Roberto Ruiz-Scholtes (UBS): “Cataluña, los bancos y Telefónica nos llevan a ser neutrales en Bolsa española”

Afirma que el actual ciclo alcista global puede prolongarse hasta el final de la década

Cree que el activo más arriesgado en la actualidad son los bonos 'high yield' europeos

Roberto Ruiz-Scholtes, director de estrategia de UBS España
Roberto Ruiz-Scholtes, director de estrategia de UBS España

La Bolsa aún dará alegrías en 2018, en especial la de la zona euro, pero la española no aparece entre las que pueden dejar mayores rentabilidades el próximo año, según las previsiones de UBS Banca Privada en España. Su director de estrategia, Roberto Ruiz-Scholtes, explica que sobre el Ibex va a seguir pesando la incertidumbre por Cataluña y, en especial, la lejanía del alza de tipos capaz de impulsar a los bancos. En su opinión, no hay riesgo de recesión a la vista y no conviene confundir las correcciones que puedan producirse en 2018 con señales de un cambio de ciclo.

¿Por qué creen que la Bolsa europea puede dejar las mayores ganancias en 2018?

Nuestra sobreponderación de la renta variable se explica por la zona euro, con preferencia por Alemania, que tiene ventajas por la composición sectorial. Pesan menos los bancos y más la tecnología y valores industriales. Los múltiplos en Europa están al nivel adecuado, en un PER medio de 15, estamos esperando retornos de alrededor del 10% el próximo año. Dado que las alzas de tipos serán muy lentas –el BCE subirá el tipo de depósito al cero en 2019 pero no en positivo hasta 2020 y el bund alemán cotizará al 0,7% en 2018–, la recuperación de beneficios bancarios va a ser algo lenta y decepcionante. Tenemos una posición neutral sobre el sector financiero en general.

¿Cómo afecta eso a la Bolsa española? Los bancos también pueden verse afectados por la incertidumbre en Cataluña...

Cataluña va ser un elemento de cautela que los inversores van a tener continuamente en mente, con consecuencias económicas negativas pero limitadas. Es cierto que vemos mucha complacencia después del 155, y de que no hubiera huelgas, disturbios…Lo que pase el jueves en las elecciones puede ser una sorpresa por tanto para algunos, puede que tengamos alguna sesión con comportamiento negativo para la Bolsa española, con ensanchamiento de la prima de riesgo, pero nada más. El tema político ha pesado entre el 2% y el 3% en el comportamiento relativo de la Bolsa española frente a la zona euro desde el mes de septiembre. El resto del peor comportamiento desde la primavera –que no es más que revertir parte del comportamiento explosivo que tuvimos en el arranque del año– se explica fundamentalmente por los bancos y Telefónica. La Bolsa española solo podría hacerlo sustancialmente mejor si tuviéramos una expectativa de subida fuerte de tipos.

¿Las valoraciones no juegan a su favor?

La Bolsa española no está especialmente barata, cotiza con un 5% de descuento sobre múltiplos medios europeos y no hay que perder nunca de vista la muy distinta composición sectorial que tenemos. La economía española se va a desacelerar de forma más notable y evidente que la media europea. También hay que tener en cuenta que en 2018 hay elecciones en México y Brasil, los dos grandes mercados a los que están expuestos en bancos y otras multinacionales españolas.

"2018 va a ser un año de falsas señales, que se pueden llegar a interpretar como final de ciclo. Pensamos que serán simplemente un descanso tras un 2017 muy fuerte”

¿Va a ser 2018 especialmente complicado para la renta fija?

Va a ser un activo complicado con retornos mediocres, ligeramente negativos en Europa, tanto en deuda pública como en bonos corporativos. Pero es poco probable que se repita un 1994, con subidas fuertes de tipos que causen grandes pérdidas. Nuestra previsión es que la Reserva Federal se instale en 2019 poco por encima del 2,5%, que el BCE solo empiece a subir tipos de verdad en 2020 y que el máximo que alcance en este ciclo, si es que hay tiempo para ello, esté entre el 1% y el 1,5%. El riesgo de pérdida en renta fija está por tanto bastante acotado. Va a ser más un activo muerto que un activo que genere pérdidas. El segmento más peligroso ahora de todo el mercado son los bonos high yield en Europa, son los que peor remuneran el riesgo. Pueden perder entorno al 1,5%.

¿Qué riesgos ve para el próximo año?

2018 anticipa una prolongación de las tendencias actuales, un crecimiento muy parecido, una normalización de políticas monetarias –pero muy lenta y cautelosa– y empresas que siguen aumentando sus beneficios. Eso es lo que da potencial a las Bolsas. El riesgo es que el mercado pusiera en precio cuatro subidas de tipos en 2018 en EE UU y otras cuatro en 2019. Eso sí podría dar al traste con el ciclo alcista. Tendrían que ser cuatro alzas, ni siquiera tres. Y el mercado descuenta ahora apenas dos.

¿Aprecia señales de fin de ciclo?

No vemos señales. Creemos que el ciclo económico y financiero puede prolongarse hasta finales de la década. Ya vamos a ir viendo más volatilidad, es probable algún episodio de corrección pero no porque el ciclo se acabe. 2018 va a ser un año de falsas señales, de correcciones que se pueden llegar a interpretar como final de ciclo. Nosotros pensamos que serán simplemente un descanso tras un 2017 muy fuerte.

Normas