Elecciones 26J

Los empresarios ya tienen su programa electoral

El presidente de la CEOE, Juan Rosell.
El presidente de la CEOE, Juan Rosell.

La patronal CEOE ha enviado hoy a los partidos políticos que concurren a las próximas elecciones del 26J un documento titulado 15 reformas para consolidar la recuperación, que incluye las propuestas empresariales para el próximo Gobierno.

Según los empresarios, elnuevo Gobierno deberá, por este orden, garantizar la estabilidad política, que es, en su opinión, lo que da certidumbre a los inversores. En segundo lugar, intensificar la consolidación fiscal, para recuperar la senda de cumplimiento del objetivo de déficit público, ya que el retraso actual en este proceso está dañando la credibilidad de la economía española, según los empresarios. Y, finalmente, continuar con las reformas estructurales, especialmente las relacionadas con el envejecimiento de la población (empleo y pensiones), la elevada deuda externa; y las dificultades para trasladar el aumento de la actividad a la consolidación fiscal.

Estas son las principales sugerencias de CEOE para que los partidos las incorporen a sus programas y las desarrollen en caso de llegar a gobernar:

  • Cuentas públicas saneadas

Abogan por recuperar la senda de cumplimiento de los objetivos de déficit de Bruselas. Para ello, creen necesario una mejor gestión del gasto público, creando "criterios de racionalidad y evaluación del gasto de las Admistraciones Públicas".

  • Impuestos

Bajar la presión fiscal a las empresas. Según denuncian los empresarios en la UE los impuestos a las empresas representan el 25% de los ingresos fiscales, mientras que en España, el 32,5%. Reclaman también una coordinación "urgente" de los impuestos estatales, regionales y municipales. Y que no se eliminen ni las Sicav ni las Socimis, porque "provocaría la deslocalización de patrimonios. Asimismo quieren que se actúe contra la evasión y el fraude fiscal y que se evite recuperar nuevas figuras impositivas o recuperar otras ineficientes.

  • Empleo

CEOE considera que la última reforma laboral no ha sido suficiente en materia de flexibilidad interna en las empresas. Eso es, al menos lo que se desprende de sus propuestas de reforma enviadas a las partidos, en las que introducen: “incrementar los mecanismos de flexibilidad interna a disposición de las empresas”.

En materia laboral piden además unas políticas de formación más eficaces; incrementar la colaboración público-privada en la intermediación laboral; y racionalizar las bonificaciones de forma que se incentive la contratación fija sin penalizar la temporal justificada; y se potencie la contratación a tiempo parcial y la de jóvenes “con fórmulas más flexibles”.

  • Negociación colectiva

En este capítulo, los empresarios se congratulan del buen funcionamiento que está teniendo el último acuerdo de negociación colectiva que firmaron con los sindicatos, que está permitiendo que los salarios suban una media del 1,1% mientras que en ese pacto se recomendaba un 1,5%. Pese a eso piden “resolver con claridad” las situaciones derivadas del fin de la ultraactividad de los convenios y la potenciación de los sistemas autónomos de solución de conflictos, para evitar excesos de judicialización de las relaciones laborales.

  • Seguridad Social

Los empresarios abogan por un sistema de Seguridad Social “sostenible” pero, acto seguido, lo primero que reclaman es una rebaja de las cotizaciones empresariales, que rebajaría los ingresos del sistema. Por ello, después, proponen seguir con las reformas de pensiones para hacerlas “viables” y “teniendo en cuenta la situación de déficit que atraviesa la Seguridad Social”. De ambas propuestas se deduce que desde CEOE se inclinan por un recorte de las prestaciones, que, sin embargo, no precisan en su documento.

  • Marco normativo favorable a las empresas

Pretenden que el nuevo Gobierno establezca un objetivo de reducción de cargas administrativas y el desarrollo de una herramienta que evalúe los impactos de la competitividad de las empresas derivados de las leyes que se aprueben. Asimismo, eliminar cualquier distorsión de la unidad de mercado, por las distintas leyes autonómicas y municipales.

  • Innovación y transformación digital

La primera demanda empresarial va dirigida a los suyos: aumentar la inversión privada. Para ello creen imprescindibles que no haya restricciones presupuestarias en inversión pública en I+D+I y la mejora de loa actuales incentivos fiscales para las empresas en esta materia. También reclaman incentivar el despliegue de infraestructuras de telecomunicaciones.

  • Educación y formación para el empleo

En este capítulo demandan estabilidad de las políticas educativas; promocionar la enseñanza privada, concertada o no, incluida la universitaria. Y ampliar la gestión privada de los servicios complementarios en la enseñanza pública.

En cuanto a la formación de los trabajadores, a los empresarios no les vale la última reforma y piden otra, que devuelva todo el poder de decisión a las empresas, destinando toda la financiación de los cursos al sistema de bonificaciones de cuotas (ahora solo la mitad de los ingresos obtenidos por las cotizaciones empresariales se destina a ello).