Cuando el cultivo de cacao sirve para sostener el medio ambiente

Grupo Mondelez invertirá 350 millones de euros en el programa Cocoa Life hasta 2022

Agricultores recolectando semillas de cacao
Agricultores recolectando semillas de cacao

Sin cacao, no hay chocolate; sin una futura generación de agricultores de cacao, no hay cacao. Bajo este lema grupo Mondelez, propietario de Oreo, Milka o Toblerone, entre otras marcas, ha puesto en marcha el programa Cocoa Life.

Una iniciativa que tiene como objetivo mejorar la vida de las comunidades productoras de cacao así como llevar a cabo un aprovechamiento de las materias primas de manera respetuosa con el medio ambiente.

“Este proyecto surge por la inquietud de la compañía y el foco estratégico que tiene el grupo sobre la sostenibilidad de las materias primas”, explica Ricardo Hernández, director de asuntos corporativos para el sur de Europa de la compañía, quién añade que, siendo uno de los principales compradores internacionales de cacao, tienen capacidad de contribuir a cambiar las cosas.

Lanzado en 2012, el enfoque del programa se basa en conectar el trabajo de los agricultores con el desarrollo de la comunidad. Para ello, la compañía estadounidense se encarga de aportar todas las herramientas necesarias a este colectivo, para que de esta manera, puedan llevar a cabo las labores de cultivo así como la recolección de las semillas de cacao.

“Nosotros nos encargamos de la gestión del proyecto, pero la capacidad de organización de las ONG nos ayuda mucho”, sostienen Fernández. Save The Children, Solidaridad o Care Internacional son algunas de ellas.

En total, Cocoa Life invertirá más de 400 millones de dólares, unos 350 millones de euros hasta 2022, con el propósito de instruir alrededor de 200.000 agricultores y beneficiar, así, a más de un millón de personas en los países en los que se lleva a cabo este proyecto. Costa de Marfil, Indonesia, República Dominicana, India, Brasil son cinco de los seis países en los que Mondelez ha puesto en marcha esta idea. El otro, Ghana, destaca porque en ese país se han incrementado los ingresos de los agricultores en un 49%.

La piedra angular del plan, gira en torno a la sostenibilidad. Y es que el cacao que cultivan estas comunidades evita el uso de pesticidas o el empleo de técnicas en la recolección de la cosecha más eficientes. entre otras medidas. Según datos aportados por la propia compañía, el 21% del cacao que usa Mondelez para elaborar sus productos se realiza de manera respetuosa con el medio ambiente.

Para conseguirlo, la firma de chocolate destina gran parte de los recursos de este programa a formar a las nuevas generaciones de agricultores. De cara a 2022 el objetivo que se ha marcado el grupo de confitería es conseguir que 200.000 agricultores puedan tener tierras propias.

A finales del año pasado, 76.700 agricultores en más de 795 comunidades dedicadas al cultivo se habían beneficiado de este programa.“Queremos formar a las nuevas generaciones de agricultores”, explican desde la compañía, desde la que inciden en el envejecimiento de la población en este sector.

La erradicación del trabajo infantil es otro de los puntos que la cadena encabezada por Irene Rosenfeld intenta combatir a través de Cocoa Life. En concreto, Mondelez está desarrollando talleres sobre derechos de la infancia así como de desarrollo infantil en el que ya han participado un total de 1325 alumnos.

También imparten clases de aritmética, lectura y redacción. “Aspiramos a mantener este proyecto en el tiempo”, apostilla Ricardo Hernández, quién también espera que esta forma de gestionar el cultivo de cacao perdure en el tiempo.

Normas