Tribunales

Deloitte se apoya en la CNMV y el Banco de España para pedir su desimputación en el caso Bankia

La auditora ve probado que actuó correctamente y que las cuentas eran válidas

Deloitte
Una de las sedes de Deloitte. Reuters

Deloitte, la firma que ejerció de auditora durante la salida a Bolsa de Bankia, en julio de 2011, ha solicitado este viernes a la Audiencia Nacional que se anule la imputación que pesa sobre ella en la causa que investiga el debut bursátil de la entidad que acabó nacionalizada.

La auditora, según fuentes judiciales, ha presentado un escrito en este sentido este viernes ante el juez instructor del caso, Fernando Andreu. La solicitud ha sido replicada por el socio de Deloitte que firmó las cuentas de Bankia, Francisco Celma, que también reclama ser desimputado.

Estas mismas voces revelan que los principales argumentos de la auditora para reclamar la desimputación son que todas las diligencias de la investigación, que en principio habrían concluido tras escuchar en las últimas semanas a los responsables de supervisión imputados, pondrían de manifiesto la corrección de la actuación de Deloitte y en ningún caso revelan que haya cometido un hecho delictivo.

Bajo esta premisa, la auditora defiende que las pruebas practicadas revelan que las cuentas de la entidad se ajustaban a la normativa contable, si bien los inspectores del Banco de España que ejercen como peritos judiciales sostienen que el folleto con el que Bankia salio a Bolsa contenía información contable que no casaba con la realidad.

La auditora apoya su petición en las declaraciones realizadas en las últimas semanas por los exresponsables de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) imputados en la causa, el expresidente Julio Segura y quien fuera su segundo, Fernando Restoy, así como en la de los antiguos responsables del Banco de España investigados.

En concreto, la auditora expone que tanto Restoy como Segura dejaron claro que no hubo un problema de falta de independencia por parte d ela auditora, puesto que si hubiera habido dudas, la CNMV hubiera impedido que se le encargaran las labores desarrolladas.

Del mismo modo, la auditora sostiene que la versión de los representantes del Banco de España, entre quienes están imputados el exgobernador Miguel Ángel Fernández Ordóñez, coincide en resaltar la validez de las cuentas de Bankia a marzo de 2011 y la existencia de provisiones suficientes.

Incluso José Antonio Casaus, que advirtió a sus superiores de la debacle antes de la salida a Bolsa en unos correos por los que han acabado imputados, reconoce la existencia de este colchón de provisiones, lo que en opinión de Deloitte deja claro que su labor fue correcta.

Normas