La empresa cuenta con 150 locales en 29 países

La cadena Vapiano quiere plantar su olivo en España

La marca alemana, de cocina de estilo italiano, estudia abrir un restaurante en Madrid o Barcelona

La cadena Vapiano quiere plantar su olivo en España

En cada restaurante Vapiano, destaca un olivo en el interior del local. Es el ejemplo del estilo mediterráneo de su cocina, aunque los fundadores sean alemanes. Este grupo germano quiere ahora desembarcar en España y está en plena búsqueda activa de locales en Madrid y Barcelona.

La compañía alemana está encontrando dificultades para encontrar locales céntricos, amplios y diáfanos que se adapten a su estilo de restaurantes, según cuentan fuentes del mercado inmobiliario. Estos espacios deben tener entre 600 y 1.000 metros cuadrados. Sin embargo, no es la única cadena que está teniendo estos problemas, señalan estos expertos, debido a que hay una alta presión por estar presente en España, una país que cada vez más se percibe como un destino gastronómico en el que hay que estar.

La propia cadena alemana informa, en su página web, que España es uno de los territorios objetivos para su expansión, donde están abiertos a la entrada de socios franquiciados.

Podemos confirmar que Vapiano está interesada en abrir un restaurante en España. Aún así, la decisión de si será en Barcelona o Madrid todavía no está tomada”, señala un portavoz oficial de la marca. Respecto al tamaño, la cadena planea abrir un local de alrededor de 800 metros cuadrados.

Vapiano nació en 2002 en la ciudad de Hamburgo. El nombre hace referencia al dicho italiano de “chi va piano, va sano e va lontano”, lo que significa que quien va despacio, llega sano y lejos... haciendo referencia en este caso a la tradición del estilo tranquilo de comida italiana. Actualmente hay abiertos 150 de estos restaurantes en 29 países, entre ellos Reino Unido, Francia, EEUU, México, China, Australia, el norte de Europa, Arabia Saudí o Egipto.

La cadena Vapiano quiere plantar su olivo en España

La empresa, según recoge Frankfurter Allgemeine Zeitung, cuenta con tres accionistas de referencia. El fundador Gregor Gerlach mantiene el 30%, al que se suman Günter Herz, de la empresa alemana Tchibo, que controla el 44%, y el 26% restante pertenece a la familia germana Sander.

El estilo de la cadena se encuentra entre la comida rápida y la cocina fresca de un lugar de moda. El cliente, cuando llega al restaurante, recibe una tarjeta, en la que se carga la cuenta en cada una de las barras del establecimiento, y paga la factura en una caja al salir. La masa de la pasta se hace a mano a la vista de los clientes, que deben acudir a las distintas áreas (entrantes, pasta, pizza...) para solicitar a un cocinero su elección. El chef prepara el plato allí mismo, a la vista del público. Los locales están decorados en estilo moderno y cuentan con largas mesas y sillas altas. Los tableros cuentan con detalles como macetas de romero, albahaca y aceite de oliva para aderezar la comida.