Informe de Naciones Unidas

Vuelve la fiebre por las compras empresariales en el mundo

El valor de las operaciones escala a 772.400 millones de euros

El importe de las adquisiciones en servicios se duplica en dos años

naciones unidas Ampliar foto

El mayor crecimiento económico en la Unión Europea y EEUU, la corrección de los desequilibrios en los mercados emergentes y un mejor acceso al crédito han sido los factores que han determinado que las empresas se hayan lanzado a fusionarse y a adquirir compañías de otros países. Solo de esa manera se puede explicar el papel protagonista que las adquisiciones y fusiones (M&A por sus siglas en inglés) han adquirido dentro de los flujos de inversión extranjera.

La Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (Unctad por sus siglas en inglés) hizo públicas ayer las cifras de inversión extranjera en el mundo, en las que reflejaba un frenazo de la inversión extranjera. De los 1,41 billones de euros con los que se cerró 2015 se pasó a 1,29 billones en 2016. En paralelo, las adquisiciones y fusiones pasaron de representar 652.400 millones de euros a 772.400 millones en doce meses, con un crecimiento del 12,3%. Eso significa que si el valor de las compras empresariales llegó al 29,2% del total de la inversión extranjera en 2014, un año después esa cifra se elevó al 46,1% del total y en 2016 llegó al 59,8%.

En esa ganancia de peso han tenido incidencia un factor como la recuperación generalizada de los tres grandes sectores económicos que concentran los flujos de inversión (materias primas, industria y servicios). “El valor total de las fusiones y adquisiciones creció un 18% hasta los 772.400 millones de euros, lo que supone el nivel más elevado desde que irrumpió la crisis global financiera”, subraya el informe hecho público por el organismo ligado a Naciones Unidas. “Las fusiones han crecido en todos los sectores, aunque el alza ha sido especialmente llamativa en sectores en grandes industrias como electrónica, alimentación y bebidas, petróleo y gas, comercio y energía”, recalca el estudio.

Los dos principales cambios se han producido en la manufactura y los servicios, como consecuencia de las grandes operaciones cerradas el pasado ejercicio. Es el caso de la compra de la británica SABMiller por parte de ABInbev por 90.200 millones de euros. Se trata del importe más elevado del pasado ejercicio, lejos de los 61.700 millones que se gastó Royal Dutch Shell para adquirir BGGroup, la segunda operación. La compra de la cervecera forma parte del apartado de la industria y fue determinante para que el valor de las operaciones en la misma se haya disparado. Del mínimo de 70.200 millones de euros registrado en 2009, las compras y fusiones fueron creciendo de forma progresiva hasta tocar máximos en 2016 con 358.200 millones, lo que le ha servido para liderar la clasificación por sectores por segundo año consecutivo.

La distancia que separa a la industria (la primera en la clasificación) y a los servicios se limitó a 18.000 millones de euros a finales de 2016 y podría darse la vuelta este año si continúan los crecimientos de las operaciones registrados en tres sectores cruciales para los servicios: transporte y almacenamiento, con un 34% más; entretenimiento, con un alza del 71%, y construcción, con un 116% más.

Liderazgo indiscutible de EE UU

Inversores. EE UU sigue siendo la gran potencia inversora en el mundo, con 265.000 millones de euros, pese al descenso del 1,5% registrado respecto a 2015. El mayor incremento corresponde a China, que pasa de la quinta a la segunda posición, ya que invirtió el pasado ejercicio por valor de 163.000 millones de euros (50.000millones más que en 2015). Holanda mantuvo la tercera posición con 154.00 millones y España la undécima, con 37.333 millones.
Receptores. EE UU es el mayor receptor, con 348.000 millones de euros y un crecimiento del 12,3%. La segunda posición la ocupa Reino Unido, que escala doce posiciones gracias a la operación de compra de SAB Miller, adquirida por la belga AB Inbev por 90.200 millones de euros. China ocupa la tercera posición y España es la penúltima entre los 20 mayores receptores, con 16.900 millones.

Normas