La solar volverá a brillar en Europa

SolarPower Europe prevé este año la instalación de unos 8.800 megavatios nuevos en la UE

El cumplimiento de los objetivos renovables 2020-2050 marcan la recuperación del mercado fotovoltaico

La solar volverá a brillar en Europa Ampliar foto

La energía solar volverá a brillar en suelo europeo, en aras de recobrar su terreno perdido. La Asociación Europea de la Industria Fotovoltaica (SolarPower Europe) pronostica que 2017 será el año de la recuperación de este mercado, tras la instalación de unos 8.800 megavatios nuevos.

Un cambio de ciclo impulsado por el inevitable cumplimiento de los objetivos renovables 2020-2050, que implica otro marco regulatorio y que ha disparado a la vez el autoconsumo y la celebración de subastas. Si se cumple esta previsión, la patronal calcula que la región puede duplicar su capacidad en 2021 hasta los 202.900 megavatios, desde los 104.300 actuales.

“La fotovoltaica era una tecnología europea, la que dominaba, y que se instalaba por una motivación medioambiental. Ahora es minoritaria [la eólica gana músculo], y Asia y América Latina lideran pero por razones competitivas, de precio, porque es hoy más barata”, explicaba la semana pasada José Donoso, director general de la Unión Española Fotovoltaica (Unef), durante la presentación del informe anual del sector.

La crisis, la disminución de la demanda y la sobrecapacidad existente en algunos Estados comunitarios han apagado su esplendor. Una coyuntura aprovechada por naciones como China, Estados Unidos o Japón, que hoy encabezan el podio global por ser los que más prefirieron esta tecnología en el ejercicio pasado.

China, Estados Unidos y Japón fueron los países que más energía fotovoltaica instalaron en 2016

“Los objetivos energéticos y medioambientales a 2020 [el paquete de energías limpias aprobado por la Comisión Europea, que está en periodo de alegaciones] abre las expectativas de crecimiento y recuperación del sector europeo”, insistía Donoso. La región ocupa ahora la segunda posición del ranking mundial, después de Asia.

En 2016, Europa añadió 6.000 megavatios, hasta alcanzar una potencia acumulada de 104.300 megavatios. Alemania, Italia y Reino Unido lideran el mercado, mientras que España sigue perdiendo posiciones (ver gráfico) debido a su escasa actividad. Por sectores, Rumanía y Bulgaria apuestan por las plantas solares a gran escala, en tanto que los Países Bajos, Bélgica, Irlanda, Dinamarca y Austria se decantan por el autoconsumo; y solo Eslovaquia se centra en los usos comerciales, señala el informe.

En el mundo, esta actividad alcanzó otro récord tras incorporar 76.600 megavatios nuevos, lo que representa un incremento del 50% frente al mismo periodo de 2015, y con expectativas de continuar al alza. La potencia acumulada ha superado ya la barrera de los 300.000 megavatios, por eso la solar representa el 14% del conjunto renovable global, según datos de la Agencia Internacional de la Energía.

España

El mercado español crece de forma lenta, según Unef. El año pasado se instalaron apenas 55 megavatios, solo seis más que el año anterior; muy lejos de los valores de los países del entorno. Un tercio de esta cifra fue a proyectos agrícolas, específicamente para el bombeo en sistemas de riego, el calentamiento de agua de las granjas o bodegas como la de Viñas del Vero (DO Somontano). “Hay mucho interés en el sector agrario y estamos trabajando con ellos”, apuntaba Donoso, al resaltar que son iniciativas aisladas de la red.

Y pese a las barreras administrativas y económicas existentes, la patronal indica que el autoconsumo crece de forma continua en el país, específicamente en la actividad agrícola, alimentaria y de hostelería. Ese aumento leve pero sostenido se debe principalmente a la reducción de costes de esta energía y al apoyo que ofrecen algunas autonomías como Cataluña, Galicia y Andalucía, con 86, 79 y 64 instalaciones registradas el año pasado, respectivamente, según las cifras del Ministerio de Energía que recoge el informe de la patronal.

El aporte del sector al PIB

La solar volverá a brillar en Europa

Generación de riqueza. La contribución directa del sector fotovoltaico a la economía española fue de 2.801 millones de euros en 2015, un 2,2% más que el año anterior (último dato disponible), según un informe de la consultora Deloitte. Además, emplea a 11.491 trabajadores, de los cuales el 62% es directo, el 84% es fijo y el 42% tiene alta cualificación.

Presencia exterior. Con la crisis y el recorte de la actividad, las empresas se han convertido en exportadoras netas.El importe ascendió a 2.084 millones en 2015, apunta Deloitte, aunque desde Unef indican que este monto es mayor. 42 compañías españolas, con negocios en 72 países, operan en el extranjero. Chile, México, Italia o Japón son los mercados más relevantes.

Futuro. La regulación europea determinará el empuje solar en España a largo plazo. Para que se reactive la industria, Unef calcula que a 2025 debe producirse un aumento anual de la capacidad de generación de hasta 1.000 megavatios en grandes instalaciones y hasta 300 en autoconsumo, lo que crearía unos 17.000 empleos.

“Las comunidades autónomas han reafirmado su apoyo al autoconsumo a través de medidas como subvenciones para viviendas y empresas, préstamos para particulares, pymes y la deducción por inversiones”, concretan. Se han efectuado 396 instalaciones, con una capacidad de 16 megavatios, y donde el 14% de ellas cuenta con almacenamiento energético.

Unef ha recordado que el autoconsumo no representa una amenaza para el sistema. “En un escenario de previsión de desarrollo de 250 megavatios al año [extrapolando el mercado portugués], la reducción de ingresos sería de 4,1 millones de euros, lo que supondría un impacto de apenas el 0,02% en un sistema que en 2016 recaudó 16.795 millones”, defienden.

Además, aseguran que por cada euro de reducción de ingresos, el consumidor obtiene una ganancia neta de cinco, gracias a la rebaja del precio del pool y los impuestos asociados. La patronal ha elevado una propuesta al Ministerio de Energía para que se fijen unas directrices claras para la tramitación de este tipo de proyectos, ya que “muchos están paralizados por los retrasos de las compañías distribuidoras”. Si se cumplen las previsiones, el sol brillará con fuerza a partir de 2017.

Normas