Pablo Álvarez: “El vino puede ser rentable si se hacen bien las cosas”

Gestiona una de las mejores bodegas del mundo

Considera que hay que saber retirarse a tiempo

Pablo Álvarez: “El vino puede ser
rentable si se hacen bien las cosas”

Dice la leyenda que Pablo Álvarez, de 62 años, por ser el consejero delegado de Vega Sicilia, siempre tiene una mesa reservada en cualquier restaurante del planeta. No lo desmiente, aunque afirma que el nombre de la bodega siempre abre puertas. “Mucha gente habla de ello y eso es bueno, también los bodegueros de Ribera del Duero dicen estar al lado de nuestros viñedos como un signo de calidad”. El día que deje de escuchar esto, asegura, empezará a preocuparse. Mientras, gestiona la mítica bodega que su padre, David Álvarez, fundador del grupo Eulen, adquirió en 1982. El grupo empresarial, Tempos Vega Sicilia, cuenta con cinco bodegas, cuatro de ellas en España: Vega Sicilia, Alión –ambas en la Ribera del Duero–, Pintia –esta bajo la denominación de origen de Toro– y Benjamin de Rothschild & Vega Sicilia, en La Rioja. La quinta, Tokaj-Oremus, está en Hungría.

De todo ello habla en tono reposado bajo la cúpula del Hotel Palace de Madrid, en una visita relámpago a la capital para participar en una cata antes de iniciar un viaje de trabajo a Estados Unidos.

¿Qué significa Vega Sicilia en el sector?

Es una de las grandes: se encuentra entre las 10 bodegas más reconocidas a nivel mundial. No somos conscientes de cómo se nos percibe, porque los que trabajamos en ella estamos en el día a día, pero tenemos un enorme prestigio. Es una de las grandes marcas; suena mucho, aunque no tanto como el Real Madrid o el Barcelona.

¿Cómo se consigue ese reconocimiento?

Ofreciendo un vino de gran calidad. Un coleccionista de vinos brasileño, Celio Pinto, lo define como consistente. Tenemos fama de que todo lo que hacemos está bueno.. Cuando sacamos algo nuevo hay cierta expectación, pero es que lo que hacemos lo hacemos bien. Ocurrió cuando lanzamos Macan, que lo teníamos prácticamente vendido. Pero un buen vino no se hace en un año, y nuestra primera cosecha, que fue la de 2009, tiene que ser la peor cosecha de Macan. La base es la viña, en la que hemos invertido 14 años para tener 100 hectáreas.

Acaban de sacar la cosecha de 2013 de Macan y ya la tienen vendida. ¿La escasez contribuye a forjar parte de ese éxito?

Sí, está todo vendido. Ahora estamos en 110.000 botellas, pero llegaremos a las 320.000. Antes teníamos una bodega alquilada, pero ahora ya tenemos nuestra propia bodega y el año pasado ya hicimos 220.000 botellas que pondremos a la venta, de Macan Clásico, en 2021, y de Macan, en 2022. Hemos comprobado que la botella le viene bien a Macan y la dejaremos un año más. El año que viene sacaremos el 2014 del Clásico y el otro lo dejaremos un año más.

Vega Sicilia es una de las grandes marcas; suena mucho, aunque no tanto como el Real Madrido el Barcelona

En La Rioja están acompañados por otra familia reconocida en el mundo del vino, los Rothschild; ¿es importante encontrar un buen socio?

Ellos han aportado su nombre, que es mucho. Son propietarios de grandes vinos en el mundo, como Château Lafite. No es fácil tener un socio, ellos confían y nos dejan hacer. Están contentos. El matrimonio funciona, de momento. Encontrar una pareja siempre es complicado y un socio, también.

¿La paciencia es clave en este negocio?

Si, hay que tener mucha. Hay que empezar a hablar de años, porque en los negocios no se empieza a ganar dinero el primer día. En el vino, nosotros tenemos calculado que empiezas a ganar dinero al séptimo año después de empezar a vender.

¿Cómo se distribuyen las ventas?

El 60% se vende fuera y el resto en España. Esto ocurre en todos los vinos. Nuestros principales mercados son Suiza, Estados Unidos y México. España demanda mucho de nuestro vino, y una parte del vino que vendemos aquí sale fuera porque lo compran los turistas. Único [la joya de la bodega] se demanda más fuera y Valbuena, con el que nunca nos quitamos el sambenito de segundo vino, en España.

¿Por qué lo dice?

Porque Valbuena es algo más que un segundo vino. Lo que no vale para Único no vale tampoco para este. No es un vino inferior, como tampoco entiendo que se diga que Valbuena es mejor que el otro. Cuando pagas un dinero por una botella de vino te tiene que satisfacer. El vino es para disfrutar.

¿Son rentables?

Muy rentables. El vino puede ser muy rentable si se tiene paciencia y se hacen las cosas bien.

Después de la crisis, ¿se ha reorganizado el mapa bodeguero?

Se va reorganizando. Aquellos que han aguantado con la bodega se dan cuenta de que es un negocio del que hay que ocuparse. En Ribera del Duero se pasó de 14 bodegas a 300. También es verdad que no conozco ninguna bodega que haya cerrado; siguen estando ahí, funcionan, malvenden, pero no cierran, si acaso, hacen alianzas con otras bodegas.

¿Qué otras zonas vinícolas le parecen interesantes?

Jerez me parece muy interesante. Es un vino único, irrepetible, y es una pena que no se haya cuidado. Para mí las grandes zonas son Rioja y Ribera del Duero. También tenemos una bodega en Toro, pero el vino de esta zona no llegará a ser tan grande como los otros. En España se hacen buenos vinos, es un sector en el que está todo inventado, aunque el mejor vino está por llegar.

¿Qué ha aportado usted a este sector?

A mí me ha dado la vida, una profesión, aunque espero no estar muchos más años. Más allá de los 70 años creo que no estaré, me tengo que retirar. Llega un momento en que en el mundo del vino te pasean. Nadie sabe quién está detrás de un coche, pero detrás del vino sí se sabe. A Vega Sicilia lo hemos colocado en estos años, desde el 82, en su mejor momento, y yo espero, si lo hacemos bien, dejarlo con una o dos bodegas más, aunque hacer una bodega lleva toda la vida.

¿Existe relevo generacional dentro de la familia?

La familia debe seguir, bien mis hijos o algún sobrino, pero tienen que valer y estar preparados. Para tomar el relevo hay cantidad y esperamos que haya calidad. Si la familia lo hace bien, continuará; si no, es mejor vender. No todo el mundo consigue hacer esos cambios bien.

Hablando de familia, ¿los líos familiares del pasado están olvidados? [Durante años la familia estuvo dividida en dos bandos, en una lucha por el control de Eulen y El Enebro, propietaria de Vega Sicilia].

Estas cosas no se olvidan nunca, todavía estamos con los coletazos. El problema era con nuestro padre, que murió, pero hay que saber retirarse. La medicina ha logrado avances, como alargar la vida del cuerpo, pero no de la mente. La enseñanza es que no sabemos cuál es el problema con una persona de 80 años. La vida permanentemente te enseña, pero desgraciadamente, en este caso, no ha habido nada que aprender.

Normas