Esto es lo que te estás perdiendo si no invertiste en deuda portuguesa

La prima de riesgo portuguesa cae por debajo de la italiana

El bono griego a diez años baja del 4%, por primera vez desde 2006

Esto es lo que te estás perdiendo si no invertiste en deuda portuguesa

La deuda de Portugal se ha convertido en la gran sorpresa de este año. De hecho las revalorizaciones acumuladas por el bono portugués a diez años superan incluso a las subidas en Bolsa. Estas alcanzan el 28,7% frente a la subida del 15% del PSI 20. Los títulos lusos con vencimiento en 2027 comenzaron el año en el 3,69%, llegando a repuntar hasta el 4,24% en la primera mitad del ejercicio. A día de hoy su rentabilidad se sitúa en el 1,8%.

La mejora del rating por parte de S&P unido al programa de compras de activos del BCE explican este buen desempeño. Fitch ha subido también la nota a la deuda portuguesa este viernes. La eleva en dos ecalones y recupera el grado de inversión.

Hoy además la prima de riesgo portuguesa (146 puntos básicos) se ha situado por debajo de la italiana (150 puntos básicos) por primera vez desde 2010, algo que coincide con la peor semana para la deuda italiana desde el pasado mes de julio. Todavía quedan meses para las elecciones italianas previstas para 2018, pero los inversores empiezan a inquietarse. Es de esperar que tanto la Bolsa como el mercado de renta fija se muevan al son de las encuestas. La principal amenaza es el auge del Movimiento 5 Estrellas, partido antieuropeista. Aunque Italia ha reformado su sistema electoral para frenar el avance de las formaciones contrarias al euro, el país transalpino es de los estados en los que los partidos antisistema más fuerza tienen.

La mejora de la economía portuguesa empieza a ser reconocida por el mercado y por las agencias de calificación. El pasado 15 de septiembre S&P devolvió el grado de inversión a la deuda portuguesa y es de esperar que le sigan los pasos Moody’s y Fitch. Lejos quedan ya los peores años de la crisis de deuda de la zona euro, momento en que el bono a diez años supero el 17% por primera vez en su historia.

La buena marcha que registra Portugal es compartida por el resto de países de la periferia. Grecia ha registrado este viernes un nuevo récord. Su deuda a diez años baja 3,97%, algo que no sucedía desde febrero de 2006. Grecia y sus acreedores llegaron a un acuerdo preliminar a principios de diciembre sobre las reformas que Atenas necesita desplegar en virtud de su rescate programa, movimiento que ha impulsado las esperanzas de que el país abandone el plan de ayuda en agosto y esto ha tenido su reflejo en la deuda.

Más espectacular aún es la recuperación experimentada por Irlanda. Su bono a diez años se sitúa en el 0,5%, a años luz del 14,4% que registró en julio de 2011, momento en que el país se encontraba al borde del colapso y requirió el rescate del FMI y Bruselas.

La explicación que justifica la recuperación de la deuda de los países periféricos no solo obedece a la mejora significativa de las economías, sino que en ello mucho han tenido que ver los estímulos monetarios del BCE. Además de la rebaja de los tipos al 0%, Mario Draghi ha inundado de liquidez al sistema con la inyección de dinero a la banca y el programa de compra de activos que empezó a aplicar en marzo de 2015.

Normas