Industria turística

¿Cuál es el impacto real de Airbnb en los hoteleros?

Página de inicio de Airbnb.
Página de inicio de Airbnb.

Competencia desleal y oferta de plazas de alojamiento fuera de la ley son algunas de las críticas que los hoteleros suelen hacer contra las plataformas de alojamiento turístico como Airbnb y Homeaway.

El consejero delegado de Meliá tildó a Airbnb en febrero como “el mayor riesgo para el negocio hotelero mundial” y alertó que las cadenas hoteleras más afectadas por el boom de esta plataforma son las que se han focalizado en ofrecer alojamiento básico para competir con precios.

Ahora, un informe publicado por la consultora STR pone en duda el impacto real de la plataforma en las cadenas hoteleras. El informe se basa en un estudio del comportamiento hotelero de 13 ciudades, seis de ellas. Entre ellas está Barcelona, ciudad que está cuestionando su modelo turístico.

Airbnb cuenta con una cartera de 2,3 millones de alojamientos en más de 34.000 ciudades de todo el mundo, localizadas en 191 países. Una cifra que más que duplica a las 1,1 millones de habitaciones que posee el grupo hotelero más grande, Marriott, tras la integración con Starwood. Y deja muy atrás a los otros grandes grupos hoteleros como Hilton (769.000 habitaciones), Intercontinental (716.000) y Wyndham (673.000).

Consolidación de plataformas en Europa

El mercado de las plataformas de alquileres turísticos está en pleno proceso de consolidación. Si a finales de 2015 el grupo turístico Expedia (Trivago) anunció la compra de Homeaway por 3.600 millones, en los últimos días se ha cerrado la integración entre dos de sus principales competidores europeos.

Las plataformas alemanas Windu y 9flats se han fusionado, aunque no se ha detallado el importe al que asciende la operación. Entre las dos cuentan con una cartera de alojamientos de más de 500.000, muy lejos de los 2,3 millones de Airbnb o el millón de Homeaway.

Sin embargo, STR afirma en su estudio que es difícil comparar las "manzanas con naranjas" y explica que se trata de alojamientos diferentes, por lo que ha quitado del listado las viviendas que no están disponibles en la actualidad para el alquiler y las habitaciones compartidas, y se plantea si deben estar incluidas o no las habitaciones en viviendas con baño compartido, aunque opta por dejarlas al entender que pueden competir con alojamientos 'low cost'.

Con estos cálculos, la consultora reduce el número de alojamientos ofertados en Airbnb que sí son una competencia para la industria hotelera a 981.000, un 43% del total. STR va más allá y reconoce que incluso ese número podría estar inflado, teniendo en cuenta que la plataforma ofrece como alojamientos desde casas en árboles a caravanas o castillos, y que algunas solo están disponibles para unas pocas noches al año.

STR analiza cuál es la competencia que realiza Airbnb a los hoteles y explica que los destinos con mayor ocupación hotelera, entre los que está Barcelona, son también los que tienen más ocupación en Airbnb, dando como una posible justificación que la plataforma está recogiendo el exceso de demanda.

El caso español

La patronal turística, Exceltur, publicó un informe el año pasado en el que calculaba en 2,7 millones la oferta de plazas de los alojamientos turísticos en España, frente a las 2.4 millones de plazas regladas y aseguraba que una parte relevante de ellas eran ilegales y que de pasar a la legalidad su contribución fiscal podría ascender a 800 millones de euros anuales.

En el informe, Exceltur realizaba una serie de recomendaciones a las administraciones entre las que estaban la lucha contra la economía sumergida y una mayor equidad con el resto de actores en juego y la garantía de los derechos de los consumidores.

Frente a la postura mantenida por Exceltur, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) defiende que el fenómeno de la economía colaborativa "es imparable" y se personó para que la justicia tumbara la normativa madrileña que regulaba el alquiler vacacional al entender que la imposición de un mínimo de cinco noches de reserva iba en contra de la competencia.

Normas