Gas Natural anuncia el cierre de la central de carbón de Anllares, en el Bierzo

Opta por mantener la de La Robla con una inversión medioambiental

Ha comunicado esta decisión a Energía y al Gobierno de Castilla y León

Gas Natural
Central de La Robla

Gas Natural Fenosa ha a comunicado el cierre de la central de carbón de Anllares, en la comarca de El Bierzo, en la que tiene una participación del 66,6% (el 33,3% restante, está en manos de Endesa), según adelantó hoy el Diario de León, que ha confirmado la compañía. 

Por contra, Gas Natural Fenosa realizará una gran inversión medioambiental, que no ha desvelado pero que podría superar fácilmente los 100 millones de euros, en la central de carbón nacional de La Robla. De esta manera, esta térmica convencional podrá seguir generando electricidad más allá del 1 de julio de 2020, fecha en la que finaliza el Plan Nacional Transitorio al que está acogida la central. La de Anllares dejaría de funcionar definitivamente en 2019.

La inversión en La Robla se destinará a una planta de desnitrificación de las emisiones, lo que permitirá a esta central leonesa cumplir con los límites que exige la Unión Europea a este tipo de plantas para que puedan alargar su vida útil. Según el diario leonés, la solicitud administrativa para la clausura de la central fue presentada el pasado 25 de mayo al Ministerio de Energía, que deberá autorizarla. También ha sido comunicada al Gobierno de Castilla y León y a los representantes de los trabajadores de la planta.

La intención de Gas Natural es recolocar a un tercio de la plantilla, que suma un total de 77 personas, y al resto se le ofrecerá un plan de bajas incentivadas y prejubilaciones.

Anllares tiene una potencia de 347 MW y comenzó a operar en el año 1982. No tiene ni planta desulfuradora ni desnitrificadora y la propia Gas Natural la considera ineficiente, ya que emite 1.500.000 toneladas al año de CO2, funcionando al 50%. Endesa también anunció recientemente el cierre de la central de Cubillos del Sil.

Inversiones eólicas

Tras difundirse la noticia, la energética que preside Isidro Fainé envió un comunicado de prensa en el que, para contrarrestar su efecto, subraya su apuesta por Castilla y León, comunidad en la que invertirá 200 millones de euros en casi un tercio (200 MW) de la capacidad total que ha obtenido en la reciente subasta de renovables (670 MW). Según la empresa, la construcción de los parques eólicos en Castilla y León implicará la creación de 500 puestos de trabajo directos e indirectos hasta 209.

Gas Natural Fenosa mantendrá operativa La Robla para lo que realizará la citada inversión para cumplir con la directiva europea de Emisiones Industriales y está finalizando el análisis de alternativas para la adaptación en el grupo 2 de la central para extender su operación más allá de2020, fecha en la que finaliza el denominado Plan Nacional Transitorio al que se acoge.

A este respecto, recuerda que ya realizó importantes inversiones en esta central para, por ejemplo, en una planta desulfuradora que le permite cumplir los límites de emisión de azufre marcados en la normativa europea, la creación de una infraestructura para el transporte del mineral y llevará a cabo nuevas inversiones adicionales para la desnitrificación de las emisiones.

Normas
Entra en El País para participar