Los eurobonos 'seguros' serían cualquier cosa menos eso

Las finanzas de la zona están interconectadas

S&P dice que podría darles el grado de inversión más bajo, BBB

El símbolo del euro, reflejado en un charco junto a la sede del BCE, en Fráncfort (Alemania).
El símbolo del euro, reflejado en un charco junto a la sede del BCE, en Fráncfort (Alemania).

Los llamados eurobonos seguros serían cualquier cosa menos eso. La Comisión Europea ha sugerido la creación de valores de bajo riesgo mediante la puesta en común de la deuda soberana. La idea es reducir la exposición de los bancos a los Gobiernos, pero hay obstáculos teóricos y prácticos.

Existe una razón de peso para crear una nueva clase de activos seguros en la zona euro, que carece del equivalente a los bonos de EE UU. Los bancos europeos están cargados de deuda nacional, lo cual pesa sobre su solvencia cuando la estabilidad soberana está en duda. Romper ese bucle es clave para estabilizar la unión bancaria. La manera más creíble de lograrlo sería que los países fuertes garantizaran la deuda de los más débiles. Pero Alemania se opone.

Así que la Comisión ha recurrido a la ingeniería financiera. La idea es agrupar los bonos emitidos por los diferentes países, y luego dividirlos en partescon distinto derecho preferencial sobre los valores subyacentes. Los dueños de los tramos sénior sólo estarían en riesgo si los incumplimientos erosionaran al resto.

Pero las finanzas de la zona euro están interconectadas. Si un país declarara un default o abandonara la moneda única, aumentaría la probabilidad de que otro hiciera lo mismo. Así que los bonos supuestamente seguros podrían noobtener un rating muy alto. S&P dice que podría darles el grado de inversión más bajo, BBB.

Incluso si se pudiera superar este obstáculo, seguiría siendo difícil encontrar compradores para los tramos de más riesgo. Los Gobiernos de la zona deben colectivamente 7,6 billones. Si se convirtieran en nuevos bonos y suponiendo que los tramos júnior absorbieran el primer 30% de pérdidas, estos equivaldrían a 2 billones. Serían especialmente difíciles de colocar cuando las finanzas de los Gobiernos se deterioraran. Los países más fuertes se enfrentarían a la presión de intervenir.

Una alternativa es seguir adelante con eurobonos adecuados, aunque eso requeriría que los países acordaran una política fiscal común, con duros límites a los gastos de los Gobiernos. La otra es limitar la exposición de los bancos a la deuda emitida por su propio país. Crear algo que no es realmente seguro sería un pobre sustituto.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de Cinco Días.

Normas