Luis de Guindos: el Ibex estaría un 20% por encima sin la crisis de Cataluña

El ministro considera que "Barcelona es una magnífica ciudad para hacer negocios"

Teme que los problemas de Merkel para formar gobierno frenen el proceso de integración económica

Luis De Guindos
El Ministro de Economía, Luis de Guindos inteviene en el XVI congreso de la Confederación Española de Directivos y Ejecutivos (CEDE) EFE

El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha asegurado que sin la incertidumbre provocada por el desafío independentista en Cataluña "las agencias de rating nos hubieran subido la nota, habríamos entrado en el notable y salido del aprobado alto, lo que es importante para el Tesoro y el conjunto de la financiación economía española".

Guindos, en una entrevista realizada en Capital Radio, ha afirmado que sin el efecto Cataluña "la prima de riesgo, que está en el entorno de los 115-120 puntos básicos, estaría 30 o 40 puntos por debajo del nivel actual, y eso tendría un impacto en la evolución en Bolsa de las principales empresas del Ibex 35, que podría estar un 20% más elevado”.

Una situación que, en su opinión, se puede revertir. Así, Guindos se muestra "optimista" y asegura que tras las elecciones autonómicas en Cataluña el próximo 21 de diciembre se podría recuperar todo lo perdido. “A veces los mercados te pueden compensar con una subida incluso más intensa”.

Culpa al procés de la pérdida del AEM

Por otro lado, De Guindos lamentó que la Agencia Europea del Medicamento (AEM) no haya elegido la ciudad de Barcelona como sede, en beneficio de Ámsterdam. Se trata de "una mala noticia" para España. "Barcelona era la mejor candidata, la mejor valorada, ya que en el ámbito de laboratorios siempre ha teñido tradición, además del entorno de la ciudad, lo que pone de manifiesto las consecuencias del proceso secesionista", señaló el ministro, una vez finalizada su intervención en el XVI Congreso de Directivos CEDE, que se celebra hoy en Alicante.

A pesar del contratiempo, De Guindos señaló que hay que ser optimistas, ya que "Barcelona es una magnífica ciudad para hacer negocios". En este sentido, apuntó que "volveremos a tener un entorno favorable", en el que habrá más oportunidades, dado que Cataluña es una de las comunidades más abiertas al exterior, a pesar de que en el cuarto trimestre exista una desaceleración de la economía catalana, que, de momento, no "está afectando al conjunto de España". Sobre este asunto, insistió en la importancia de reflexionar sobre lo que debe ser una "política adecuada a favor del ciudadano, y aprender".

Escasa productividad 

El titular de Economía aprovechó la presencia de 1.500 directivos y empresarios que asisten al congreso, que preside Isidro Fainé, presidente de CEDE y de la Fundación La Caixa, para esbozar unas pinceladas sobre la situación económica nacional e internacional, así como los desafíos pendientes que tiene España dentro del contexto internacional. En sentido apuntó que, a pesar de que la recuperación económica es generalizada en los países desarrollados, del avance del comercio internacional, de la escasa volatilidad de los mercados de capital, existen riesgos, debido al proteccionismo y a la retirada de los estímulos financieros, que afectará a los países con excesivo nivel de endeudamiento. También hizo hincapié en otro factor, el escaso incremento de la productividad, "que crece muy poco". Sobre este asunto, De Guindos afirmó que existe "cierta contradicción entre el progreso tecnológico y la productividad". Otro de los retos será culminar la unión bancaria y fiscal, algo que también reclamó durante su intervención en el mismo foro, el presidente de CaixaBank, Jordi Gual.

En cuanto a las bonanzas de la economía española, el ministro recalcó la importancia de reducir el déficit público, que acabará 2017 por debajo del 3'1 %, con unas expectativas de reducirlo por debajo de este porcentaje. "España ha hecho los deberes, pero todavía hay una tasa de paro del 16 %, un endeudamiento del sector público", además señaló que el reto al que se enfrenta la economía española "ya no es económico-financiero", ya que las peores crisis tienen un "origen político", por lo que "hemos vivido en Cataluña va a afectar negativamente a España". En cuanto al impacto que el proceso soberanista tendrá, afirmó que no es fácil de cuantificar, pero está convencido de que la economía española crecerá en 2018 un 3 %, a pesar de que el rating de las agencias de calificación "sería un notable alto, la prima de riesgo estaría 35 o 40 puntos por debajo, y el valor de las empresas en Bolsa sería un 20 % más elevado". De Guindos, tal y como señaló durante la conferencia que impartió la semana pasada en los Premios de Cinco Días a la Innovación Empresarial, la crisis en Cataluña revertirá en cinco décimas en la economía española, "porque soy optimista".

También se refirió a las dificultades de la canciller Angela Merkel para formar una coalición de gobierno origine "dificultades" en el proceso de integración económica y monetaria de la zona euro. "Alemania es una economía especialmente relevante, sin duda la locomotora de Europa no tanto desde punto de vista económico, pero sí desde el de las iniciativas".

A esta situación, en opinión del ministro, se añade el efecto Brexit, aunque todavía no se han visto las consecuencias reales de la salida del Reino Unido de la UE, que tendrá una repercusión negativa en el comercio exterior británico.

Normas