Comercio exterior

Una empresa murciana abre las puertas de Irán a la alfalfa

Zukán venderá este año 300.000 toneladas de alfalfa deshidratada.

España exportó en 2015 al país islámico más de 14 millones de euros en productos agroalimentarios.

Campo de alfalfa.
Campo de alfalfa.

Les propongo un acertijo, ¿qué relación existe entre el mercado de la alfalfa, Murcia e Irán? La respuesta, a priori, bastante difícil, se encuentra en la azucarera española Grupo Zukán, que se han convertido en la primera empresa del mundo en exportar esta hierba con nombre de trabalenguas en la República islámica.

El pasado lunes 25 de abril atracaba en la costa iraní el primer barco con parte de las 300.000 toneladas de alfalfa deshidratada que el holding murciano exportará a lo largo de este 2016, tras el pionero acuerdo firmado hace pocas semanas con el Ministerio de Agricultura de dicha nación.

La sequía que vive el país obligó al Gobierno de Hasán Rouhaní a imponer restricciones a determinados cultivos obligando al sector agrícola a importar pastos para alimentar el ganado, y “nos llamaron a nosotros”, explica Juan Fernando Serrano, director internacional de negocio de Grupo Zukán.

La sequía que sufre Irán se ha convertido en una oportunidad para las pymes españolas

Más allá de lo inusual y llamativo de la venta de alfalfa deshidratada, su principal logro es haber conseguido firmar el protocolo de exportación -hasta ahora inexistente- e incorporarlo al whitelist (lista blanca) por el que se permite vender alimentos, medicamentos y productos sanitarios a Irán, y cobrar a su vez de un banco nacional. Un antecedente que favorece la entrada a otras compañías españolas.

A nivel empresarial, estar en el lugar preciso y en el momento justo ha abierto las puertas a esta azucarera murciana a oportunidades encontradas que les han dado un empujón. “Fuimos allí a vender azúcar hace apenas un año y viendo las necesidades del mercado iraní decidimos ampliar al grano: soja, maíz y trigo. Después, el Ministerio de Agricultura iraní nos ofreció la posibilidad de convertirnos el proveedores de alfalfa deshidratada”, cuenta.

Su proceso de expansión por tierras de Oriente no se queda aquí. Un negocio lleva a otro y, ahora, ultima un acuerdo para vender cabras de la raza murciano-granadina, cuya carne es muy valorada en Irán, apunta.

  • Levantamiento de sanciones

El año pasado el sector agroalimentario de España exportó, según los datos de ICEX, un volumen de 14 millones de euros, siendo Murcia con 2,8 millones la segunda provincia con un mayor volumen de ventas en el país, solo por detrás de Cataluña (cuatro millones de euros).

Lo cierto es que desde el levantamiento de las sanciones son muchas las empresas interesadas en invertir en el país islámico que, a su vez, está haciendo verdaderos esfuerzos por promocionar y facilitar las inversiones.

Una empresa murciana abre las puertas de Irán a la alfalfa

“Es una nación apasionante, con una proyección de crecimiento brutal. A nosotros nos ha cambiado toda la estrategia”, aclara Serrano. Tal es así que más del 50% de la facturación de Zukán a final de año, entre 220 y 230 millones de euros, procederá del negocio iraní. En 2014, las ventas ascendieron a 67,2 millones; con 46 empleados, el 70% fijo.

En contra del paradigma, la seguridad tampoco es un problema. “Todo lo contrario. Es además un país muy rico, en el que una carta de crédito es dinero”, puntualiza. Se añade a ello que “no hay trabas administrativas; al revés”, asegura tras añadir que durante los ocho meses que se han extendido las negociaciones el país más burocrático fue España y no Irán.

No obstante, todavía quedan por superar algunas de las barreras derivadas de las sanciones y del embargo financiero al que se ha sometido, pero confía en que “las dificultades a la hora de hacer las transferencias tienen los días contados por la liberalización del sistema financiero que se está produciendo”.

Este proceso permitirá también rebajar los aranceles a la hora de importar, que ahora se establecen en un 10% y que se aplica incluso a los productos que se consideran de ayuda humanitaria.

Irán, por tanto se está aclimatando y se ha convertido en un país de grandes oportunidades no solo en el sector agroalimentario, sino también en el turístico, petroquímico o de servicios financieros, concluye Serrano. Prueba de ello es la apertura, a principios del pasado mes de marzo, del primer Meliá internacional de cinco estrellas en el país.