Breakingviews

Nissan ayudará a conducir Mitsubishi

El fabricante nipón de automóviles paga 1.900 millones de euros por una participación del 34% en su rival de menor tamaño. Parece una inversión inteligente.

Cadena de montaje en una fábrica de Nissan en Japón.
Cadena de montaje en una fábrica de Nissan en Japón.

Nissan, dirigida por Carlos Ghosn, puede ayudar a impulsar una recuperación de Mitsubishi Motors. El fabricante japonés está pagando el escándalo que ha afectado a su rival por una participación del 34%. Parece una inversión inteligente en lugar de un rescate. La alianza suena económicamente racional. Al precio de cierre el miércoles, Mitsubishi Motors tenía un valor de mercado de unos 483.000 millones de yenes (unos 3.900 millones de euros). Hacerse con algo más de un tercio a cambio de esta inyección de capital equivale a un descuento de un 5% con respecto al precio de las acciones que se ha reducido a la mitad este año.

La consolidación también tiene sentido. Atendiendo a los estándares mundiales, el sector automotriz de Japón parece extrañamente fragmentado. Toyota, el líder de la industria, absorbió recientemente a su subsidiaria Daihatsu. Pero eso todavía deja a Nissan, Honda, Suzuki, Mazda, Mitsubishi Motors y Subaru –sin mencionar a otros fabricantes de camión y moto–. Con la excepción de los fabricantes de coches de lujo, el tamaño es enormemente importante para la rentabilidad. Mitsubishi Motors vendió poco más de un millón de coches el año pasado.

Atendiendo a los estándares mundiales, el sector automotriz de Japón parece estar muy fragmentado

Una alianza con Nissan permitiría al dúo trabajar más estrechamente en los coches pequeños. La presencia de Nissan en el accionariado de este rival más pequeño –y en su consejo de administración– también puede acelerar la adopción de un mejor gobierno corporativo.

En términos generales, el dúo podría reducir los costes en producción, desarrollo y adquisición de otros productos, incluyendo los coches compactos, camionetas y vehículos eléctricos –punto fuerte ya para ambas partes–.

Lo ideal sería que este fuera un primer paso para una adquisición completa, pero incluso una alianza sería útil. Ghosn, después de todo, ha cosechado enormes beneficios al unir fuerzas con Renault, a pesar de que Nissan no llegó a fusionarse con el grupo francés. El dúo presume de que la asociación llevó a recortar gastos por valor de 3.800 millones de euros y a un aumento de los ingresos en 2014. Viajar en convoy puede ser útil.