Caso de las emisiones

Seúl prohíbe la venta de 80 modelos Volkswagen y Audi

Coches en un concesionario de Seúl.
Coches en un concesionario de Seúl. REUTERS

El Gobierno de Corea del Sur revocó hoy los certificados y prohibió las ventas de 80 modelos de Volkswagen AG en el país por el escándalo de manipulación de datos de emisiones contaminantes que afecta al fabricante de automóviles alemán.

La medida afecta a 32 tipos diferentes (18 diésel y 14 gasolina) de vehículos de Volkswagen y Audi, que componen la mayor parte de la oferta de las dos marcas en el país asiático, según indicó el Ministerio de Medio Ambiente de Seúl en un comunicado.

El organismo estatal también impuso a Volkswagen una multa de 17.800 millones de wones (14,3 millones de euros, 16 millones de dólares) como castigo por los 47 modelos que superaron, de forma presuntamente fraudulenta, las pruebas medioambientales en Corea del Sur.

Volkswagen, que ya esperaba esta decisión del Gobierno surcoreano, dejó de comercializar la semana pasada en Corea del Sur los vehículos afectados por el escándalo, que incluyen el Volkswagen Golf, el Jetta y Tiguan, y los Audi A3 y A6.

El Gobierno surcoreano solo ordenó la llamada a revisión a unos 5.800 vehículos Audi A4 y A5 en algunas de sus versiones TDI comercializados en el país desde 2014.

La cancelación de certificados afecta a unos 209.000 vehículos, el 68 por ciento de los comercializados por Volkswagen desde 2007 hasta la actualidad, aunque esto no supondrá cambio alguno para sus propietarios ya que podrán seguir conduciéndolos e incluso venderlos con normalidad.

El castigo llega después de una investigación a Volkswagen por las acusaciones de que la empresa obtuvo la aprobación de las autoridades surcoreanas para sus vehículos presentando informes con resultados falsos sobre el nivel de ruido, la eficiencia de combustible y las emisiones de sus vehículos.

La Fiscalía ya registró en febrero las oficinas de Volkswagen al considerar que no había aportado datos suficientes sobre la llamada a revisión ordenada tras descubrirse la manipulación, y a mediados de julio imputó a un ejecutivo de la filial de la marca en Seúl por presuntamente manipular datos y violar la ley de calidad del aire.

El origen del caso data del año pasado, cuando se descubrió que Volkswagen había usado un software fraudulento para falsear las emisiones de sus vehículos en varios países, entre ellos Corea del Sur.

El Gobierno surcoreano impuso al fabricante alemán en noviembre de 2015 una multa de 11,5 millones de euros (12,9 millones de dólares) y ordenó una llamada a revisión de 125.000 vehículos en el país.

Normas