SMS premium
burguer king

La estafa de los cupones del Burger King ataca de nuevo por WhatsApp

Un 'nuevo tipo' de estafa está funcionando especialmente bien en las redes sociales, y también a través de aplicaciones de mensajería instantánea como WhatsApp. Se basa en hacer creer a los usuarios -víctimas de la estafa- que han recibido un cupón de descuento, o un vale con valor económico para canjear en determinados comercios. Y si hace algunos días la Policía Nacional alertaba en redes sociales de que se estaba haciendo con Zara y Mercadona, ahora el caso se centra en la cadena de restauración de 'comida rápida' Burger King, aunque no es la primera vez que ocurre.

El Burger King vuelve a convertirse en cebo de una estafa basada en 'cupones de descuento', de moda en los últimos meses

Lo que reciben las víctimas de este tipo de estafa es un falso cupón de descuento o vale canjeable, con diferentes valores, en el que se describe su supuesta validez. Pero el vale, que habitualmente viene acompañado de un código de barras o un código QR para hacer creer a sus víctimas que se puede escanear en el comercio en cuestión, lo que nos incita es a introducir datos personales en un enlace -dirección URL- que se envía acompañando a la fotografía del documento.

En este enlace la 'fórmula' puede variar en función de la estafa en concreto, pero lo más habitual es que se solicite a la víctima introducir datos personales. Y entre los datos personales, uno de los puntos críticos es el número de teléfono de la persona. Al introducirlo y pulsar sobre 'enviar', o cualquier otro botón similar, se aceptan las condiciones no del vale de descuento, sino de un servicio de suscripción premium a través de mensajes SMS, con un alto precio por cada uno para alcanzar hasta 40 euros mensuales de gasto no deseado.

Evidentemente, estos cupones no tienen validez alguna. Las marcas y empresas afectadas por estas estafas, que son utilizadas como reclamo, suelen alertar del problema a través de sus redes sociales, como hace también la Policía Nacional en Twitter, pero hay que tener cuidado y confiar únicamente en fuentes directas. Para ello, este tipo de compañías cuenta, además, con sus propias aplicaciones en las que distribuyen sus descuentos y promociones reales.

Normas