Productos de ahorro para la jubilación

En los últimos meses del año, como hemos comentado en otras ocasiones, los ahorradores empiezan a pensar en las aportaciones o contratación de un plan de pensiones y las entidades que los comercializan lanzan sus mejores ofertas para captar clientes. Esta costumbre se explica, fundamentalmente, por el incentivo fiscal que ahorrar a través de determinados productos de previsión social.

Dentro de unas semanas repasaremos en este blog dichas ventajas fiscales. Hoy vamos a centrarnos explicar qué productos de ahorro para la jubilación tenemos a nuestra disposición. Conocer las opciones es el primer paso para elegir el vehículo que mejor se adapte a nuestras necesidades.

-Planes de pensiones (individuales, asociados y de empleo)

Son vehículos de inversión específicamente diseñados para el objetivo de jubilación, que es una de las contingencias que permiten el rescate del dinero (también puede hacerse en caso de incapacidad, dependencia o fallecimiento, que son las otras tres contingencias, o en los tres supuestos excepcionales de liquidez, es decir, por enfermedad grave, paro de larga duración o a partir del décimo año).

Los planes de pensiones pueden ser individuales, asociados (cuando lo promueve una asociación o colegio profesional, a las que los partícipes deben pertenecer) o de empleo (los promueven las empresas para sus trabajadores).

A través de los planes de pensiones se puede invertir en cualquier tipo de activo, desde activos del mercado monetario a renta variable, pasando por renta fija. Este es un aspecto relevante a tener en cuenta cuando elegimos plan, dado que antes de hacerlo, debemos tener claro nuestro perfil y el horizonte temporal, así como los objetivos, puesto que la rentabilidad que nos proporcione el plan dependerá -en parte- de los activos en los que invierta, que determinarán también el riesgo del producto.

Como hemos comentado, del beneficio fiscal, que en los planes de pensiones es en la aportación (se deduce, en función del tipo marginal, en la declaración de la renta), hablaremos más detalladamente en otro artículo.

Por otra parte, respecto al rescate, destaca que este se puede hacer en forma de capital, en forma de renta, puede ser mixto o libre.

-Planes de previsión asegurados (PPA)

Son seguros que garantizan, además del capital invertido, una rentabilidad mínima -por ley-, gracias a técnicas actuariales. La necesidad de garantía implica que la inversión no puede asumir determinados niveles de riesgo y que, por tanto, la rentabilidad objetivo que podemos esperar será limitada. Respecto al resto de características -fiscalidad, contingencias y supuestos excepcionales de liquidez, rescate- son iguales que las de los planes de pensiones.

-Plan de ahorro a largo plazo (CIALP y SIALP)

Este tipo de productos, que se aprobó en la reforma fiscal de 2014, puede comercializarse en forma de depósito (CIALP) o de seguro (SIALP).

La aportación anual máxima es de 5.000 euros y garantizan el 85% del capital, como mínimo, por ello, se ajusta a perfiles de riesgo conservadores y es previsible que invierta en renta fija. Por este motivo no se pueden esperar rentabilidades elevadas.

-Plan individual de ahorro sistemático (PIAS)

Son seguros cuyo objetivo es acumular un capital para la jubilación y que permiten construir rentas vitalicias aseguradas a partir de dicho momento y cuya ventaja fiscal se produce en el momento de constitución de la renta.

Los PIAS pueden ser de rentabilidad mínima garantizada, en cuyo caso se adaptaría a perfiles conservadores, o de capitalización, sin rentabilidad garantizada. En este caso la rentabilidad dependería de la política de inversión. Tiene liquidez a partir del quinto año, como los planes de ahorro 5 y en las aportaciones existe un límite anual de 8.000 euros. En total –durante toda la vida del producto- solo se pueden acumular 240.000 euros.

Una vez que el inversor comience a recibir la renta vitalicia, esta tributará en el IRPF, según unos coeficientes que se establecen en función de la edad del individuo en el momento de constitución de la renta.

Guía Abante: "Gestión del ahorro para tu jubilación" ¿Por qué no elegimos la mejor gestión para nuestra jubilación?¿Cómo podemos poner en práctica nuestro plan de ahorro para esta etapa?¿Cuáles son los mejores planes de pensiones para cada caso? Calcular mi caso

Normas