Fifty Best Restaurants

Qué le ocurre a la gastronomía española

Eleven Madison Park, mejor restaurante

El Celler de Can Roca, en el tercer puesto

Eleven Madison Park
Daniel Humm, cocinero de Eleven Madison Park. Getty

Directamente desde el puesto tercero, el restaurante Eleven Madison Park, de Nueva York, se coronó ayer como mejor restaurante del mundo en el Royal Exhibition Building de Melbourne (Australia), donde se dio a conocer la lista de The World’s 50 Best Restaurants de 2017, conocidos como los premios Oscar de la gastronomía. Es la consagración de un chef de origen suizo, Daniel Humm, que desde 2006 gestiona la cocina de este restaurante, ubicado en el edificio Art Deco del Metropolitan Life, y que rinde homenaje a la tradición culinaria de Nueva York. Cuatro años después de tomar las riendas de Eleven Madison Park, del que es copropietario desde 2011 con su socio Will Guidara, ya entró en el puesto 50 en esta clasificación, elaborada por la revista británica Restaurant.

Y desde ese momento no ha parado de ascender peldaños. Con este movimiento, el título de mejor restaurante se traslada a América, donde no estaba desde 2004: The French Laundry, de Thomas Keller, obtuvo tal reconocimiento en la primera edición de estos premios, en 2003. Desde entonces, el mejor restaurante del mundo se había quedado en Europa, al lograr el británico The Fat Duck en 2005 esta distinción, que pasó dos años más tarde a elBulli, que colocó a España con Ferran Adrià en cabeza de la vanguardia culinaria. En 2010 recogió el testigo el danés Noma, y en 2013 volvió a España con El Celler de Can Roca, que ayer descendió del segundo puesto, que ocupaba desde el año pasado, cuando fue destronado por Osteria Francescana, en Módena (Italia), al tercero.

El descenso de los hermanos Roca no es el único que se produce entre los restaurantes españoles. Mugaritz, (Renteria, Guipúzcoa) baja del séptimo puesto al noveno, también Azurmendi, de Eneko Atxa, en Bilbao, desciende en esta edición al puesto 38, desde el escalón 16, que ocupó en la clasificación del año pasado. Y Arzak ha pasado del puesto 21 de 2016, al 30 en la lista de este año. El ascenso más significativo en esta edición ha sido el del Asador Etxebarri, en Axpe (Vizcaya), donde Bittor Arginzoniz juega con gran destreza con el producto y las brasas: sube a la sexta posición desde el décimo puesto. Por su lado, Tickets, de Albert Adrià va subiendo peldaños, del 29 al 25. Y la esperanza está puesta en el hermano de Ferran Adrià, que este año ha abierto Enigma en Barcelona, un restaurante pensado y diseñado, con los últimos avances tecnológicos en domótica y un interiorismo a cargo de RCR, reciente ganador del premio Pritzker 2017, para seguir la estela de elBulli.

Como todas las listas, la de los mejores restaurantes es discutida, debido a que atiende a intereses más allá de los puramente gastronómicos. Incluso Ferran Adrià dijo de ella que era asesina. Se basa en valoraciones y votos efectuadas por cerca de mil expertos del sector gastronómico internacional. Pero la pregunta que muchos se hacen, es en qué varia un restaurante de este nivel de un año a otro. ¿Es peor El Celler de Can Roca este año que el año pasado? Joan Roca lo tiene claro: “no se trata de ser el mejor, sino el más auténtico”.

Normas