Comisión Europea

La comisión ética de la UE avala el fichaje de Barroso por Goldman

El expresidente de la CE mantendrá la pensión europea de 7.500 euros al mes

El expresidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Durao Barroso.
El expresidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Durao Barroso. EFE

El Comité ético de la Comisión Europea ha concluido hoy que el fichaje de José Manuel Barroso por Goldman Sachs no viola sus obligaciones de “integridad y discreción”. El veredicto permitirá al expresidente de la CE seguir cobrando una millonaria pensión con cargo al presupuesto comunitario. Barroso, sin embargo, no podrá hacer lobby en nombre de Goldman Sachs.

“El Comité no ha encontrado argumentos suficientes para establecer que [Barroso] ha violado su obligación de integridad y discreción”, señala el órgano encargado de velar por la ética de los antiguos miembros de la Comisión. Y añade que “no se justifica la imposición de sanciones financieras” al ex presidente de la Comisión, que antes de fichar en junio por Goldman Sachs como vicepresidente no ejecutivo solicitó en Bruselas la jubilación anticipada nada más cumplir 60 años. Desde hace seis meses cobra una pensión de unos 7.500 euros al mes que podrá mantener de manera indefinida.

Los tres miembros del Comité, ex altos cargos de la UE, han analizado el contrato de Barroso con el banco estadounidense a petición del actual presidente de la CE, Jean-Claude Juncker. El organismo comunitario siempre ha mantenido que el fichaje era legal, pero Juncker se vio obligado a llevar el caso al Comité ético por las protestas de algunos gobiernos (con el francés a la cabeza) y las críticas de numerosos parlamentarios europeos.

El Comité ha revisado tres posibles cargos contra Barroso: haber fichado por un banco muy implicado en la crisis financiera; prestarse a asesorar a Goldman Sachs en relación con el brexit o salida de Reino Unido de la UE; y poner al servicio de su nuevo patrón los contactos e informaciones adquiridos durante su mandato al frente de la Comisión.

El dictamen del Comité ético concluye que, imagen pública aparte, Goldman Sachs es una entidad financiera como otra cualquiera; que Barroso cumplió el período de enfriamiento (18 meses) que se impone a los ex miembros de la CE antes de pasar al sector privado; y que ese período, ya expirado, también se aplica a su posibilidad de asesorar sobre el brexit.

Riesgo reputacional

El Comité señala que Barroso debería haber sido consciente “del riesgo de causar un daño reputacional a la Comisión y a la Unión Europea en general”. Y admite que “ese daño ya se ha causado”. Pero no considera que ese perjuicio sea base suficiente para retirar a Barroso su pensión europea.

La respuesta del Comité, sin embargo, subraya el compromiso por escrito de Barroso de no llevar a cabo tareas de lobby en nombre de Goldman Sachs. Y señala que mientras se mantenga esa promesa, Barroso no habrá violado sus obligaciones como ex presidente. Si la viola, la Comisión o el Consejo podrían optar por pedir al Tribunal que despoje a Barroso de su pensión.

Normas