Pepe Álvarez, secretario general de UGT

“UGT tiene que pisar más fábricas y menos moquetas”

El líder sindical quiere recuperar la confianza de los trabajadores en UGT

Cree que los salarios pueden subir un 4%

UGT
Josep María Álvarez, secretario general de UGT.

No quiere atribuirse el mérito pero Pepe Álvarez (Belmonte de Miranda, Asturias, 1956) dice que desde su llegada a UGT, hace seis meses, el sindicato empieza a recuperar la movilización. Cree que España podría permitirse subidas salariales del 4% y que recuperar la prevalencia de los convenios sectoriales es lo más urgente.

Pregunta. ¿Qué balance hace de sus primeros seis meses al frente de UGT?

Respuesta. Institucionalmente ha estado todo parado y no hemos podido hacer nada. Pero internamente han sido meses muy intensos, hemos renovado todas las organizaciones.

P. Y en ese proceso de tantos cambios no ha habido mucho ruido...

r. Eso ya estaba previsto, UGT tiene por tradición que cuando acaba el congreso la gente se pone a remar en la misma dirección. Pasó hace 22 años cuando salió elegido Cándido Méndez con polémica y ha vuelto a pasar ahora.

P. Más allá de la reorganización interna, UGT se puso como tarea recuperar la confianza de los trabajadores ¿que se está haciendo?

r. Se ha generado una explosión interna de ilusión dentro de UGT y hay una cosa que no hemos perdido que es la confianza de los delegados en el sindicato. Nuestro primer trabajo es cómo hacemos que ese delegado, que es quien sigue confiando en la organización, lo materialice y traslade al resto de los trabajadores. Eso será muy costoso para los dirigentes porque vamos a tener que pisar más fábricas y menos moquetas. Así haremos que los delegados transformen su confianza en ilusión y en ganas. Sin olvidar las propuestas.

P. ¿Qué propuestas?

r. Propuestas sin complejos. Hay quien me ridiculiza por decir que los robots tienen que pagar a la Seguridad Social. Pero tenemos que ver cómo, de manera fácil, la gente nos entiende. También tenemos que ver a qué nos dedicamos porque a lo mejor hay actividades que hay que dejar de hacer y centrarnos en la asesoría jurídica y la atención al delegado y el trabajador.

P. Los sindicatos habéis empezado a negociar con la patronal un nuevo acuerdo de convenios ¿se va a notar su incorporación a esa mesa donde se negocian los salarios?

r. Es evidente es que estamos en un cambio de ciclo. Si los empresarios quieren firmar tendremos que cambiar el acuerdo de negociación colectiva. No se puede firmar un pacto para subir salarios un 1,5% para este año, que ya es muy ajustado, y que se esté firmando el 1,05%.

P. Es la primera vez que ocurre eso ¿por qué hay esa diferencia entre lo que acuerdan las cúpulas y lo que se pacta en las empresas?

r. Lo que está pasando es que en las empresas hay una desmovilización (sindical) que están aprovechando para no subir los salarios.

P. Entonces no sirven de nada las directrices que dan las cúpulas...

r. Con la patronal no se puede hablar sólo de aumentos de salarios. Hay que ver si como dicen no les gustan las empresas de servicios integrales, que son las que están tirando a la baja de todos los salarios y empeorando las condiciones laborales. Si es así habrá que adoptar iniciativas legislativas.

P. ¿Qué tipo de iniciativas?

r. Volver a la prevalencia de los convenios sectoriales sobre los convenios de empresa es lo más urgente que hay que hacer. Y en relación a los salarios empieza a haber condiciones objetivas de movilización. Para la gente, la amenaza de que hay que subir menos los salarios para no perder el empleo se ha acabado.

P. ¿Se ha superado ya el miedo a perder el empleo?

r. Vamos a intentar que eso no presida las negociaciones con la patronal. Hasta el presidente del BCE ha pedido que suban los salarios. Aunque vamos a seguir con la moderación salarial.

P. ¿Qué es para UGTmoderación salarial? ¿El 4% que han manejado internamente?

r. Con un PIB por encima del 3% y con varios años de congelación salarial a mi me parece que una subida del 4% sí es moderada. Aunque en estos momentos no manejamos dígitos, hay que empezar demandando cierta alegría.

P. Parece que los precios empiezan a subir... ¿Retomarán las cláusulas de garantía salarial?

r. Sin lugar a dudas. Aunque recuperen el 100% desde el primer momento.

P Usted ha dicho que junto a la recuperación de la confianza de los trabajadores el otro gran trabajo que tiene que hacer UGTtiene que ver con los escándalos ...

r. Sí, aunque nunca vamos a tener la garantía de que no haya algún miembro del sindicato que tenga algún comportamiento deshonesto. Por eso pido a la gente que si esto ocurre, nos lo diga; que lo denuncie. Y lo único que puedo garantizar es que si la dirección del sindicato detecta uno de estos comportamientos deshonestos lo perseguirá y erradicará.

P. ¿Por qué no se puede comprometer a prevenir estos casos?

r. Cuando un sindicato se construye desde abajo tiene mucho nivel de autonomía, y lo contrario son estructuras leninistas y yo creo que hay que mantener las estructuras democráticas de abajo hacia arriba en el sindicato. Así se acordó en el último congreso. Por eso es complicado garantizar desde arriba que no pasa nada abajo. Lo único que podemos hacer es garantizar que si pasa se corregirá.

P. Una de las vías por las que llegaron los escándalos fue por la gestión del dinero de la formación ¿le gusta a UGT el nuevo modelo?

r. No tengo constancia de que la formación sea una vía de financiación del sindicato. Dicho esto, para nada estamos de acuerdo con el nuevo modelo de formación de los trabajadores. El Gobierno podrá tomar las decisiones que quiera pero siempre defenderemos que la cuota de formación del trabajador la tienen que controlar los trabajadores. Con transparencia y concurrencia competitiva;pero no puede ser que la libre concurrencia de la formación a las academias de los amigos de los amigos.

P. ¿Planea el sindicato ayudar a que los trabajadores temporales demanden ?

r. Sí, ofreceremos la posibilidad de que todo el que haya tenido un contrato temporal –ordinario o interino– pueda plantear un recurso. Y, sinceramente, tienen muchas posibilidades de éxito.

P. ¿Podría UGT aceptar la descausalización de los contratos temporales a cambio de ponerles más límites?

r. No lo veo. Los límites se quitan fácilmente.

 

La relación con el PSOE ya no es la misma

“Se que cuesta creerlo pero la situación que atraviesa el Partido Socialista me coge bastante alejado de la relación que la gente sospecha que hay entre la UGT y el PSOE”, asegura Josep María Álvarez. Es más, el nuevo líder ugetista asegura desconocer si dicha relación para algunos hasta simbiótica “ha existido alguna vez” pero, desde luego, ya no es la misma. No obstante, a pesar de este empeño en desvincular ambas organizaciones, Álvarez, lamentó la situación que viven los socialistas “porque afecta a todo el país”. Aunque manifestó que vive la polémica con “un respeto escrupuloso a las organizaciones:de la misma manera que no toleraría que nadie se meta en la UGT, yo no me meto en la vida orgánica de nadie”.

En cualquier caso, reconoció que “hay mucha doble militancia porque el fenómeno Podemos aún es nuevo, pero dentro de unos años esto habrá cambiado” porque –admitió– aspira a que “UGT sea un referente para la gente de podemos”.

Álvarez también reconoció que a él y a su equipo les está costando encajar bien con la dirección de Comisiones Obreras. Pero “hay voluntad por las dos partes así que con CC OO nos vamos a entender”, concluyó. De hecho, una de las cuestiones en las que ambos sindicatos deberán ir de la mano, además de los salarios, será la reforma de las pensiones. En este sentido, Álvarez defendió que “hay que ver de donde se saca más dinero”. Y abogó porque el Estado costee progresivamente las pensiones de viudedad y orfandad, pero manteniéndolas en el sistema;eliminar las subvenciones a la contratación;y destopar la cotización y la pensión máxima.

Normas