El escándalo BPA

Andorra vende el negocio legítimo de BPA a J.C. Flowers

AREB ha adjudicado Vall Banc al fondo estadounidense J.C. Flowers por 29 millones

Imagen de un cajero de BPA, en Andorra.
Imagen de un cajero de BPA, en Andorra.

Un nuevo actor financiero está a punto de irrumpir en la plaza bancaria andorrana. El fondo estadounidense J.C. Flowers ha resultado adjudicatario de Vall Banc, la escisión del negocio legítimo de Banca Privada de Andorra (BPA).

Esta última firma fue intervenida por las autoridades del Principado hace algo más de un año después de que el Tesoro de Estados Unidos denunciara que BPA realizaba servicios de blanqueo de capitales para mafias chinas y rusas, elites venezolanas y el cártel mexicano de Sinaloa.

Después de realizar un examen de sus activos encargado a PwC se acotaron las sospechas de lavado de dinero negro sobre un 3% de la clientela, que movía eso sí el 20% de los fondos que pasaban por el banco.

El resto del negocio fue finalmente escindido en una nueva entidad Vall Banc, sana y fuera de toda sospecha, para la que se abrió un concurso público de adquisición en el que dos firmas presentaron ofertas vinculantes: los fondos Sócrates y J. C. Flowers.

  • Precio condicionado al negocio

La Agencia Estatal de Resolución de Entidades Bancarias (AREB), una suerte de FROB andorrano creado tras el escándalo, ha terminado decantándose por el segundo postor “por la experiencia internacional del inversor, su compromiso con el desarrollo del negocio bancario en Andorra y su propuesta de generación de valor”, según ha detallado en un comunicado.

El precio de traspaso será de “hasta 29 millones de euros”, pues incluye un desembolso inicial para formalizar la compraventa y una serie de pagos posteriores vinculados a la evolución del negocio. El acuerdo se formalizará definitivamente en los próximos días.

“La propuesta seleccionada reúne todos los requisitos exigidos: optimiza el uso de los recursos públicos, ofrece buenas perspectivas de continuidad de negocio para Vall Banc, sus clientes y sus empleados, además de garantizar la adopción de las mejores prácticas de negocio y de cumplimiento normativo, fruto de la dilatada experiencia de J.C. Flowers & Co en la gestión de entidades financieras”, ha destacado AREB.

La venta, que según el presidente de la AREB “demuestra el interés de los inversores internacionales por el país, lo que a su vez certifica la buena salud del sistema financiero andorrano”, ha estado liderada por la firma Key Capital Partners, con el asesoramiento de CMS Albinañana y Suárez de Lezo.

  • Cuentas sospechosas

Vall Banc operará con el grueso de los activos originales de BPA, descontando de momento cerca de un millar de clientes y de 1.000 millones de euros del volumen de negocio que manejaban, hasta aclarar su presunta implicación en delitos blanqueo.

Las cuentas sospechosas se mantendrán bloqueadas en BPA hasta comprobar su legalidad, en cuyo caso serían traspasadas también a Vall Banc.

En paralelo, AREB ha aprobado absorber los 103 millones de euros de pérdidas de BPA mediante la amortización total del capital de la firma y aumentar el capital social de Vall Banc en 27 millones para elevarlo a los 30 millonesque le exige la regulación.

  • El comprador

J.C. Flowers & Co. es un fondo de inversión estadounidense fundado en 1998 con oficinas en Nueva York y Londres que ha invertido 15.000 millones de dólares en todo el mundo y maneja actualmente 7.000 millones de dólares.

La firma ha sido un participante habitual en las pujas por entidades financieras españolas nacionalizadas, carteras de activos problemáticos o paquetes de Sareb, si bien no ha terminado formalizando grandes operaciones en España.

Su entrada en el mercado andorrano, tradicionalmente dominado por cuatro grandes entidades locales y una filial de Banco Sabadell, supone abrir la plaza del principado a nuevos actores internacionales, que era una de las pretensiones del Gobierno para dar confianza a los inversores globales tras el escándalo de BPA.

Con la venta de Vall Banc se volverá a dar acceso a sus cuentas a miles de clientes de BPA que quedaron atrapados en marzo de 2015, y a los que se solo se les ha permitido realizar retiradas de efectivo semanales.

A falta de la resolución judicial del escándalo de BPA -cuyo primer ejecutivo sigue encarcelado- Andorra espera dar prácticamente por cerrado el capítulo. Mientras, en España, la admnistración concursal de su filial, Banco Madrid, sigue vendiendo por lotes lo que queda de la entidad en el marco de su proceso de liquidación.