123 puntos básicos, frente a los 382 que marcó hace un año. “Lo que los inversores miran es que el crecimiento de la economía se vea acompasado por reformas estructurales”, sostiene Rosa Duce, de Deutsche Bank España. El mercado ha puesto en precio las reformas laborales, en materia de política fiscal, competencia y del sector público y la rentabilidad del bono luso a diez años pasa del 4,23% de hace 12 meses al 1,9% actual.

La prima de riesgo italiana se sitúa ligeramente por encima en los 133 puntos básicos, pendiente del resultado de las elecciones, aunque tras la reforma, los inversores descartan un triunfo de los euroescépticos. La tendencia bajista y mejora económica se extiende a Grecia, cuya prima cae a 291 puntos frente a los 697 de hace un año.

Normas