Destinos

Un paraíso para vivir en pareja

Disfrute de descensos de barrancos, paseos en velero, rutas en bicicleta y paisajes submarinos en Islas Baleares.

Ciutadella de Menorca
Un paraíso para vivir en pareja

Sin moverse de España, le proponemos terminar los últimos días de verano con su pareja en las Islas Baleares. Mallorca, Menorca, Ibiza y Formentera le darán la bienvenida con sus aguas de color azul turquesa. Proponemos varias opciones de alojamiento solo para adultos, donde podrá desconectar y recargar las pilas de cara al largo invierno, y muchas, muchas actividades.  

Dicen que los deportes de equipo permiten conocer mejor a los compañeros de viaje. Por ello, Mallorca es ideal para el descenso de barrancos en la sierra de Tramontana. Trepe, salte, nade y déjese caer por toboganes naturales con la seguridad de que alguien le estará esperando.

El submarinismo también implica confianza, y qué mejor lugar para su práctica que la isla de Formentera. Sumérjase en sus aguas y descubra sus amplias praderas de posidonia oceánica, lugar de cobijo de diversas especies marinas. Para descubrir Menorca, practique el cicloturismo. Bien sea por caminos de interior para llegar al mar o recorriendo la costa por el Camí de Cavalls, existen rutas de distinta dificultad. Pero la isla pitiusa ofrece noches de diversión y días de relax, navegando en velero por sus diversas calas e impresionantes parajes naturales.

Aventura en la Tramontana

Escalada en Torrent de Coanegra.
Escalada en Torrent de Coanegra.

Si su opción balear es Mallorca y le gustan la aventura y el deporte, no deje de ir a la sierra de Tramontana. Declarada Patrimonio de la Humanidad en el año 2011, en la categoría de paisaje cultural, es un excelente lugar para practicar barranquismo, escaladas, espeleología o senderismo. Durante siglos, el agua ha ido erosionando la piedra de su montaña, originando cuevas, saltos de agua y barrancos. Por ello, explorar este paisaje inaudito es una excelente oportunidad si visita la isla.

Tanto si tiene o no experiencia en descenso de barrancos, la Tramontana ofrece diferentes posibilidades. Si piensa iniciarse en este deporte, sus opciones transcurren entre los torrentes de Muntanya, Binifaldó o Comanegra, entre otros. Este último es conocido por su espectacular salto de agua.

De mayor dificultad, la sierra presenta Gorg des Diners, Son Gallard o Lli. Y si ya es un experto en la materia, la opción más demandada es Sa Fosca, por considerarse uno de los mejores de Europa.

¿Dónde dormir? La cadena hotelera Barceló ofrece un resort solo para adultos en Ses Illetes, el Illetas Albatros. Un establecimiento de cuatro estrellas donde poder desconectar y terminar los días de verano en descanso. Disfrute de un cóctel en las camas balinesas de su piscina con vistas al mar y no se vaya sin probar su sorprendente brunch.

Parajes sin igual

Azotea del Hotel Barceló Hamilton.
Azotea del Hotel Barceló Hamilton.

La isla de Menorca esconde parajes de incalculable valor ecológico. Si quiere descubrirlos, una opción es recorrerlos en bicicleta. La red recomendada para el cicloturismo está formada por seis rutas.

Más de 16 kilómetros hay de distancia entre Ciutadella y Ferreries. Si quiere completarlos, tardará unas dos horas. El trayecto es sencillo al principio, pero al final hay tramos complicados. Un poco más breve es el que va de Ferreries a Mercadal: 15,5 km de dificultad media. También de mediana complejidad, si continúa 7,7 km, podrá llegar a Alaior.

Más breve aún es la ruta de Alaior a Mahón, un recorrido fácil de 12 kilómetros. Precisamente, desde Mahón parte la siguiente alternativa. ¿Su destino? En poco más de 45 minutos y 8 kilómetros llegará a Es Castell. Por último, con 6 kilómetros y 30 minutos de recorrido, en Es Castell se inicia el trayecto hacia Sant Lluís.

Sin duda, la ruta por excelencia en Menorca es el Camí de Cavalls: 180 km de trayecto considerado patrimonio histórico y declarado bien de interés cultural por el Gobierno balear. En el recorrido, bordeará toda la isla y disfrutará de vistas únicas.

¿Dónde dormir? En el Hotel Barceló Hamilton disfrutará de la gastronomía (no se vaya sin cenar en su restaurante Sa Cova) y varias actividades. Si le gusta el cicloturismo, tiene préstamo de bicicletas con pícnic incluido.

Mucho más que fiestas

Fiesta en la piscina del Hotel Ushuaïa, de la cadena Palladium.
Fiesta en la piscina del Hotel Ushuaïa, de la cadena Palladium.

Si piensa en Ibiza, seguro que le vendrán a la cabeza noches infinitas en sus múltiples discotecas, amaneceres amenizados con música chill out y mucha, mucha diversión. No le llevaremos la contraria, porque la isla pitiusa es excelente para disfrutar de la fiesta, pero además ofrece otros atractivos.

Si la noche ha sido larga, qué mejor alternativa que descansar a bordo de un velero y conocer sus diferentes parajes naturales. No se preocupe si no tiene la pertinente licencia para conducir la embarcación, ya que en la isla encontrará una infinidad de propuestas de alquiler de barcos con patrón. Navegando podrá acercarse a Sa Caleta, donde numerosos turistas se cubren de pies a cabeza con la arcilla roja de sus acantilados –dicen que son excelentes para la piel–. Además del color carmesí, distinguirá el lugar por sus pequeñas casas de pescadores junto al mar.

Otra opción, si le gustan las piscinas naturales, es navegar en dirección a Atlantis. Un lugar muy tranquilo por su difícil acceso, al que se llega andando. Y si es amante de lo místico, no puede perder la oportunidad de acudir a Es Vedranell y Es Vedrá, dos islotes con grandes rocas gigantes (superan los 300 metros de altura), situados rente a Cala d’Hort.

¿Dónde dormir? Si hay un hotel conocido en Ibiza por sus fiestas en la piscina, ese es Ushuaïa. Cada temporada, los mejores DJs del panorama internacional se dan cita en su escenario. Por él han pasado David Guetta o Avicii, entre otros. Sus alojamientos se dividen entre Ushuaïa Tower y Ushuaïa Club.

Descubra el Mediterráneo

Un paraíso para vivir en pareja

El mar Mediterráneo es una superficie acuática situada entre Europa, el norte de África y el suroeste asiático, y a pesar de que solo supone el 0,3% del volumen de agua de la Tierra, en su interior alberga más de 12.000 especies, alrededor del 15% de las especies marinas del planeta.

Por tanto, su valor ecológico constituye un potencial enorme. En concreto, los fondos marinos de Formentera son inigualables, declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. ¿La razón? Sus amplísimas praderas de posidonia oceánica, una peculiaridad que potencia la cristalinidad de sus aguas.

Si gusta del submarinismo o quiere adentrarse en él, podrá disfrutar de una excelente visibilidad hasta los 50 metros de profundidad y visualizar una abundante flora y fauna: algas, moluscos, crustáceos, estrellas de mar, erizos y una infinidad de peces, como el verde o fadrí. Además, si viaja en primavera, podrá observar tortugas marinas.

Uno de los lugares más frecuentados para esta práctica es la reserva marina de Es Freus-Parque Natural de Ses Salines de Ibiza y Formentera. Es necesario una autorización previa de la Consejería de Medio Ambiente del Gobierno balear.

¿Dónde dormir? El hotel Entre Pinos, situado entre la playa y las calas de Es Caló y Arenals. Aunque no es una propuesta solo para adultos, puede ser una opción idónea, ya que solo 2 de sus 38 habitaciones están disponibles para niños. Su localización, alejada de las zonas turísticas, y su desayuno, elaborado en su propio obrador, le convencerán.

Normas