Dos organizaciones de consumidores de EE UU demandan a Apple por ralentizar los iPhone antiguos

Algunos clientes acusan a la compañía de utilizarlo como estrategia para que se compren nuevos modelos

Critican que no les haya pedido permiso ni avisado de las consecuencias de la actualización de iOS

Un usuario con un móvil de Apple.
Un usuario con un móvil de Apple.

Los usuarios de iPhone han comenzado a llevar ante los tribunales a Apple por las actualizaciones de software hechas por la compañía que están provocando que se ralentice el funcionamiento de sus modelos antiguos, hasta el iPhone 7. Al menos dos grupos de consumidores han presentado demandas en EE UU contra la marca de la manzana, según informa Bloomberg.

El primero de los grupos, de Chicago, asegura que las actualizaciones del iOS han afectado a los iPhone desde el 5 hasta el 7 y argumentan en su demanda que la compañía ha actuado de manera intencionada para provocar "fraudulentamente" que los clientes compren los nuevos modelos de su smartphone, como el iPhone 8 y el iPhone X.

Un segundo grupo, este en Los Angeles, considera que Apple ha violado las leyes de protección al consumidor por no informar acerca de lo que contiene su actualización de software. Además, acusan a la compañía de no cumplir un contrato implícito por el cual se comprometía a no interferir en el uso y la velocidad del dispositivo.

Las denuncias coinciden en apuntar que la compañía no informó en ningún momento de las consecuencias que tendría para el usuario la actualización del sistema operativo y que nunca solicitó el permiso por parte de los clientes para ralentizar el funcionamiento de los dispositivos.

Los argumentos planteados en los últimos días por la compañía parecen no haber calmado a los usuarios. La empresa de Tim Cook aseguró que si ralentiza los equipos es para prolongar u optimizar la vida de los viejos dispositivos de sus clientes.

La compañía aclaró que las baterías de iones de litio se degradan con el paso del tiempo y no son capaces de atender los picos de demanda del procesador en algunas circunstancias: cuando se ven afectados por frío, cuando tienen poca carga o cuando envejecen con el tiempo, “lo que puede provocar que el equipo se apague inesperadamente para proteger sus componentes electrónicos”. Para evitar ese problema, “el año pasado, lanzamos una función para iPhone 6, 6s y SE. Ahora, hemos extendido esa característica al iPhone 7 con iOS 11.2, y planeamos seguir haciéndolo con futuros productos. Nuestro objetivo es ofrecer la mejor experiencia parar los clientes”, subrayó.

Normas