Sector público

Solo las regiones logran ampliar un 0,26% sus plantillas a julio

Desde enero de 2012 los empleados públicos totales se han reducido un 6,07%

El 74,74% de los funcionarios de los ministerios y organismos autónomos tiene entre 40 y 59 años

Evolución del personal al servicio de las AA PP Ampliar foto

La mejora del empleo se resiste a llegar al sector público, a tenor de las últimas cifras publicadas ayer por el Boletín estadístico del personal al servicio de las Administraciones Públicas. Las comunidades autónomas fueron la única administración que de enero a julio pasados logró incrementar el número de efectivos en apenas 3.367 trabajadores, un 0,26% más. La Administración central perdió un 0,23% de empleados y los ayuntamientos, un 0,18%.

En España, con fecha 1 de julio pasado, trabajaban al servicio de las Administraciones Públicas un total de 2,52 millones de empleados, cifra que se reduce a 1.993.667 ocupados si se excluyen los cabildos, diputaciones y consejos insulares y tampoco se tiene en cuenta el personal adscrito a las universidades o a las entidades públicas empresariales y demás organismos públicos.

Pues bien, aunque esa cifra de 1,99 millones es un 0,08% superior a la registrada seis meses antes (1 enero de 2016), lo cierto es que ese exiguo aumento agregado es debido en exclusiva al incremento del empleo que se registra en las comunidades autónomas, que crece a tasas del 0,26% en el semestre y al repunte de los trabajadores de universidades, que suman un 3,23% más, nada menos que 4.778 efectivos adicionales.

En la Administración general del Estado (AGE) el número de empleados a 1 de julio pasado cerró en 208.573, después de perder otros 473 puestos, un 0,23% en términos relativos y se mantiene en mínimos de los últimos años. Se trata, sin duda, del nivel de la Administración que más empleo ha perdido por el proceso de descentralización llevado a cabo en las últimas décadas y por la rigurosa aplicación de una tasa de reposición mínima desde que comenzó la crisis para poder cumplir con los criterios de estabilidad presupuestaria.

Evolución efectivos

Por su parte, las comunidades autónomas contaban en la citada fecha con una plantilla total de 1.298.132 trabajadores, un 0,26% más que seis meses atrás, si bien todavía no han recuperado los niveles de empleo máximos alcanzados en 2012. Los ayuntamientos, que hoy por hoy son la administración con unas cuentas más saneadas, también continúan ajustando sus plantillas y en julio pasado contaban con 486.962 efectivos, un 0,18% menos que a comienzos de este ejercicio.

Aunque esos recortes de plantilla podrían parecer mínimos respecto a los que han aplicado miles de empresas privadas durante los peores años de la crisis, lo cierto es que hay que tomar las cifras en términos agregados y comprobar cuál ha sido la evolución del empleo público desde el 1 de enero hasta el 1 de julio pasado. En dicho periodo, el número de trabajadores públicos se ha reducido en 163.018 personas, lo que representa un recorte del 6,07%.

Por tipos de Administración, en la estatal la plantilla global disminuyó en esos cuatro años y medio en un total de 57.547 empleados, un 9,89% en términos relativos. La administración local fue la segunda que más empleo perdió en idéntico periodo, con 49.387 ocupados menos, y una merma del 8,27% en términos relativos. Las comunidades autónomas también cuentan hoy con menos plantilla que en enero de 2012, con 53.751 trabajadores menos, que representa un ajuste del 3,98% y, por último, las universidades también han visto cómo sus empleados se recortaban en 2.333 personas, un 1,51% menos.

En cuanto a cuál es la composición actual de la plantilla de toda la Administración, los datos facilitados por el Ministerio de Hacienda revelan que el 60,84% de los empleados públicos es funcionario, mientras que el personal laboral representa el 23,5% y el resto del personal supone el 15,66%. Un 45,25% de los trabajadores del sector público son hombres, mientras el 54,75% restante son mujeres.

Dentro de la Administración general del Estado, Hacienda ha elaborado el perfil tipo de los 190.858 empleados que forman parte de las plantillas de los ministerios, organismos autónomos y áreas de actividad. De ellos, el 71,25% es funcionario y el personal laboral se eleva al 26,43%; el resto del personal apenas supone el 2,31%. En cuanto a la propoción por sexo, está ligeramente más igualada que en el cómputo de toda la Administración, puesto que el 51,6% son mujeres y el 48,3%, hombres.

Sí llama la atención que el 74,74% de los trabajadores cuenta con una edad comprendida entre los 40 y los 59 años, lo que, según los sindicatos, da idea de la necesidad que existe en muchos departamentos de rejuvenecer las plantillas después de la congelación de la oferta de empleo público de los últimos años.

Normas