Para que se cierre el diferencial de comportamiento de Europa vs EEUU, se necesita que también lo hagan los beneficios

Históricamente, la correlación entre el comportamiento de los mercados y los beneficios empresariales de EEUU y de Europa ha sido altísima. En 2011, con la crisis soberana europea, se rompió esta correlación y mientras las bolsas estadounidenses se acercaban a sus máximos históricos, las bolsas europeas probaban los mínimos de 2008-2009.

El problema es que está justificado que el Stoxx 600 cotice un 30% por debajo de sus niveles máximos de 2007, y el S&P 500 cotice un 30% por encima de los máximos de 2007. Casi un 60% de diferencia de rentabilidad entre comprar empresas europeas o comprar empresas estadounidenses. La justificación no es otra que los beneficios. Las empresas que componen el S&P 500 ganan un 30% más de lo que ganaban en 2007 y las empresas que componen el Stoxx 600 un 25%... Todo dicho.

Ahora bien, ¿es razonable esperar que se cierre el gap de comportamiento en un horizonte temporal prudente? Para responder esta pregunta, tenemos que analizar los beneficios, es decir, ¿es razonable esperar que los beneficios de las empresas europeas van a recuperar el casi 60% de diferencia de crecimiento desde 2011?

Es muy probable que se cierre parte del gap creado, pero es igual de probable no esperar que se recupere todo. Una gran parte de los motivos por los que las compañías estadounidenses han ganado más dinero que las europeas viene determinado por la composición sectorial. Las compañías tecnológicas más grandes del mundo son estadounidenses, mientras que en Europa apenas destacan una decena por capitalización. Sin embargo, tres de los sectores con peores rendimientos de los 6 años tanto en caída de los beneficios como en comportamiento bursátil (financieras, materias primas y energéticas), son los sectores que mayor peso tienen en los índices europeos.

Para este año y posiblemente por algún año más, los beneficios de los tres sectores mencionados en Europa van a mejorar considerablemente, apoyados por el fuerte rebote de las materias primas desde el año pasado y la mejora del sector financiero. Estos tres sectores permitirán, en mi opinión, cerrar parcialmente el gap de comportamiento, pero Europa necesita compañías líderes en los sectores del futuro (tecnología, e-commerce, robótica, seguridad, salud, medicina, externacionalización, coche eléctrico, etc.) para que ganen peso y relevancia en los índices europeos y así poder competir con las empresas estadounidenses en el largo plazo. No es tarea fácil desde mi punto de vista.

Javier Galán | Gestor de Renta Variable Europea en Renta 4 Gestora SGIIC

Normas