Pimco: “Es fácil caer en la complacencia que produce el actual crecimiento mundial sincronizado”

Advierte del agotamiento del ciclo en Estados Unidos y la retirada de estímulos

Avisa de que algunos bonos de la periferia europea pueden sufrir sin el soporte del BCE

Geraldine Sundstorm, directora de asignación de activos de Pimco para Europa, África y Oriente Medio.
Geraldine Sundstorm, directora de asignación de activos de Pimco para Europa, África y Oriente Medio.

Pimco es la mayor gestora del mundo en deuda soberana. La firma propiedad de la aseguradora alemana Allianz administra fondos por un importe de 1,6 billones de dólares (1,4 billones de euros). Geraldine Sundstrom (Dijon, 1974) es una de sus directivas más importantes para Europa, Asia y Oriente Medio. Desde el cargo de máxima responsable de estrategia y asignación de activos ayuda a los gestores a establecer la mejor combinación entre Bolsa, bonos y activos alternativos, para así maximizar los retornos de sus carteras. Su visión y la de Pimco son positivas respecto a la evolución de los mercados en los próximos trimestres, pero también advierte de algunos peligros latentes.

¿Cuáles son las mayores amenazas que afrontan los inversores?

La economía real está yendo muy bien. Nuestro último informe de perspectivas económicas estaba titulado Mejor imposible. No obstante, desde Pimco vemos tres riesgos claros en los próximos años: el agotamiento del ciclo económico de Estados Unidos, la paulatina retirada de estímulos por parte de los bancos centrales y la situación política y económica de China, tras el último congreso del Partido Comunista. Es fácil caer en la complacencia que produce un crecimiento económico global sincronizado. Sin embargo, mientras que el entorno macroeconómico y las perspectivas parecen ser mejores de lo que podemos imaginar, hay que recordar que la última vez que se dieron estas condiciones fue en 2006, y las cosas no acabaron bien.

¿Qué riesgos conlleva la nueva fase de la política monetaria?

El balance de la Reserva Federal va a ir reduciéndose y aumentarán los tipos de interés. Creemos que en los bonos emitidos por el Tesoro puede haber oportunidades. El Banco Central Europeo también comenzará a reducir la compra de deuda pública, y eso nos genera dudas sobre la valoración de algunos bonos de la periferia, que pueden sufrir sin el soporte del BCE.

¿Cuál sería una cartera bien equilibrada hoy por hoy?

Los inversores suelen tener diferente tolerancia al riesgo, lo que hace imposible dar una respuesta estándar. Dicho esto, nuestros fondos europeos, por término medio, tienen una exposición a Bolsa que ronda el 40%, aunque con importantes subidas y bajadas, ya que las oportunidades que surgen no son constantes, y menos aún los riesgos asumidos. Nuestra estrategia también trata de suavizar la trayectoria de retorno a lo largo del tiempo. Esto quiere decir que tal vez no atrape todas las subidas en el ciclo alcista de la Bolsa, pero esperamos que evite las mayores correcciones cuando los mercados empiezan a caer.

En los últimos tres años la mayoría de expertos ha recomendado comprar acciones europeas frente a estadounidenses, pero han fallado. ¿Por qué?

Las acciones europeas se han revalorizado un 10% menos que las de Estados Unidos desde 2014. El índice Euro Stoxx 50 se ha descolgado del S&P 500 incluso en momentos en que el crecimiento económico ha sido mucho más fuerte en la eurozona que en Estados Unidos. Consideramos que la principal razón ha sido que el euro se ha apreciado mucho frente al dólar, cerca de un 10%. Este factor divisa ha supuesto un lastre para las compañías que, aun estando domiciliadas en Europa, generan la mayor parte de sus ganancias en otros mercados, que tienen otras divisas. Al convertir a euros estos beneficios tienen menos valor, pues se han generado en monedas depreciadas.

¿Hay un problema de sesgo nacional a la hora de invertir?

Sí, un enfoque muy local es un sesgo habitual al invertir, no solo en España. Desde luego, hay ventajas evidentes en tratar de mirar más allá de los mercados locales. No solo porque se mejora la diversificación de la cartera, sino también porque se mejoran las perspectivas de rentabilidad.

¿En qué medida ha aumentado el peso de los activos alternativos en las carteras de los inversores institucionales?

Los activos alternativos siempre han sido una vía interesante para diversificar una cartera. En un ambiente como el actual, donde los activos tradicionales logran rendimientos bajos, los alternativos aumentan su importancia. Cada vez vemos mayores inversiones en este tipo de activos por parte de grandes inversores. Sin embargo, es importante que puedan ofrecer a los gestores flexibilidad y libertad de movimientos. Es importante que los inversores que compren activos alternativos realicen un análisis pormenorizado y comprendan los riesgos que asumen al incluir este tipo de inversiones en su cartera.

Normas