Blanqueo de capitales

28.000 clientes de BPA recuperarán sus cuentas el 11 de mayo tras 14 meses

Vall Banc, la entidad que recibe los activos lícitos de BPA abre sus puertas el 11 de mayo Sus clientes tendrán limitada la retirada de su dinero durante los primeros seis meses

28.000 clientes de BPA recuperarán sus cuentas el 11 de mayo tras 14 meses

"Banca Privada de Andorra (BPA) era un instrumento para hacer operaciones sospechosas de blanqueo de capitales. No hemos detectado que el banco, en su catálogo de productos, ofreciese públicamente estructuras de blanqueo de capitales pero era una plataforma en la que fácilmente se podían llegar a estructurar operaciones de ese tipo”, expone César Goyache, consejero delegado de la Agencia Estatal de Resolución de Entidades Bancarias (AREB), en una entrevista exclusiva a este diario.

El consejero delegado de AREB, César Goyache. ampliar foto
El consejero delegado de AREB, César Goyache.

Un esquema en el que “la grandísima mayoría de clientes” que acudían al banco en busca de servicios bancarios normales han ejercido como “víctimas colaterales”. Primero dando apariencia de normalidad a una entidad a la que EE UU denunció por lavar el dinero de redes del crimen internacional. A partir de entonces, porque quedaron atrapados con los sospechosos cuando Andorra intervino la entidad en marzo de 2015. Pero están a punto de recuperar su dinero.

La conexión Panamá, Sinaloa y 10 operaciones más

La aparición de Banca Privada de Andorra (BPA) en los llamados papeles de Panamá, la filtración de miles de documentos sobre la presunta trama de evasión fiscal que orquestaba el bufete Mossack Fonseca, que adelantó este diario, ha encendido un nuevo foco alarma en torno a la entidad intervenida. “De momento no se ha llevado ningún caso de la conexión Panamá a los juzgados, pero se están analizando”, revela César Goyache, consejero delegado de AREB. De hecho, expone, “está previsto” que de detectarse alguna operación sospechosa en este sentido, los clientes involucrados que hayan sido traspasados a Vall Banc sean devueltos a BPA donde volverían a quedar bloqueados. Con todo, AREB no cree que vaya a darse el caso ya que la operativa de cada cliente durante los últimos siete años ya fue analizada caso a caso en la auditoría elaborada por PwC. Esta reveló que el 3% de la clientela de BPA, que manejaba un 19% del volumen de negocio de la firma, era sospechosa de actividades de blanqueo. Entre las operaciones detectadas están varias ya judicializadas como la relacionada con la Operación Emperador, en la que se detuvo a una red mafiosa china presuntamente liderada por Gao Ping;_el caso Petrov, que involucraría a mafias rusas o un supuesto blanqueo de fondos del petróleo venezolano. Las pesquisas de AREB, en todo caso, han culminado con la apertura de 11 causas judiciales incluyendo una que apuntaba al presunto blanqueo de dinero para el cartel mexicano de la droga de Sinaloa, caso del que EE UU ya presentó indicios en su denuncia.

AREB, organismo creado a imagen del FROB español para gestionar la crisis, aprobó el jueves pasado el traspaso de los activos de BPA que están fuera de sospecha a una nueva entidad, Vall Banc, que ha sido vendida al fondo estadounidense J.C. Flowers. Goyache explica que el plazo límite para culminar el traspaso y abrir la entidad es de un mes, pero que está previsto que se haga el miércoles 11 de mayo. En los cuatro días anteriores se hará el traspaso efectivo del dinero de cerca de 28.000 clientes: de los 29.200 que tenía el banco unos 923 quedarán congelados en BPA hasta aclarar su relación con la trama de blanqueo.

Pero tras 14 meses atrapados en BPA, con la posibilidad eso sí de retirar 2.500 euros semanales, la autoridad andorrana teme que los clientes huyan de Vall Banc en cuanto abra sus puertas. “Se han previsto unos mecanismos para impedir que de repente se produzca una fuga masiva de clientes y tuviésemos que intervenir de nuevo”, avanza Goyache, quien explica que los clientes podrán recuperar su dinero “paulatinamente durante un periodo de seis meses” pues aunque el grueso se les facilite el primer día en una cuenta a la vista, el resto estará sujeto a vencimientos mensuales.

“No se trataba de tener bloqueado ningún importe por un periodo excesivamente largo”, agrega, pero este periodo servirá para garantizar la viabilidad de la nueva entidad e ir estudiando como mantener a los clientes sin que el banco sufra un problema de liquidez.

En paralelo Goyache detalla que para “dar las mayores garantías y la mayor tranquilidad” se apuntalará la solvencia del banco. Crèdit Andorrà, Andbank, MoraBanc y Banco Sabadell, las otras cuatro entidades del país aportarán 27 millones más a los tres que ya pusieron para la constitución de Vall Banc para que la entidad alcance los 30 millones de capital mínimo que se exigen en Andorra para operar. A partir de ahí, la nueva entidad emitirá 70 millones de euros en bonos contingentes convertibles (cocos, en la jerga) que suscribirá BPA.

J.C. Flowers pagará hasta 29 millones por Vall Banc (en función de resultados) con lo que Andorra espera recuperar los 20 millones invertidos en intervenir BPA.

La llegada de J.C. Flowers transformará Andorra

El madrileño César Goyache, que inició su carrera profesional en BBVA, fue miembros de la consultora Álvarez & Marsal, asesoró al FROB en la creación de Sareb, y lideró la reestructuración de Asentia, antigua filial inmobiliaria de Colonial, antes de ser fichado por el Gobierno de Andorra para liderar el nuevo organismo de resolución de entidades financieras, AREB, creado ex profeso tras el escándalo BPA.

Un caso que en su opinión ha hecho “acelerar y dar más fuerza” al proceso de transformación que la banca andorrana ya había acometido en los últimos años. “Esto no puede volver a ocurrir”, asevera, exponiendo que esta se ha convertido una preocupación fundamental en todo el país. “Ahora mismo los bancos andorranos esta a un nivel de vigilancia tan alto o más que el de cualquier plaza europea. Por lo que han vivido. Cuando decimos que BPA era un problema sistémico, lo era en grado máximo. No solo por ser el 20% de su banca, sino por las características de la plaza financiera andorrana”, dice.

“Creo que de aquí a un año nadie podrá tener ninguna duda de que Andorra no es un paraíso fiscal sino un mercado financiero competitivo abierto y transparente”, asevera sobre la efectividad de los acuerdos de intercambio automático de información firmados con otros países. Más allá, Goyache cree “va a ser muy bueno para la plaza que un jugador nuevo venga desde fuera con una aproximación de modelo de negocio distinta”, en referencia a J.C. Flowers, que al comprar Vall Banc elevará la competencia y obligará a transformarse al resto de la banca.

Aunque los principales accionistas de BPA, los hermanos Cierco, han denunciado a EE UU y Andorra y reclaman que se anule la venta de su negocio, en AREB están “muy tranquilos” y asumen que su actuación, respaldada por la ley, es irreversible.