Fondos de inversión

El éxito de la gestión flexible en M&G Investments

El gestor cree que las valoraciones actuales son el mejor predictor de rentabilidades futuras

Agentes de Bolsa realizan su trabajo en el parqué de Fráncfort
Agentes de Bolsa realizan su trabajo en el parqué de Fráncfort EFE

M&G Investment, perteneciente al grupo Prudencial, es una de las gestoras más reputadas del continente europeo, con más de 300.000 millones de euros bajo gestión. Con una fuerte presencia en el mercado español desde la década pasada, tiene en plantilla varios de los gestores más reputados de la industria, tanto en el mundo de la renta fija como en el de la renta variable. Así mismo, posee uno de los equipos más consistentes en el área de asignación de activos.
El M&G Dynamic Allocation se enmarca dentro de esta última categoría de activos. Se trata de un fondo con una estrategia multiactivo (mixto) diseñada para inversores cuyo objetivo primordial sea equilibrar el potencial de crecimiento de la renta variable con un enfoque diversificado de gestión del riesgo.

Gestionado desde el origen, a finales de 2009, por el equipo de Multi Activos, destaca la figura de Juan Nevado como co-gestor principal del fondo. Juan lleva en la firma desde finales de la década de los 80, principalmente en el área de multiactivos y es responsable del fondo desde Enero de 2011. Previamente trabajó como economista en Bank of Montreal y en Commodities Research Unit. Se formó tanto en la London School of Economics como en la Warwick University. Los activos del fondo superan en la actualidad los 3.000 millones de euros, con un fortísimo crecimiento en los últimos dos años.

El objetivo del fondo es proporcionar rentabilidades entre el 5%-10% en el medio plazo, con un objetivo de volatilidad del 5%-12%. Aunque obviamente no está garantizado, es deseo del equipo gestor la obtención de rentabilidades positivas en ciclos de tres años.

La política de inversión está diseñada para poder comprar y vender todos los activos financieros aptos en su justo momento, todo ello desde un punto de vista de valoración fundamental y teniendo en cuenta su media histórica. No pretende predecir comportamientos macroeconómicos en ningún caso, sino que las valoraciones actuales son el mejor predictor de las posibles rentabilidades futuras. Bajo esta máxima se construye la cartera principal del fondo sobre la que pivota decisiones más de corto plazo y tácticas basadas en “behavioural factors”.

Una correcta diversificación entre estos dos tipos de decisiones, poco correlacionadas entre sí, es el objetivo de la construcción de la cartera. El tamaño de la posición por activo dependerá de la convicción que el gestor tenga sobre la misma, y su aportación en términos de volatilidad y correlación. Se pueden tomar posiciones de valor relativo, pero la posición neta por clase de activo genérica siempre será positiva. La monitorización constante de la cartera es clave para observar posibles cambios en los patrones de correlación. Por tipos de activos, podemos decir que los activos de renta variable oscilarán entre el 20% y el 60%, con un punto de neutralidad del 40%. La parte de renta fija se situará sobre el 50%, con unos rangos entre el 0% y el 80%. Para el resto de activos, se mantendrá una posición alrededor del 10%.

Desde que se creó el fondo, a finales del 2009, el fondo ha obtenido una rentabilidad anualizada cercana al 7%, con una volatilidad en el entorno del 9%. Por tipo de activos podemos decir que aproximadamente el 50% de la rentabilidad ha venido de la renta variable. El resto de tipos de activos, bonos gubernamentales, bonos corporativos, alternativos (inmobiliario e instrumentos convertibles) y liquidez y divisas también han aportado al conjunto de la cartera, pero en menos medida.

Con los últimos datos disponibles, el fondo mantiene un peso en renta variable del 40%, con especial hincapié en Europa, Japón y Reino Unido. Destaca la posición neutral en Estados Unidos. En cuanto a renta fija destaca la posición corta en bonos americanos e ingleses y la posición neutral en Europa. Por el contrario, destaca la apuesta por los bonos corporativos tanto de Investment Grade como de High Yield. A nivel de divisas, y tomando como referencia el euro, está ligeramente largo del dólar americano y la libra esterlina, en torno a un 7% en cada una de ellas. En la parte corta, destaca el 6% en la divisa china y el 4% en el yen japonés.

En definitiva, se trata de un fondo con una estrategia consistente de inversión, que combina posiciones basadas en el análisis tanto en el corto como en el medio largo plazo, apto para todas las fases del ciclo económico y con unos resultados excelentes .

Normas