Comercio exterior

El enlace de los exportadores españoles en China

Víctor Ladreda dirige la oficina comercial para países de habla hispana de la zona de libre comercio de Hengqin

Victor Ladreda, director general de la oficina comercial para los países de habla hispana de la Zona de Libre Comercio de Hengqin.
Victor Ladreda, director general de la oficina comercial para los países de habla hispana de la Zona de Libre Comercio de Hengqin.

¿Como se pasa de fundar una consultora (ILM Grupo) junto al presidente de los empresarios chinos en España a ser el director de la oficina comercial para los países de habla hispana de la zona de libre comercio de Hengqin, situada en China? Ese es el proceso que ha vivido Victor Ladreda y en todo ese tránsito profesional, su carrera ha estado ligada a China. Ocupa su nuevo cargo desde hace dos semanas y se ha convertido en el enlace para las empresas de habla hispana que se quieran instalar en esa zona de libre comercio para posteriormente vender bienes y servicios en todo el país.

“El Gobierno de China decidió crear en 2009 en la zona de Cantón una zona de libre comercio para potenciar los intercambios comerciales con Macao y Hong Kong. La inauguración se produjo en abril de 2015, en el que ya disponían de servicio de aduana propio y tenían más de 16.000 empresas instaladas”, remarca. ¿Por qué se crea una sección específica, entonces, para las empresas de habla hispana? “A principios del pasado año, el Gobierno chino decide que aparte de potenciar los intercambios con Macao y Hong Kong, también sería importante impulsarlos con los países de habla hispana”. Ladreda subraya que España no estaba entre los países potenciales, que se concentraban en Latinoamérica y Caribe. “Pero como compartíamos idioma y muchas relaciones comerciales, España ha entrado en una segunda ronda”.

Puertos, aeropuertos y AVES

La zona de libre comercio de Hengqin esta situada en la provincia de Cantón, a 10.500 kilómetros de España. Ladreda subraya que es la más habitada de China, con 106 millones de habitantes, y que también tiene el mayor PIB per cápita.

El director general de la oficina comercial de los países de habla hispana destaca las buenas comunicaciones que dispone con el resto del mundo, pese a ser un archipiélago. “En 150 kilómetros a la redonda tenemos cinco aeropuertos, cuatro de ellos internacionales; tenemos cuatro puertos de gran calado y el tren de alta velocidad con Pekin. Además desde el próximo 6 de junio Catai Pacific volará directamente desde Madrid a Hong Kong. Desde allí a la ciudad de Zhuhai, la capital de Hengqin, hay una distancia de tan solo 40 minutos en ferry”. Ladreda subraya que en 2009, cuando se inició el proyecto, vivían 3.000 personas en la isla y que en los próximos cuatro años se puede llegar a los 300.000 habitantes.

Las principales características de esa zona de libre comercio son que está orientada para empresas de servicios que quieran asentar su centro de operaciones en una zona de baja fiscalidad, con asesoría en su mismo idioma, para posteriormente vender al resto del país. “Es una zona de captación de talento, en la que hay empresas de aeronáutica y química, pero no centros fabriles. Es una zona muy fuerte en tecnología, educación, turismo o medicina. No despreciamos ningún sector. Pero hay 72 estratégicos y ninguno es contaminante, ya que está situado en la ciudad de Zhuhai, una de las más limpias de China. Pero si nos llegan empresas de otros sectores que no pueden estar (metalurgia) les buscamos ubicación en el norte, una zona más acorde a las necesidades de su industria”.

El boom del turismo

¿Cuáles serían las empresas que más ventajas podrían extraer de su implantación en la zona de libre comercio? “Es una zona muy fuerte para la industria turística. Recibe 30 millones de turistas y tiene Macao a cinco minutos. Sin embargo, no hay ni un metro cuadrado a la venta ni espacio para hacer más hoteles”, recalca. Ladreda insiste en que el desarrollo de la zona de libre comercio no es un proyecto local. “Estamos interesados en que vengan empresas turísticas para que operen en todo el país y que tengan su central en Hengqin”, recalca. Pero si hay algún sector que se podría beneficiar de ventajas de la zona de libre comercio sería el de alimentación, el que más implantación tiene en China. “De hecho estamos trabajando en un proyecto innovador, impulsando una unión temporal de empresas del sector para que compartan estructura. Se trata de que firmas comparten personal, logística, estructura comercial e instalaciones, lo que puede un impulso muy grande para las pymes y que a su vez se aprovechen de los servicios de aduana y almacenaje que ofrecemos para vender en todo el país”.

A finales de mayo han realizado el primer viaje institucional a México, en el que han cerrado 18 acuerdos entre empresas mexicanas y chinas. El calendario futuro de visitas, resalta, estará sujeto a la disponibilidad de los políticos chinos para salir del país. “Queremos hacer muchas cosas, pero el calendario depende del limitado número de veces que les permiten a los altos cargos salir del país, por lo que la gran mayoría de visitas en los próximos meses serán de carácter técnico”.