Durao Barroso: “Espero que España y Cataluña encuentren una solución en el marco constitucional”

Goldman Sachs
José Manuel Durão Barroso, expresidente de la Comisión Europea y presidente no ejecutivo de Goldman Sachs.

José Manuel Durão Barroso, expresidente de la Comisión Europea y presidente no ejecutivo de Goldman Sachs, asegura que ya consigue hablar sin el peso institucional que suponía su anterior cargo europeo. Sin embargo, no quiere pronunciarse demasiado sobre Cataluña “porque la prudencia es la mejor virtud de un político”. Partidario de que el conflicto se resuelva a través del diálogo entre España y la comunidad, deja claro que la solución debe lograrse en el marco constitucional. En cuanto a la economía, Barroso, que participaba en la Andorra Finantial Summit, se muestra optimista y da prácticamente por completada la recuperación económica.

Durante su mandato al frente de la Comisión Europea se estableció la llamada Doctrina Barroso para frenar el secesionismo. ¿Ha tenido el efecto que esperaba?

Estamos viviendo un momento muy delicado y por eso la prudencia me manda quedarme al margen. Deseo muy sinceramente que España y Cataluña puedan encontrar una solución dentro del marco constitucional y democrático.

Dentro del marco constitucional actual significaría la permanencia de Cataluña…

Dentro del marco constitucional y democrático.

¿Cómo está respondiendo la UE a estos fenómenos como el de Escocia o el de Cataluña?

Yo creo que no debo pronunciarme sobre la cuestión catalana, porque las voces que vienen de fuera, aunque con buenas intenciones, no son muy útiles.

¿En qué punto está la recuperación económica de Europa?

Soy positivo. Pienso que la crisis existencial del euro se ha superado y que la crisis económica tal y como la conocemos ya ha quedado atrás. Desde luego aún queda trabajo por hacer para consolidar la Unión Económica y Monetaria. Por ejemplo, yo soy partidario de la aplicación de un sistema común de garantía de depósitos que aún no existe. También se debería reforzar el sistema bancario europeo para que se convierta en el backstop [cortafuegos] del fondo de resolución. Es necesario, a pesar de las resistencias de algunos países, reforzar la zona euro. Como por ejemplo con eurobonos. En cuanto a los países, los que asumieron medidas presupuestarias más duras son los que están mejor y eso demostró que teníamos razón, frente a los que desde la ideología las criticaron. Ahora incluso Grecia está mejorando, y sus problemas son más atribuibles a la política.

Los países que asumieron medidas presupuestarias más duras son los que están mejor y eso demostró que teníamos razón 

Ha mencionado las políticas de austeridad. ¿Están estas políticas detrás del auge de los nacionalismos y populismos?

Sí, sin duda. Tuvieron un coste social muy alto, pero en ese momento la alternativa sería la insolvencia de los países. Se puede discutir el ritmo en el que se implementaron y haber hecho más esfuerzos en buscar un punto de equilibrio más cercano a la solidaridad. Pero había países no periféricos que partían desde una posición muy rígida. Recordemos que Finlandia y Alemania al principio se oponían al bailout [rescate], por ejemplo... Fue muy complejo. En mi opinión la razón principal no es económica, es una cuestión de identidad que tiene mucho que ver con la inmigración ilegal. En el caso del brexit y de la victoria de Donald Trump, ambos países estaban muy cerca del pleno empleo y tenían economías exitosas. Para mí, el principal reto al que se enfrenta Europa es la inmigración ilegal. Igual que debemos ser generosos por una cuestión moral con los refugiados, debemos ser muy firmes con la protección de las fronteras exteriores. No podemos tolerar niveles de inmigración ilegal como los que se suceden y si esto continúa veremos un aumento de la xenofobia y el racismo.

¿Está el modelo de la UE en crisis?

Yo no creo que la UE esté más en crisis que las crisis internas de los estados miembros. Yo creo que la UE es marco de estabilidad. Sin ella habría más proteccionismo, más fragmentación y todavía más populismos. Económicamente sería muy perjudicial para las pequeñas y medianas empresas, por ejemplo. Durante la crisis, la UE evitó que se fragmentase el mercado interior, que hubiese sido muy negativo. Europa se va a consolidar a pesar de las fuerzas de desintegración. Por ejemplo, en Francia tenemos a un presidente profundamente europeísta que está llevando a cabo grandes esfuerzos para reforzar la política monetaria europea.

"Desde el punto de vista interno las medidas de Trump son factibles: menos regulación, menos peso fiscal e inversión en infraestructuras. El proteccionismo es peligroso, también para Europa"

¿Qué impacto prevé que tenga las políticas económicas de Trump en Europa?

Desde el punto de vista interno las medidas de Trump son factibles: menos regulación, menos peso fiscal e inversión en infraestructuras. Es un programa que puede gustar más o menos, pero está en el marco de racionalidad. El proteccionismo es peligroso, también para Europa. Nosotros abogamos por el [acuerdo comercial] TTIP que ahora ha rechazado EE UU, también quieren revisar Nafta y ha protagonizado conflictos comerciales con China, pero respecto a Europa, Trump aún no ha sido claro. Yo creo que el TTIP debería volver a activarse como estaba formulado y sería muy positivo para ambas economías. Espero que Europa tome una posición aperturista frente a Trump, que me parece la más adecuada.

¿Cómo ve Andorra como socio económico de la UE?

Andorra está haciendo progresos importantes en materia de transparencia. El acuerdo monetario con el país se inició durante mi presidencia de la Comisión y fue muy bien recibido por la UE. Además, está siendo muy positivo para la imagen de Andorra. Pero aún se necesitan hacer más esfuerzos de todos los lados para llegar a una relación más próxima entre Andorra y la Unión Europea.

Normas