Suponen cerca del 11,3% del total de la plantilla en España

El plan de bajas de Telefónica recibe más de 3.600 adhesiones

El programa, voluntario y universal, forma parte del convenio colectivo pactado con los sindicatos

Logotipo de Telefónica en su sede histórica de la Gran Vía de Madrid.
Logotipo de Telefónica en su sede histórica de la Gran Vía de Madrid.

Nuevo paso de Telefónica en su plan de bajas voluntarias en España. Así, en torno a 3.600 empleados se han apuntado en la primera fase del Plan de Suspensión Individual de Contratos (PSI) puesto en marcha por la operadora para trabajadores con 53 años o más, y una antigüedad de 15 años, según señalan fuentes sindicales.

El PSI, que es una de las cláusulas del nuevo convenio colectivo vinculado de empresas (incluye a las plantillas de Telefónica España, Móviles y Soluciones) pactado con los sindicatos mayoritarios, es totalmente voluntario y está abierto en el período 2016-2017, según publicó CincoDías el pasado 29 de octubre.

La cifra supone algo más del 11,3% del total de la plantilla de Telefónica en España, que a la conclusión de 2015 era de 32.171 empleados, según figura en el informe de auditoría del pasado año de la teleco. La plantilla total del grupo era en esa misma fecha de 129.890 personas.

Los empleados se van a su casa a cambio de una reducción del sueldo. El trabajador que se haya apuntado al PSI recibirá el 68% del salario regulador hasta su jubilación, en línea con el último ERE realizado por la empresa entre 2011 y 2013.

Al contrario que en un ERE tradicional, en el que el empleado se desvincula de la empresa, con este plan laboral el trabajador mantiene la antigüedad y los beneficios sociales, entre los que figura el seguro médico. Al mismo tiempo, Telefónica se hace cargo de las cotizaciones de las personas afectadas de cara a sus futuras pensiones, evitándose así cargas para el Estado.

Los trabajadores afectados y la empresa renovarán la relación año a año hasta que estas personas alcancen los 65 años. El empleado mantiene su relación contractual con la compañía y si lo decide en algún momento, tiene la opción de revertirla y reincorporarse a la empresa.

El programa tiene un impacto notable para la operadora. En un hecho relevante remitido a la CNMV el pasado 29 de enero, Telefónica precisó que el valor actual del gasto del plan rondará los 2.900 millones de euros antes de impuestos. La compañía realizó una provisión por ese importe, que fue recogida como gasto de personal no recurrente en el ejercicio 2015.

La teleco defendió que el programa tiene como objetivo la transformación y simplificación de su estructura, además de permitir una mayor eficiencia en gastos desde 2016. “Se estiman ahorros anuales promedio de gastos directos del entorno de 370 millones de euros a partir del año”, dijo Telefónica.

El PSI conllevará una amplia reorganización del área de Operaciones y Red, una de las divisiones claves de Telefónica. La compañía está identificando las áreas prioritarias, que serán cubiertas por recursos propios. En el resto, la operadora recurrirá a la externalización.