referendum cataluña
Un hombre ondea una bandera independentista en Barcelona

Moody’s alerta del impacto negativo del ‘procés’ en la solvencia de España y Cataluña

Confía en que no haya secesión aunque se lleve a cabo la consulta

El Constitucional dejará en suspenso la ley de Transitoriedad este martes

Cataluña celebró este lunes su día grande, la Diada, con una manifestación de decenas de miles de personas que desde hace un lustro se ha convertido en demostración de fuerza de los partidarios de la independencia. En la recta final para el pretendido referéndum del 1 de Octubre, la vía soberanista recibió un nuevo mazazo de los analistas del mercado, en este caso de los de la agencia de calificación de riesgos Moody´s, que se suma a los de los últimos días.

La firma expuso este lunes que a pesar de las tensiones cada vez más acentuadas entre el Gobierno central y regional, confía en que la secesión no tenga lugar. Más allá, Moody´s advierte que el proceso independentista catalán afecta negativamente a la solvencia de España y Cataluña. Para la agencia, una solución duradera del conflicto pasaría por otorgar a Cataluña más independencia fiscal y por llevar a cabo una reforma del sistema de financiación, dentro del marco legal constitucional.

A la hora de analizar el escenario, Moody´s recuerda que con la independencia catalana, España perdería una región con un PIB per cápita por encima de la media, en la que vive el 16% de la población del país. Esto supondría un recorte en el PIB del 19% que debilitaría la fortaleza económica del Estado.

También tendría efectos negativos en la economía catalana: desde el 2012 la Generalitat ha recibido 68.000 millones de las arcas del Estado, sobre todo a través del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA), lo que constituye alrededor del 70% de la deuda total de la comunidad. “La calidad crediticia de la región podría verse afectada negativamente si las tensiones políticas se intensificaban aún más, provocando dudas sobre la voluntad del gobierno central de proporcionar apoyo a través de la FLA”, explica Moody’s.

Las expectativas de la agencia no contemplan la secesión debido a “la oposición firme del Gobierno central”, a “los instrumentos legales” al alcance del Estado para frenar el desafío y a que las encuestas mostrarían más apoyo popular al “no”. Incluso si el referéndum acaba celebrándose y arrojara más votos independentistas, Moody’s cree que “la falta de base legal y la ausencia de una cuota de participación mínima” pondrían en tela de juicio la legitimidad de la consulta y el resultado.

En todo caso, la relación política entre el Gobierno central español y las autoridades catalanas se mantendrá muy tensa, vaticina. Para la agencia, esto podría complicar los esfuerzos para llegar a un compromiso que responda al deseo de muchos catalanes de una mayor autonomía fiscal. Sin embargo, Moody’s cree que las presiones independentistas podrían derivar en una mayor descentralización regional.

La valoración de Moody’s sigue a otras similares emitidas en los últimos días por otras agencias de calificación crediticia como Fitch o DBRS.

“El 1-O será un tsunami democrático que no podrá pararlo absolutamente nadie. La reacción que tenga el Estado nos da igual. Esto no lo para nadie, porque es pacífico, democrático y hay una determinación absoluta”, declaró este lunes el conseller de Presidencia y portavoz del Govern, Jordi Turull, obviando las valoraciones de los analistas.

Por su parte, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, que el pasado viernes advirtió que no pondría en riesgo a los funcionarios apoyando una consulta suspendida por el Tribunal Constitucional, matizó este lunes que hará “todo lo posible” para que los barceloneses puedan votar siempre que no se ponga en peligro la “seguridad de la institución y de los trabajadores” municipales.

De otra parte, el independentismo recibirá otro varapalo judicial previsiblemente este martes cuando el Constitucional aborde la Ley de Transitoriedad, que fija el marco legal de la región desde la consulta hasta la eventual consumación de su independencia, lo que supondrá la suspensión cautelar de la norma como ocurrió el jueves con la ley del referéndum.

Otros informes clave

  • Fitch. La valoración de Moody’s sigue a la hecha pública por Fitch el pasado viernes. Esta otra agencia aseguró que “ve poco verosímil” la independencia catalana, pero alertó de una escalada en las tensiones entre el Gobierno central y el Govern. Fitch afirmó que la normalización de las relaciones llevaría a una mejora del rating catalán que es de BB, dos escalones dentro del llamado bono basura o deuda de alto riesgo. También añadió que espera que el referéndum no altere la economía española.
  • DBRS. La agencia canadiense de calificación de riesgos DBRS también ha abordado el proceso independentista en los últimos días aseverando que la mejora de la economía y la reducción del desempleo han comenzado a restar apoyos a las fuerzas soberanistas. DBRS también asume que aunque el referéndum se llegue a celebrar carecerá de legitimidad.
Normas
Entra en EL PAÍS