Banca

Popular prepara la venta de su banco en EE UU TotalBank

Estudia hacer una operación de ‘sale & lease back’ con su nueva sede de Madrid y en otros edificios

Estas operaciones se incluyen en el plan de revisión de sus actividades de banca comercial

Banco Popular
Una sucursal del Banco Popular en Madrid. EFE/ASchivo EFE

Popular tiene sobre la mesa varias opciones para reducir costes y optimizar su banca comercial tras la ampliación de capital de 2.500 millones de euros. A la creación de una sociedad independiente para colocar todos sus activos inmobiliarios se le suma la posible venta de su filial en EE UU, TotalBank, la reducción de su plantilla en 2.500 empleados, el alquiler en ‘sale & lease back’ de su nueva sede o la venta de su banca privada.

El nuevo consejero delegado de Banco Popular, Pedro Larena, tiene que cerrar varios frentes en la entidad durante el próximo mes de septiembre. La entidad que preside Ángel Ron tiene sobre la mesa varias opciones para mejorar su actividad comercial, reducir sus costes y optimizar su cuenta de resultados.

La primera medida adoptada por el banco fue realizar una macroampliación de capital (la tercera en tres años) de 2.500 millones de euros cerrada el pasado mes de junio. Le siguió la destitución del hasta hace un mes consejero delegado, Francisco Gómez, por Pedro Larena, proveniente de Deutsche Bank, y el anuncio de la segregación de su división inmobiliaria en un banco malo admitiendo pérdidas de 483 millones de euros en el semestre. Deutsche Bank es el encargado de buscar inversores para la compra de estos activos inmobiliarios. Además, la idea es que participe de forma significa en el capital de la nueva sociedad.

La banca privada y el pacto de recompra

La entidad que preside Ángel Ron paralizó en mayo la venta de Popular Banca Privada, tras aprobar su ampliación de capital por 2.500 millones de euros. Varias fuentes aseguran que el banco ha vuelto a retomar esta operación por la que pretende sacar alrededor de 200 millones de euros, lo que le supondría unas plusvalías de algo más de 100 millones, explican fuentes conocedoras de la operación. Popular proyecta vender el 51% de esta filial bancaria a otro socio y así perder el control y sumar ganancias. Pese a ello, la entidad quiere asegurarse poder volver a tomar el control en un futuro si las cosas le van mejor. Por ello, ha incluye en el pliego de condiciones de venta una cláusula para poder recomprar este 51% del capital en cinco años.

Pero Popular tiene, además, otras opciones abiertas que buscan todas el mismo objetivo, sanear el balance de la entidad. En septiembre el banco anunciará un recorte de la plantilla entre 2.000 a 2.500 empleados, con el cierre de unas 300 oficinas, alrededor del 15% de su red total. Ha fichado al despacho de abogados Sagardoy para diseñar el ajuste. Y tiene sometida a revisión todas sus actividades de banca comercial con el objetivo de reducir costes, lo que se suma a las ventas que ya ha llevado a cabo en los últimos años de una parte significativa de su negocio, como el de tarjetas, redes de oficinas que vendió a Targobank, su inmobiliaria Aliseda o, más recientemente, su financiera a Pepper, firma especializada en consumo.

Dentro de este plan de revisión de todas sus actividades comerciales Popular también ha incluido la posible venta de su filial en Estados Unidos, TotalBank. Este banco está situado al Sur de Florida, tiene más de 2.700 millones de dólares (unos 2.416 millones de euros) en activos y 19 sucursales. El pasado año ganó 15,8 millones de dólares (unos 14,14 millones de euros).

La venta de TotalBank depende del interés que demuestre el mercado por esta entidad, explican fuentes financieras conocedoras de los planes de Popular, que añaden que esta filial es pequeña, pero está saneada y obtiene beneficios. Otras fuentes sostienen que la venta de esta pequeña entidad sería entendida por el mercado positivamente ya que consideran que lo mejor ahora para Popular es estar centrado en España y no entretenerse en otros mercados complicados como EE UU, con una regulación muy exigente y en cambio.

Deutsche Bank podría ser el encargado de llevar a cabo esta venta si finalmente Popular encuentra ofertas suficientes para llevar a cabo la operación.

Popular ya estuvo estudiando la posibilidad de sacar a Bolsa en EE UU a TotalBank, pero la operción no pudo llevarse a cabo tras las innumerables exigencias de la SEC. Su idea era adqurir un pequeño banco en Estados Unidos y aprovechar esta integración para cotizar, pero al final los planes se frustraron. En noviembre, Popular redujo la plantilla de TotalBank en 100 empleados, un mes después de romperse las negociaciones para su fusión con Stonegate Bank. Popular adquirió TotalBank por 218 millones de euros en julio de 2007. Un portavoz de Popular dice que el banco no prepara ninguna operación con TotalBank.

Fuentes financieras aseguran que otra iniciativa que estudia Popular es hacer caja con operaciones de sale & lease back (compra con arrendamiento posterior) de sus edificios, sobre todo de los más emblemáticos, como el de su nueva sede operativa, situada en la calle de Juan Ignacio Luca de Tena (San Blas), centro que contará con un gran centro comercial para uso de los 3.000 empleados del banco. O el Edificio Abelias, situado el número 1 de la calle homónima, en el entorno del Campo de las Naciones.

Multa de un millón de la CNMV

La Comisión Nacional del Mercado de Valores ha publicado una sanción de un millón de euros impuesta a Banco Popular por cometer una infracción “muy grave” en relación a la comercialización a clientes de determinados productos financieros entre enero de 2009 y noviembre de 2011.

La publicación de esta multa, que fue impuesta al banco mediante orden ministerial el 21 de abril de 2015, se produce después de declararse en vía administrativa. La infracción está tipificada en el artículo 99 de la Ley 24/1988, de 28 de julio, del Mercado de Valores. En concreto, Popular incumplió lo establecido en el artículo 79 bis de la misma Ley. Según ha publicado el Boletín Oficial del Estado (BOE) este miércoles, la resolución por la que se publica la sanción a Popular está fechada el 22 de julio.

El banco, por su parte, ha recurrido ante la Audiencia Nacional la sanción. Ha pedido su suspensión al considerar que existe “sesgo retrospectivo” al aplicar una normativa posterior a los hechos inspeccionados.

La entidad presidida por Ángel Ron ha argumentado que su operativa cumplía “escrupulosamente” la normativa vigente en el momento de su realización. “La operativa se ajustaba a la normativa entonces vigente y, además, las deficiencias puestas de manifiesto en la inspección han sido corregidas en su totalidad”, subrayan fuentes de la entidad.

Y han recordado que la CNMV sanciona a Popular porque entiende que el test de conveniencia de la entidad no recogía toda la información “normativamente exigible” para evaluar los conocimientos y experiencia del cliente respecto a determinados productos financieros. Además, el supervisor considera, que el test de conveniencia no estaba “bien confeccionado”.

Normas