Alimentación

La catalana ATO busca en China una salida frente a la crisis láctea

Vacas de una granja de ATO.
Vacas de una granja de ATO.

La compañía láctea catalana ATO busca una salida a un mercado en crisis en España, donde el final de las cuotas y la presión de los distribuidores han desplomado los precios de la leche. Por ello, la empresa ha buscado una salida en la creciente demanda de leche en China.

La empresa está dentro del grupo Capsa, propietario también de Central Lechera Asturiana. En concreto, su accionariado se reparte en un 60% por siete ganaderos catalanes y un 40% el grupo lácteo. En España, su mercado se limita a Cataluña, Aragón y Andorra, donde no haga competencia al grupo al que pertenece.

Jaume Pont es su presidente, quien explica que la situación de la leche en España les ha llevado a buscar alternativa para seguir aumentando su negocio. “Esta salida nos ha ayudado a aliviar la tensión de las ventas”, explica el responsable de la lechera.

Para este año, la empresa confía en alcanzar los 10 millones de litros en China, lo que supondría una facturación de unos 7 millones de euros. Para ello, cuentan con distribuidores en el país que venden su leche a través de internet. Pont explica que venden el producto con su propia marca, ATO, en bricks, a los que se aplica durante el trayecto un proceso térmico para que dure más.

Lo paradójico de su exportación a China, tal y como explica el presidente, es que no incurre en excesivos sobrecostes. Aprovechan los contenedores que llegan al puerto de Barcelona llenos de productos del gigante asiático y suelen volver prácticamente vacíos. “Nos sale más caro llevar la leche de Girona [donde se encuentra su fábrica] a Barcelona que de ahí a China”, asegura.

Pont asegura que el mercado chino está demandando cada vez más productos alimentarios extranjeros y que, en el caso de la leche, tienen interés por las marcas foráneas. “Importan muchísima leche, están muy necesitados y además se prevé un nuevo baby boom tras el fin de las leyes de hijo único”, remarca el directivo. Sin embargo, reconoce que todavía no han logrado obtener en las exportaciones una mejora de los márgenes frente a la caída de estos en España.

El grupo lácteo confía por tanto en el crecimiento de ventas que le puede dar su entrada en China. Pont explica que de momento cubren la demanda en dicho país gracias a los excedentes, pero que en caso de necesitarlo, cuentan con capacidad para aumentar su producción.

Otros mercados

Más allá de China, la empresa está llevando a cabo también prospecciones de mercado en Japón. Sin embargo, si en el caso de su distribución china se hace con los propios bricks de leche, Pont explica que para ello hay un problema arancelario en el mercado nipón. Por esta razón, la compañía está estudiando la alternativa de apostar por centrarse en derivados lácteos, como pueden ser el caso de mantequilla o la nata.

Y más allá del mercado asiático, el presidente de ATO explica que se están “tanteando” otros destinos. En concreto, el grupo está estudiando una posible entrada en el norte de África. Pont asegura que hace tiempo “no se podría plantear” este destino por las grandes diferencias de precios.

El nuevo contexto que se abrió el pasado año con el final de las cuotas lácteas en la Unión Europea han hecho pensar que una salida para los excedentes es la exportación tanto de leche líquida como de sus derivados. Pont explica que es una ayuda para aliviar la situación de los productos, que se han visto asfixiados durante estos meses. Sin embargo, el presidente de la empresa catalana apunta que “ojalá” hubiera más iniciativas sectoriales para abrirse a nuevos mercados

Normas