Breakingviews

La Casa Blanca se aleja de Silicon Valley

El presidente electo ha atacado duramente a empresas del sector, como Apple, IBM y Amazon

El empresario e inversor Peter Thiel.
El empresario e inversor Peter Thiel.

A Silicon Valley le ha ido bien en general con Barack Obama. Pero su relación con el presidente electo Donald Trump, que ha criticado duramente a Apple o Amazon, es casi inexistente.

Obama es desde hace tiempo fan de la industria tecnológica. El cofundador de Facebook Chris Hughes le ayudó a construir la plataforma digital de su primera campaña presidencial. Luego, contrató a Megan Smith, una estrella emergente de Google, como la primera directora de tecnología del gobierno de EE UU. Y varios funcionarios de su administración se pasaron al sector.

Obama ha sido también un aliado de la industria en asuntos que le afectan. Defendió el programa de vigilancia masiva del gobierno, pero propugnó más restricciones en la recolección de datos. También presionó con éxito a favor de la neutralidad de red.

Silicon Valley, en cambio, se negó a apoyar a Trump, y no está familiarizado con sus asesores. El próximo comandante en jefe ha criticado repetidamente a Amazon, diciendo que tiene un “enorme problema antimonopolio”. Su dueño, Jeff Bezos, también lo es del Washington Post, que ha publicado noticias críticas sobre Trump. Éste también ha criticado a IBM por trasladar empleos fuera de EE UU.

Peter Thiel es el único líder del sector que ha apoyado públicamente a Trump

Asimismo, ha defendido aumentar la vigilancia gubernamental e incluso ha pedido un boicot a Apple por negarse a ayudar al FBI a desbloquear un iPhone durante la investigación de un tiroteo masivo. El ex alcalde de Nueva York, Rudy Giuliani, que suena para fiscal general, defiende políticas duras de ley y orden.

La industria necesita construir rápidamente lazos con Trump. Un posible emisario es Peter Thiel, el único líder del sector que le ha apoyado públicamente. Un tema en el que las dos partes podrían ponerse de acuerdo es la reforma tributaria que pretende el presidente electo. Apple se ha quejado de las normas que incentivan a las empresas a mantener el efectivo en el extranjero.

Silicon Valley ya lleva varios años aumentando su presencia en Washington y su presión sobre los presupuestos. Desplegar algunos de sus considerables recursos para llevarse bien con el equipo de Trump sería una medida inteligente para ayudar a compensar posibles perturbaciones por decreto.

Normas